Fundamento Político,los decretos leyes son normas con rango de ley, dictadas por el poder ejecutivo, este poder representado por el presidente de la república sólo puede dictar este tipo de leyes previa autorización de la Asamblea Nacional.

Definición:son posiciones que adopta el poder ejecutivo en materias que no son de su competencia, pero si de la Asamblea Nacional; ahora bien por razones extraordinarias o de urgencia, el poder legislativo le confiere al poder ejecutivo la facultad de dictar los decretos leyes para poder solventar las dificultades que pueda tener la Asamblea Nacional a la hora de legislar.

Requisitos, el poder ejecutivo no puede dictar leyes sin previa autorización de la Asamblea Nacional, ahora bien en lo que el ejecutivo esté facultado para ejercer dicha acción, no podrá delegar a otro poder que ejerza esa función en nombre de el.

Límites: no pueden dictar decretos leyes……………………………..

Fuentes:

     El reglamento, directamente la ley e indirectamente la constitución. Art. 236 #10 CRBV.

El reglamento tiene por objeto: normar, es una ley en sentido material porque regula, son normas, declaraciones unilaterales, emanadas por el presidente, es normativo, es sublegal, es general.

Actos administrativos, art. 13 LOPA, no podrá violar lo establecido en otro de superior jerarquía, ni los de carácter particular vulnerar lo establecido en una disposición administrativa de carácter general, aún cuando fueren dictados por autoridad igual o superior a la que dictó la disposición general.

Jerarquía de los actos administrativos art. 14 LOPA. Los actos administrativos, tienen la siguiente jerarquía: decretos, resoluciones, órdenes, providencias y otras decisiones dictadas por órganos y autoridades administrativas.

 – Decretos.

- Resoluciones.

- Ordenes.

- Providencias.

 Clasificación de los reglamentos:

- Nacionales.

- Estadales.

- Municipales.

 Limites de los reglamentos:

- No podrá alterar el espíritu, motivo o razón de la ley.

- No puede derogar leyes.

- No puede regular reservas legales, penales, sanciones etc.

- No puede establecer tributos.

- No puede violar el principio de la legalidad.

Reglamentos, concepto, rango y clasificación.

Es toda normativa escrita dictada por la administración con un rango sub legal porque están en los planos inferiores de la pirámide jurídica de Hans Kelsen y se clasifican en:

  • Reglamentos autónomos: son aquellos que existen sin previa ley que los regule (no existen en Venezuela).
  • Reglamentos delegados: son aquellos facultados por la ley, pero esta no le establece el límite a regular, estos reglamentos se conocen también como reglamentos con remisión en blanco (no existen en Venezuela).
  • Reglamentos ejecutivos: son aquellos que emanan de una autorización legal, y la misma ley le señala los límites a regular, estos son los únicos reglamentos que existen en Venezuela.

Reglamentos como actos administrativos o como actos normativos.

Son actos normativos porque emanan de la ley y porque regulan situaciones que la misma ley le autoriza.

Principio de inderogabilidad de la ley.

Este se basa en que los reglamentos particulares jamás podrán derogar o desmejorar a los reglamentos generales, en cambio que los regalemos generales.

Adecuación del principio de legalidad de los reglamentos.

Tomando en consideración que el único reglamento permitido en Venezuela es el reglamento ejecutivo, es decir aquel autorizado por la ley, y que regula exclusivamente lo que la ley le permite, tenemos que el mismo es conforme al principio de legalidad.

Reserva legal y su relación con los reglamentos.

Son aquellas competencias que el estado reserva al imperio de la ley, y su relación con los reglamentos es que estos pueden tocar materia de reserva legal siempre y cuando la ley lo autorice y le establezca los límites a regular.

Principios relativos a la administración pública.

  • Principio de jerarquía: los órganos deben estar jerárquicamente ordenados y relacionados verticalmente de manera que los inferiores estén sometidos a la dirección, supervisión y control de los órganos superiores.
  • Principio de cooperación: teniendo el principio de jerarquía, la cooperación es la búsqueda de los logras que persigue la administración pública, interactuando órganos con otros órganos para el mejor funcionamiento de la misma.
  • Principio de lealtad constitucional: deberán respetar el ejercicio de sus competencias, facilitar a las otras administraciones la información que precisen sobre la actividad que desarrolle, prestar la cooperación y asistencia a las otras administraciones para el ejercicio de su competencia.
  • Principio de información general (Internet): cada órgano deberá mantener una página en Internet con información relevante como datos de su misión, organización, normativa, documentos, para así mantener en mecanismo de comunicación electrónica de dichos órganos y entes para con las personas.

La Potestad reglamentaria es la prerrogativa por la que las administraciones públicas pueden crear normas con rango reglamentario, es decir, normas subordinadas a las leyes, ya sean reglamentos, decretos o instrucciones.

No es privativa del Poder Ejecutivo, otros órganos también pueden ejercerla. Así por ejemplo, las Cámaras del Parlamento, o Tribunales Superiores de Justicia. No obstante ello, la potestad reglamentaria está radicada principalmente en el Ejecutivo

POTESTADES DISCRECIONALES Y REGLAMENTARIAS.

Potestades regladas: directamente relacionadas con el principio de vinculación positiva, porque el la forma máxima de constreñir y regular la actividad administrativa, en consecuencia el estado actuará conforme a la única y específica forma en que la ley halla señalado.

Potestades discrecionales: suponen una mayor soltura a las riendas que la ley atribuye a la actividad administrativa, ya que existe una mayor amplitud, aunque siempre existirán los límites que señale la ley.

Ejemplo: la facultad legal de expropiación por utilidad pública o interés social.

Aquí observamos que le faculta con cierta amplitud para que suponga, a su convicción y creencia, las propiedades a restringir, no obstante la misma facultad es limitada, porque si expropia alegando como utilidad pública, una casa de campo para la familia del ministro, la ley seguramente anulará tal actuación, por cuanto hubo exceso por el poder del gobierno y está fuera del orden legal.

No existe potestades reglamentarias o discrecionales puras, porque ellas siempre están ciertamente restringidas, no obstante se diferencian por su gran connotación manifiesta.

Principios generales

Art. 4 C.C. a la ley debe atribuírsele el sentido que aparece evidente del significado propio de las palabras, según la conexión de ellas entre sí y la intención del legislador. Cuando no hubiere disposición precisa de la ley se tendrán en consideración las disposiciones que regulan casos semejantes o materias análogas; y si hubiere todavía dudas, se aplicaran los principios generales del derecho.

-Costumbre: Pública, informe general reiterada, no contraria a derecho.

-Jurisprudencia: 335. CRBV la sala constitucional o supremacía y efectividad de las normas y principios constitucionales; será el máximo y el último interprete de la constitución y velará por su uniforme interpretación y aplicación.

Práctica administrativa: art. 11 LOPA.los criterios establecidos por los distintos órganos de la administración pública, podrán ser modificados, pero la nueva interpretación no podrá aplicarse a situaciones anteriores, salvo que fuera mas favorable a los administrados. En todo caso, la modificación           de los criterios no dará derecho a la revisión de los actos definitivamente firmes.

“La prisión no tiene razón de ser. Y todos los que aquí estáis, sentís lo mismo que yo; porque si a los padres y a las madres que veo preguntara quién sueña para su hijo un porvenir de carcelero, ni una sola voz me respondería. Cualesquiera que sea el sueño del padre y de la madre, no llegarían a desear para su hijo una colocación de guardián de presos, de verdugo…

Y en este desprecio está la condenación absoluta del sistema de las prisiones y de la pena de muerte.

En la actualidad, la prisión es posible porque, en nuestra sociedad abyecta, el juez puede hacer carcelero o verdugo a un miserable salariado. Pero si el juez hubiera de vigilar a sus condenados, si hubiera él de matar a los que manda aplicar quitar la vida, seguros estad de que esos mismos jueces encontrarían las prisiones insensatas y criminal la pena de muerte.

Y esto me hace decir una palabra respecto al asesinato legal, que denominan pena capital en su extraña jerga.

Este asesinato no es sino un resto del principio bárbaro enseñado por la Biblia, con su ojo por ojo, diente por diente. Es una crueldad inútil y perjudicial para la sociedad.”

“..Pero el procurador de la República pidiendo tranquilamente la cabeza de un ciudadano rodeado de gendarmes y confiando a un verdugo, pagado a tanto por operación, el cuidado de cortar aquella cabeza, ese procurador es para mi tan repugnante como el procurador del rey, y le digo:

  • Si quieres la cabeza de ese hombre, tómala. Sé acusador, sé juez, si quieres; ¡mas sé también verdugo! Si te limitas a pedir la cabeza, a pronunciar la sentencia; si te apropias el papel teatral y abandonas a un miserable la faena de la ejecuci6n, no eres sino un ruin aristócrata que se considera superior al ejecutor de sus sentencias. Eres peor que el procurador del rey, porque de nuevo introduces la desigualdad, la peor de las desigualdades, después de haber hablado en nombre de la igualdad.

Cuando el pueblo se venga, nadie tiene derecho a ser juez. Sólo su conciencia puede juzgarle. Pero, al procurador que quiere hacer asesinar fríamente, con todo el aparato abyecto de los tribunales, una cosa tenemos que decirle:

  • No te hagas el aristócrata. Sé verdugo, si es que quieres ser juez. ¿Hablas de igualdad? ¡Pues igualdad! ¡No queremos la aristocracia del tribunal junto a la plebe del cadalso!

Resumo. La prisión no impide que los actos antisociales se produzcan; por el contrario, aumenta su número. No mejora a los que van a parar a ella. Refórmesela tanto como se quiera, siempre será una privación de libertad, un medio ficticio como el convento, que torna al prisionero cada vez menos propio para la vida en sociedad. No consigue lo que se propone. Mancha a la sociedad. Debe desaparecer.

Es un resto de barbarie, con mezcla de filantropismo jesuítico; y el primer deber de la Revolución será derribar las prisiones; esos monumentos de la hipocresía y de la vileza humana.

En una sociedad de iguales, en un medio de hombres libres, todos los cuales trabajen para todos, todos los cuales hayan recibido una sana educación y se sostengan mutuamente en todas las circunstancias de su vida, los actos antisociales no podrán producirse. El gran número no tendrá razón de ser, y el resto será ahogado en germen. En cuanto a los individuos de inclinaciones perversas que la sociedad actual nos legue, deber nuestro será impedir que se desarrollen sus malos instintos. Y si no lo conseguimos, el correctivo honrado y práctico será siempre el trato fraternal, el sostén moral, que encontrarán de parte de todos, la libertad. Esto no es utopía; esto se hace ya con individuos aislados, y esto se tornará práctica general. Y tales medios serán más poderosos que todos los códigos, que todo el actual sistema de castigos, esa fuente siempre fecunda en nuevos actos antisociales, de nuevos crímenes.”

Piotr Kropotkin, “Las Prisiones”.

Definición: en la actualidad no existe un concepto definido de lo que son leyes ordinarias en consecuencia se podía decir que son todas aquellas que son dictadas por la Asamblea Nacional como órgano legislativo del Estado y que no presenten caracteres orgánicos.

El Ámbito de Regulación de la Leyes Ordinarias, poseen la facultad de regular aquellas situaciones que dejan de regular las leyes orgánicas, las leyes ordinarias no sirven de marco para otras leyes y no pueden defender derechos fundamentales, las leyes ordinarias operan a todo lo largo y ancho del territorio nacional.

Casos de actos Parlamentarios con forma de ley (aprobación de tratados y leyes de presupuestos de gastos), se refieren a aquellas disposiciones emanadas de la Asamblea Nacional que son de ejecución directa de la Constitución Nacional, estos actos son la aprobación de tratados y las leyes de presupuesto de gastos, estos actos emanan del poder ejecutivo previa autorización de la Asamblea Nacional y estando estos actos desprovistos de contenido normativo son considerados ley por voluntad de la Constitución Nacional. Leyes Habilitantes.

El Fundamento Político de las leyes habilitantes es que debe existir previa autorización de la Asamblea Nacional como órgano legislador del Estado de atribuirle al presidente la potestad de legislar.

Base Constitucional, la misma Constitución Nacional establece las formas para crear la ley habilitante o que el ejecutivo intervenga en la creación de leyes, lo antes expuesto se encuentra en el artículo 236 numeral 8 que dice “Dictar, previa autorización por ley habilitante, decretos con fuerza de ley”. Esto le corresponde al presidente de la república previa autorización de la Asamblea Nacional como órgano legislativo de Estado.

Para la creación de leyes habilitantes existen dos Requisitos, que sea aprobada por las 3/5 partes de la Asamblea Nacional o que el mismo poder legislativo esté sobre cargado de asuntos a legislar y autoriza al presidente para que ejerza esa función.

Inexistencia de límites Materiales con respecto a la Constitución Nacional de 1961, para la Constitución del 61 existían leyes habilitantes sólo en materia económica y financiera, actualmente es ilimitada.

Leyes de Base y Desarrollo.

Noción: son aquellas con competencias concurrentes entre el poder nacional y los estados, conforme con las disposiciones legales y sus contenidos, es decir, que las leyes de base son dictadas por el poder nacional y este otorga competencias a los estados para que desarrollen la ley de base, siendo los estados autónomos e independientes en el desarrollo de las mismas.

Relación entre las leyes de Base y Desarrollo, la relación existente entre estas dos leyes es de causa y efecto, cabe destacar que las leyes de desarrollo están subordinadas por las leyes de base ya que pertenecen a dos subsistemas normativos distintos (poder nacional y poder estadal), en conclusión las leyes de desarrollo no pueden existir sin previas leyes de base.

Aplicación del Derecho Comunitario como fuente del Derecho Administrativo, el Derecho Comunitario con la función de inferir en el hecho de que la república debe promover la integración Latinoamericana y Caribeña en pro de la creación de la Comunidad de Naciones Latinoamericanas y Caribeñas, en tal sentido las leyes que se dicten en los marcos de los acuerdos de integración serán considerados parte del ordenamiento jurídico de aplicación directa, preferente al ordenamiento jurídico interno, en conclusión todas estas disposiciones serán para la elaboración de los tratados, sabiendo que los tratados son fuente del Derecho Administrativo.

“César Beccaría Bonesana, marqués de Beccaría, era hijo de una noble familia. Nace en Milán el 15 de marzo de 1738.

A los veinticinco años de edad escribió su famoso libro Dei delittie delle pene. Lo comenzó en marzo de 1763 y estaba terminado en enero de 1764. No lo imprimió en Milán por prudencia. El 12 de abril lo envió a Livorno, a Giuseppe Aubert, director de la imprenta del Abate Marco Coltelini. En julio circulaba ya en Toscana, donde la fama lo coronó pronto. Apareció sin fecha, sin el nombre del autor y sin división de párrafos o capítulos. Beccaría tuvo su primer ejemplar el 16 de ese mes, pero en la ciudad no se habló de él hasta primeros de septiembre.

La celebridad fue repentina. Ya en octubre de 1765 la Sociedad Patriótica de Berna le asignaba una medalla de oro, ignorando aún quién lo hubiese escrito.

Este pequeño libro, cuya notoriedad e influjo sorprendieron a su autor y a sus inspiradores, anatemiza con dureza singular los abusos de la práctica criminal imperante, exigiendo una reforma a fondo. Beccaria, siguiendo a Grocio, proclama que la justicia humana es cosa muy distinta de la justicia divina; que la justicia penal no tiene nada que ver con la de Dios. La justicia penal encuentra su fundamento en la utilidad común, en el interés general, en el bienestar del mayor número. Este fundamento, esencialmente utilitario, debe, sin embargo, ser modificado, limitado, completado por la ley moral, ya que es principio fundamental en Beccaría la alianza de la ley penal, o como él la denomina, “política”, con la ley moral.

La Filosofía penal liberal se concreta en el pensamiento de Beccaría en una fórmula jurídica que resultaba del Contrato social de Rousseau: el principio de la legalidad de los delitos y de las penas: nadie podrá ser castigado por hechos que no hayan sido anteriormente previstos por una ley, y a nadie podrá serle impuesta una pena que no esté previamente establecida en la ley.

No faltan autores muy serios, que han investigado a fondo la vida y los tiempos de Beccaría, que nieguen al notorio milanés originalidad y arrestos. Los hermanos Verri —Pedro sobre todo ejercían entonces en Milán una verdadera dictadura intelectual. Parece cierto que fueron ellos quienes dieron a César Beccaría el impulso —ya que éste, como se probó luego a lo largo de su no muy larga vida, era un abúlico— y acaso algo más: el plan y el consejo sobre el libro, facilitándole obras de consulta.

Muere Beccaria a los 56 años, el 28 de noviembre de 1794. El resto de sus días fue un funcionario sin brillo mayor, sólo preocupado de sus cargos.

No habían pasado más que dos años desde la publicación de la famosa obra, cuando ya se pretendió debatir su originalidad de fondo. Pablo Rissi escribió un opúsculo, en el que quería demostrar que era posible extraer las mismas conclusiones que Beccaria, escribiendo, según la tradición, en el bello latín y citando, en lugar de a Hobbes, Rousseau, Montesquieu, etc., sólo a autores romanos o a padres de la Iglesia.

No sólo se ha querido restar a Beccaria originalidad en la iniciativa —atribuida a los Verri— y en la argumentación y resultados—según quiere corroborar el libro de Pablo Rissi—, sino la prioridad en la entonces peligrosa aventura de hacer critica implacable de la práctica punitiva. Impallomeni y Guardione han recordado en las postrimerías del siglo XIX el nombre y la obra del siciliano Tomás Natale, que algunos años antes de que Beccaria editase su obra había escrito otro libro de pareja índole. Pero no es menos exacto que esté precursor no imprimió su libro hasta ocho años después de publicarse el de César Beccaria, y que la causa de haberlo mantenido inédito fue el temor a las consecuencias.

La necesidad de humanizar las leyes penales postuladas por el marqués de Beccaria con tanto ardor, movió a  varios monarcas a introducir reformas en las leyes criminales de sus pueblos. Así, Catalina II de Rusia, que en 1767 ordena la elaboración de un nuevo Código; Federico el Grande de Prusia y José II de Austria. Pero preciso es confesar que las insignes páginas del milanos no influyeron demasiado prontamente en el desarrollo de la administración de justicia en Lombardía, pues hasta el 11 de septiembre de 1789 no se suprimió allí la tortura.[1]

[1] Jiménez de Asúa, Luis, “Principios de Derecho Penal, La Ley y el Delito”, Abeledo-Perrot, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1990, pp. 34 y 35.

LEYES ORGÁNICAS

Publicado: julio 21, 2014 en ADMINISTRATIVO
Etiquetas:, , ,

Definición:son aquellas leyes cuyo contenido es de carácter administrativo, ya que regulan la actividad del Estado para el cumplimiento de sus fines y el ejercicio de sus funciones centrándose especialmente en regular derechos fundamentales.

La Constitución Nacional consagra en el artículo 203 cinco tipos de leyes orgánicas que son:

  • Las que se dictan para regular la división política territorial, fuerzas armadas, sistemas de seguridad social, ordenación del territorio, regímenes municipales, sufragio y participación política, administración central, tribunal supremo de justicia, poder ciudadano y por último el poder electoral.
  • Leyes que organicen los poderes públicos.
  • Leyes que desarrollen los derechos constitucionales.
  • Leyes que sirvan de marco normativo para posteriores leyes ordinarias y especiales.
  • Leyes con envestidura parlamentaria, necesitan las 2/3 partes para su aprobación por parte de la Asamblea Nacional como órgano legislativo.

Todas las leyes orgánicas deberán ser revisadas por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia para garantizar la constitucionalidad de las leyes.

Las leyes orgánicas poseen un Ámbito de Regulación, se encargan de desarrollar los derechos fundamentales, y regulan las libertades públicas.

Las leyes orgánicas necesitan un Requerimiento específico para su aprobación, se necesita las 2/3 partes de la asamblea nacional como órgano legislativo del Estado para su aprobación siguiendo un procedimiento que se divide en cinco fases:

  • Iniciación: es la introducción del proyecto de ley en la sala constitucional del Tribunal Supremo de justicia, o 0,5% de la población inscrita en el registro electoral.
  • Discusión: se divide en dos fases, evaluar si la ley es pertinente y luego se procede a discutir artículo por artículo.
  • Sanción: es la aprobación de la ley una vez discutida en segunda fase.
  • Promulgación: cuando se declara formalmente la ley aprobatoria.
  • Publicación: cuando sale su publicación en gaceta oficial.

Las leyes orgánicas pasan por el Ámbito de Intervención de la Sala Constitucional, esta interviene en la revisión de las leyes creadas, donde estudia el carácter orgánico de la ley más no su constitucionalidad.

Relación de las leyes Orgánicas con las Ordinarias y particularmente con las leyes que prevean normativas especiales, la esencia de estas leyes es que no deben salirse de lo que contempla la Constitución Nacional y las mismas se aplican con preferencia una sobre la otra siempre y cuando las inferiores no contradigan a las superiores, y las superiores obvien las particularidades de las inferiores.

Criterios de Competencia para la determinación de Leyes Orgánicas y Leyes Ordinarias, la Constitución Nacional establece las competencias, las leyes orgánicas le corresponde velar por el desarrollo de los derechos fundamentales y las leyes ordinarias se consideran como leyes nacionales. Estas leyes las preside el principio de competencia excluyendo el principio de jerarquía entre ambas, se podría señalar que cuando la ley ordinaria invade el ámbito de la ley orgánica se anula en sala constitucional y cuando la ley orgánica invade el ámbito de la ley ordinaria se reputa esta como ley ordinaria perdiendo el carácter orgánico.

Todas las leyes siguen un Criterio de jerarquía, este criterio es conforme a la pirámide de Hans Kelsen diciendo que las leyes que se encuentran en los planos superiores regulan y sirven de marco a las leyes que se encuentran en los planos inferiores.

Las leyes poseen un Criterio Temporal, este consiste en que las leyes sólo serán derogadas por otras leyes.

El Criterio de la Especialidad, rompe con viejos postulados, entendiéndose que la Constitución Nacional es el encargado de atribuir las competencias a los diferentes poderes (nacional, estadal y municipal) para explicar brevemente lo antes dicho si la Constitución Nacional le atribuye ciertas competencias al poder municipal, estas competencias no podrán ser abarcadas por otros poderes inclusive ni por el poder nacional, gracias que la Constitución Nacional encontrándose en el primer escaño de la pirámide de Hans Kelsen autoriza al ente en este caso el municipio y no permite que otro poder lo regule

“Las leyes son las condiciones con que los hombres vagos e independientes se unieron en sociedad, cansados de vivir en un continuo estado de guerra, y de gozar una libertad que les era inútil en la incertidumbre de conservarla. Sacrificaron por eso una parte de ella para gozar la restante en segura tranquilidad.

El complejo de todas estas porciones de libertad, sacrificadas al bien de cada uno, forma la soberanía de una nación, y el Soberano es su administrador y legitimo depositario. Pero no bastaba formar este depósito, era necesario también defenderlo de las usurpaciones privadas de cada hombre en particular. Procuran todos no sólo quitar del depósito la porción propia, sino usurparse las ajenas.

Para evitar estas usurpaciones se necesitaban motivos sensibles, que fuesen bastantes a contener el ánimo despótico de cada hombre, cuando quisiese sumergir las leyes de la sociedad en su caos antiguo. Estos motivos sensibles son las penas establecidas contra los infractores de aquellas leyes. Los llamo motivos sensibles, porque la experiencia ha demostrado que la multitud no adopta principios estables de conducta, ni se aleja de aquella innata general disolución, que en el universo físico y moral se observa, sino con motivos que inmediatamente hieran en los sentidos, y que de continuo se presenten al entendimiento, para contrabalancear las fuertes impresiones de los ímpetus parciales que se oponen al bien universal: no habiendo tampoco bastado la elocuencia, las declamaciones, y las verdades más sublimes a sujetar por mucho tiempo las pasiones excitadas con los sensibles incentivos de los objetos presentes.[1]

[1] Bonesana César, Marqués de Beccaría, Tratado De Los Delitos y De Las Penas, Editorial Heliasta, Buenos Aires, 2007, P. 53.

Definición general de Derecho Administrativo.

Es le conjunto de normas jurídicas que establece el Estado que van ha regir la actividad administrativa de las entidades públicas en función de los particulares.

Fuentes del derecho administrativo:

Art. 7 CRBV. La constitución es la norma suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el poder público están sujetos a esta constitución.

Ley como fuente del Derecho Administrativo.

La Noción general de la ley como fuente del Derecho Administrativo se podría decir que equivale a la norma jurídica que deriva de los órganos del Estado, la ley en sentido material es la dictada por los órganos que autoriza el Estado; también se toman como fuentes del Derecho Administrativo aquellas leyes dictadas por el poder ejecutivo, ministerios y municipios. En conclusión sólo serán leyes aquellas normas dictadas por el poder legislativo (Asamblea Nacional) que sean promulgadas y aprobadas en gaceta oficial.

El Rango de la ley se dice que es de categoría legal porque se encuentra en los planos superiores de la pirámide de Hans Kelsen.

El Valor de la ley se puede decir que es la resistencia que posee la norma de no ser desmejorada por otras que se encuentran en planos inferiores.

Existe una Correlación entre la Ley Orgánica, Ordinaria y Decretos leyes, la semejanza o correlación que existen entre estas leyes es que todas son de rango lega, porque se encuentran dispuestas en la pirámide de Hans Kelsen en el siguiente orden leyes orgánicas, leyes ordinarias y leyes especiales (decretos leyes), siendo estas excepcionales porque son dictadas por el ejecutivo previamente autorizadas por la Asamblea Nacional como órgano legislativo del Estado.

La Fuerzade la ley es la aplicabilidad que pueda tener la norma siempre que permanezca en vigencia.

La ley posee un Carácter de Supremacía, la ley se considera como fuente primaria porque la Constitución Nacional se encuentra en el primer plano de legalidad de la pirámide de Hans Kelsen condicionando a las demás leyes y si esta llegara a ser condicionada por otras leyes se estaría violando el principio del valor de la ley.

Para la creación de leyes se dice que existe un Monopolio Legislativo, si existiera un monopolio el único que está autorizado para dictar leyes es el poder legislativo representado por la Asamblea Nacional; la creación de leyes no corresponde en su totalidad a la Asamblea Nacional, el poder ejecutivo tiene la potestad, previa autorización del poder legislativo de dictar decretos con fuerza de ley, ya con que el poder ejecutivo teniendo la facultad de dictar leyes rompe con el monopolio que pudiese tener la Asamblea Nacional.

 La Ley en sentido Formal y Materialen sentido formal es que la ley tiene que seguir un procedimiento estricto para su creación y debe cumplir ciertos formalismos, en sentido material es que las leyes tienen que ser abstractas y generales.

La leyes poseen un carácter Abstracto y General, en su sentido abstracto quiere decir que una norma no debe aplicarse para un caso específico, sino para todos los casos y en su sentido general significa que la norma no debe regular a un solo individuo debe regular a toda la colectividad cumpliendo con el principio de igualdad entre las personas.

¿Podría darse el caso de que existan Leyes en sentido Formal y no Material?

Si, existe en Venezuela hay dos casos en que la ley es formal y no material, tenemos la Ley Aprobatoria de Tratados y la Ley de Presupuestos de Gastos; en estas leyes existe un procedimiento estricto para su creación y debe cumplir con ciertos formalismos, pero no posee un sentido material porque estas no son leyes que regulan a la colectividad.

“Toda pena (dice el gran Montesquieu) que no se deriva de la absoluta necesidad, es tiránica. Proposición que puede hacerse más general de esta manera: todo acto de autoridad de hombre a hombre, que no se derive de la absoluta necesidad, es tiránico. Veis aquí la base sobre que el Soberano tiene fundado su derecho para castigar los delitos: sobre la necesidad de defender el depósito de la salud pública de las particulares usurpaciones; y tanto más justas son las penas, cuanto es más sagrada e inviolable la seguridad, y mayor la libertad que el Soberano conserva a sus súbditos. Consultemos el corazón humano, y encontraremos en él los principios fundamentales del verdadero derecho que tiene el Soberano para castigar los delitos; porque no debe esperarse ventaja durable de la política moral, cuando no está fundada sobre máximas indelebles del hombre. Cualquiera ley que se separe de éstas, encontrará siempre una resistencia opuesta que vence al fin; del mismo modo que una fuerza, aunque pequeña, siendo continuamente aplicada, vence cualquier violento impulso comunicado a un cuerpo.

Ningún hombre ha dado gratuitamente parte de su libertad propia con solo la mira del bien público: esta quimera no existe sino en las novelas. Cada uno de nosotros querría, si fuese posible, que no le ligasen los pactos que ligan a los otrosCualquier hombre se hace centro de todas las combinaciones del globo.

La multiplicación del género humano, pequeña por sí misma, pero muy superior a los medios que la naturaleza estéril y abandonada ofrecía para satisfacer a las necesidades, que se aumentaban cada vez más entre ellos, reunió los primeros salvajes. Estas primeras uniones formaron necesariamente otras para resistirlas, y así el estado de guerra se transfirió del individuo a las naciones.

Fue, pues, la necesidad quien obligó a los hombres para ceder parte de su libertad propia: y es cierto que cada uno no quiere poner en el depósito público sino la porción más pequeña que sea posible, aquella sólo que baste a mover los hombres para que le defiendan. El agregado de todas estas pequeñas porciones de libertad posibles forma el derecho de castigar: todo lo demás es abuso, y no justicia; es hecho, no derecho. Obsérvese, que la palabra derecho no es contradictoria de la palabra fuerza; antes bien aquella es una modificación de ésta, cuya regla es la utilidad del mayor número. Y por justicia entiendo yo sólo el vínculo necesario para tener los intereses particulares, sin el cual se reducirían al antiguo estado de insociabilidad. Todas las penas que pasan la necesidad de conservar este vínculo son injustas por su naturaleza. También es necesario precaverse de no fijar en esta palabra justicia la idea de alguna cosa real, como de una fuerza física o de un ser existente; es sólo una simple manera de concebir de los hombres, manera que influye infinitamente sobre la felicidad de cada uno. No entiendo tampoco por esta voz aquella diferente suerte de justicia, que dimana de Dios, y que tiene sus inmediatas relaciones con las penas y recompensas eternas.”[1]

[1] Bonesana César, Marqués de Beccaria, Tratado De Los Delitos y De Las Penas, Editorial Heliasta, Buenos Aires, 2007, P. 53 y ss.

La palabra Finanzas llega de la voz griega, finos , la cual pasa al latín, finis, que significa fin, en un principio se aplicó este término como fin de los negocios jurídicos, al pago con que ellos terminan, luego surge finanzas lo cual implicaba otros elementos esenciales para que se produjera tal fin, estos estaban constituidos por los recursos o ingresos.

La ciencia de las Finanzas Públicas atiende todo lo relacionado con la forma de satisfacer las necesidades que demande la comunidad de personas que integran un Estado, se inclinan a cubrir las exigencias del colectivo, donde predomina el interés general.

Las Finanzas Públicas constituyen la actividad económica del sector público, con su particular y característica estructura que convive con la economía de mercado, de la cual obtiene los recursos y a la cual le presta un marco de acción. Comprende los bienes, rentas y deudas que forman el activo y el pasivo de la Nación y todos los demás bienes y rentas cuya administración corresponde al Poder Nacional a través de las distintas instituciones creadas por el estado para tal fin.

El Estado para poder realizar sus funciones y afrontar sus necesidades públicas, debe contar con recursos, y los mismos se obtienen a través de los diferentes procedimientos legalmente estatuidos y preceptuados en principios legales constitucionales.

Las finanzas públicas establece; estudia las necesidades; crea los recursos; Ingresos; Gastos El estado hace uso de los recursos necesarios provenientes de su gestión política para desarrollar actividades financieras a través de la explotación y distribución de las riquezas para satisfacer las necesidades públicas (individuales y colectivas).

Crear la plataforma adecuada en cuanto a educación, salud, seguridad social, para el desarrollo de nuevas fuentes de trabajo, crear tecnología propia, en el marco de un sistema pluralista y flexible de toma de decisiones, que articule distintos mecanismos de conformación de la voluntad colectiva.

Garantizar un mayor control social sobre su gestión, mejorar los medios e instrumentos que hoy existen de representación política y social y establecer otras vías de participación complementarias a las de representación política, que fortalezcan, descentralicen su poder y transfieran responsabilidades y recursos a las comunidades estatales y locales y, finalmente, mejorar sus estructuras políticas.

Desarrollar estrategias de acción concurrente y propulsar estas acciones tendentes a la protección, al desarrollo de la seguridad ciudadana, la salud, la educación, el deporte, la cultura, el trabajo, y en fin, el bienestar social, para que la economía del país pueda desarrollarse y conducirla hacia un futuro próspero.

La política fiscal como instrumento de estabilización y ajuste; Políticas heterodoxas y ortodoxas (tradicionales y no tradicionales) de las finanzas públicas

La Política Económica.

Para hablar acerca de lo que es la Política Fiscal, debemos de entender primero lo que es la Política Económica. El último objetivo de la economía es desarrollar políticas (tradicionales y no tradicionales) que puedan resolver nuestros problemas. Las políticas económicas sirven para mover la curva de demanda en la dirección que se necesite para alcanzar el pleno empleo y para que esto suceda, el Estado puede usar 2 instrumentos (medidas) principales para regular la demanda agregada. La política fiscal y la política monetaria.

La política económica es una rama dirigida hacia el acondicionamiento de la actividad económica para evitar que ocurran fluctuaciones en los niveles del empleo y de los precios, así como para condiciones necesarias para el desarrollo.

Para lograrlo, la política económica recurre a las ideas elaboradas en el campo de la teoría económica ya que a través de los principios, de las teorías, de las leyes y de los modelos ofrecidos por esta última, los resultados de las acciones prácticas desarrolladas adquieren mayor confiabilidad, seguridad y certeza. La formulación de la política económica comprende 2 procedimientos interdependientes:

  1. La determinación de los principales objetivos que se quieren alcanzar, necesariamente interrelacionados y cuantificados.
  2. La elección de los instrumentos de acción que se utilizarán para la consecución de los objetivos determinados.

Instrumentos o Políticas de Acción en la Política Económica.

Para la consecución de los diferentes objetivos que acabamos de mencionar, la política económica cuenta con un conjunto de instrumentos de acción. Estos instrumentos o políticas provienen de la teoría económica cuyo objetivo es la consecución de los fines relacionados con los principios teóricos del análisis macroeconómicos y son los siguientes:

La política monetaria:

Es el control de la banca y del sistema monetario por parte del gobierno con el fin de conseguir la estabilidad del valor del dinero y evitar una balanza de pagos adversa, alcanzar el pleno empleo y buscar el estado de liquidez de toda economía.

 La política fiscal:

Es el conjunto de medidas e instrumentos que toma el estado para recaudar los ingresos necesarios para la realización de la función del sector publico. Se produce un cambio en la política fiscal, cuando el Estado cambia sus programas de gasto o cuando altera sus tipos impositivos. El propósito de la política fiscal es darle mayor estabilidad al sistema económico, al mismo tiempo que se trata de conseguir el objetivo de ocupación plena. Como hemos dicho anteriormente.

La Política Fiscal tiene 2 componentes, el gasto público y los ingresos públicos.

El gobierno gasta a través de inversiones públicas, y obtiene ingresos a través de los impuestos sobre las actividades de producción y de circulación de mercancías, sobre los ingresos y ganancias de cualquier otra naturaleza.

De lo antes expuesto quien aquí suscribe, llega a la conclusión que la importancia de Las Finanzas radica en contribuir al desarrollo económico de un país, el Estado debe velar que exista una distribución equitativa de las riquezas, incentivar a los inversionistas y a la producción, crear un clima de confianza política, establecer una estabilidad legal, disminuir la tasa de inflación entre otras, ya que estas variables generan empleo e incentivan el crecimiento del aparato productivo. El desarrollo económico de un país depende de la buena gerencia y administración que de las finanzas realicen los representantes del Estado.

“Si es un mal la interpretación de las leyes, es otro evidentemente la oscuridad que arrastra consigo necesariamente la interpretación, y aún lo será mayor cuando las leyes estén escritas en una lengua extraña para el pueblo, que lo ponga en la dependencia de algunos pocos, no pudiendo juzgar por sí mismo cuál será el éxito de su libertad o de sus miembros en una lengua que forma de un libro público y solemne uno casi privado y doméstico. ¿Qué deberemos pensar de los hombres, sabiendo que en una buena parte de la culta e iluminada Europa es esta costumbre inveterada? Cuanto mayor fuere el número de los que entendiesen y tuviesen entre las manos el sacro códice de las leyes, tanto menos frecuentes serán los delitos; porque no hay duda que la ignorancia y la incertidumbre ayudan la elocuencia de las pasiones.

Una consecuencia de estas últimas reflexiones es que sin leyes escritas no tomará jamás unas sociedad forma fija de gobierno, en donde la fuerza sea un efecto del todo y no de las partes: en donde las leyes inalterables, sin la general voluntad, no se corrompan pasando por el tropel de los intereses particulares. La experiencia y la razón han demostrado, que la probabilidad, y certeza de las tradiciones “humanas, se disminuyen a medida que se apartan de su origen. ¿Pues cómo resistirán las leyes a la fuerza inevitable del tiempo de las pasiones, si no existe un estable monumento del pacto social?

En esto se echa de ver, qué utilidades ha producido la imprenta, haciendo depositario de las santas leyes, no algunos particulares, sino el público; y disipando aquel espíritu de astucia y de trama que desaparece a la luz de las ciencias, en apariencia despreciadas, y en realidad temidas de sus secuaces. Esta es la ocasión por qué vemos disminuida en Europa la atrocidad de los delitos, que hacían temer a nuestros antiguos, los cuales eran a un tiempo tiranos y esclavos. Quien conoce la historia de dos o tres siglos a esta parte, y la nuestra, podrá ver cómo del seno del lujo y de la delicadeza nacieron las más dulces virtudes, humanidad, beneficencia y tolerancia de los errores humanos. Verá cuáles fueron los efectos de aquélla, que erradamente llamaron antigua simplicidad y buena fe: la humanidad gimiendo bajo la implacable superstición; la avaricia y la ambición de pocos tiñendo con sangre humana los depósitos del oro y los troncos de los reyes. Las traiciones ocultas, los estragos públicos, cadanoble hecho un tirano de la plebe, los ministros de la verdad evangélica manchando con sangre las manos que todos los días tocaban el Dios de mansedumbre, no son obras de este siglo iluminado, que algunos llaman corrompido” [1].

[1] Bonesana César, Marqués de Beccaría, Tratado De Los Delitos y De Las Penas, Editorial

Heliasta, Buenos Aires, 2007, p. 60.