Archivos de la categoría ‘DERECHO CIVIL’

Relación de Causalidad

Publicado: septiembre 19, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:, ,
Noción. Artículo 1.185 C.C: “El que con intención, o por negligencia o por imprudencia, ha causado un daño a otro, está obligado a repararlo”.

 

“VÍNCULO”

 

Conducta Culposa o Incumplimiento de la obligación Vs. DAÑO
  • No siempre la causa o hecho generador del daño es uno solo.
  • Por otra parte es posible que un hecho genere otro, y este a su vez , sea la causa de otro y así se suceda en una cadena de hechos casi interminable; de tal modo que hasta donde estará presente la Responsabilidad civil?.
  • Por tales motivos hay que tener presente que la relación de causalidad no es una simple relación de hecho, sino que es una relación de derecho.
  • El problema para el jurista consiste en averiguar las condiciones según las cuales el daño puede ser jurídicamente atribuido al hecho demandado.

 

Criterios para establecer el nexo causal:

I. Teoría de la equivalencia de condiciones: (Alemán Von Buri).

Todo daño es producto de un serie de causas y circunstancias de diversa índole que forman una cadena de hechos.

Dentro de esa cadena es necesario escoger sólo aquellos hechos culposos determinantes en la ocurrencia del daño. Basta que aparezca un solo hecho pulposo para que el agente sea responsable de los daños causados, sin tomar en cuenta los hechos no culposos.

Se fundamenta en el hecho de que la víctima no tiene posibilidad de reclamar la indemnización cuando su causa no ha sido un hecho culposo. En tal sentido quien sufre un daño fortuito deberá soportarlo a menos que éste sea consecuencia de un hecho culposo.

Crítica. A pesar de existir un hecho determinante de tipo culposo, éste por sí solo no hubiera sido suficiente para causar el daño sin la concurrencia de otros hechos no culposos.

II. Teoría de la causa mas adecuada. (Aleman Von Kries).

Un empleado del departamento de contabilidad que tiene por actividad el motocross, alega sufrir de problemas lumbares, ocasionados según él por el desempeño de sus labores.
Atiende a aquel de los hechos de la cadena que jurídicamente es apto para causar los daños. Es decir cual hecho es objetivamente adecuado para producir el daño. Si extraemos uno por uno los hechos culposos, el hecho generador será aquel que al desaparecer no producirá el daño.
Si los empleados de la electricidad hubieran actuado correctamente no se hubiera producido la muerte del señor.
EN VENEZUELA LA JURISPRUDENCIA TRATA DE NUTRIR LOS FALLOS SEGÚN LAS CIRCUNSTANCIAS PARTICULARES.

Fallo Francés del 17 de enero de 1.943
En víspera de navidad el doctor Frank prestó su automóvil a su hijo Claude (Menor de edad); éste se detuvo en un bar durante un cierto tiempo dejando el automóvil con las llaves pegadas y sin vigilancia. Un ladrón se apoderó del vehículo y en su fuga atropelló a un señor Connot, quien murió a consecuencia del accidente. Los familiares demandaron al doctor Frank , invocando por una parte la responsabilidad por guarda de cosas y subsidiariamente la culpa del joven Frank al dejar el automóvil con las llaves y sin vigilancia. La casación resolvió que no podía declararse la responsabilidad por hecho propio porque no debía considerarse suficiente la relación de causalidad entre el descuido del joven Frank y la muerte del señor Connot.
El perjuicio indirecto.
Es un problema de relación de causalidad. Serán indemnizables aquellos daños que son consecuencia de el hecho generador.
Criterio de perjuicio indirecto.

En una quema de pólvora durante la navidad una casa se incendia pues sus habitantes almacenaban gasolina. Según la primera teoría el uso de la pólvora sería suficiente por ser culposo dentro de la cadena de hechos. A tenor de la segunda se tomaría en cuenta el depósito de gasolina pues sin esta causa no se hubiera producido el daño, esa fue la causa más adecuada para producir el daño. Y finalmente tomando en cuenta las dos se pudiera graduar la reparación del daño por la participación de la propia víctima.

Relación de Causalidad

Publicado: septiembre 17, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:,
Noción. Artículo 1.185 C.C: “El que con intención, o por negligencia o por imprudencia, ha causado un daño a otro, está obligado a repararlo”.
“VÍNCULO”
Conducta Culposa o Incumplimiento de la obligación Vs. DAÑO
  • No siempre la causa o hecho generador del daño es uno solo.
  • Por otra parte es posible que un hecho genere otro, y este a su vez , sea la causa de otro y así se suceda en una cadena de hechos casi interminable; de tal modo que hasta donde estará presente la Responsabilidad civil?.
  • Por tales motivos hay que tener presente que la relación de causalidad no es una simple relación de hecho, sino que es una relación de derecho.
  • El problema para el jurista consiste en averiguar las condiciones según las cuales el daño puede ser jurídicamente atribuido al hecho demandado.
Criterios para establecer el nexo causal:

I. Teoría de la equivalencia de condiciones: (Alemán Von Buri).

Todo daño es producto de un serie de causas y circunstancias de diversa índole que forman una cadena de hechos.

Dentro de esa cadena es necesario escoger sólo aquellos hechos culposos determinantes en la ocurrencia del daño. Basta que aparezca un solo hecho pulposo para que el agente sea responsable de los daños causados, sin tomar en cuenta los hechos no culposos.

Se fundamenta en el hecho de que la víctima no tiene posibilidad de reclamar la indemnización cuando su causa no ha sido un hecho culposo. En tal sentido quien sufre un daño fortuito deberá soportarlo a menos que éste sea consecuencia de un hecho culposo.

Crítica. A pesar de existir un hecho determinante de tipo culposo, éste por sí solo no hubiera sido suficiente para causar el daño sin la concurrencia de otros hechos no culposos.

II. Teoría de la causa mas adecuada. (Aleman Von Kries).

Un empleado del departamento de contabilidad que tiene por actividad el motocross, alega sufrir de problemas lumbares, ocasionados según él por el desempeño de sus labores.
Atiende a aquel de los hechos de la cadena que jurídicamente es apto para causar los daños. Es decir cual hecho es objetivamente adecuado para producir el daño. Si extraemos uno por uno los hechos culposos, el hecho generador será aquel que al desaparecer no producirá el daño.

Si los empleados de la electricidad hubieran actuado correctamente no se hubiera producido la muerte del señor.

EN VENEZUELA LA JURISPRUDENCIA TRATA DE NUTRIR LOS FALLOS SEGÚN LAS CIRCUNSTANCIAS PARTICULARES .

Fallo Francés del 17 de enero de 1.943

En víspera de navidad el doctor Frank prestó su automóvil a su hijo Claude (Menor de edad); éste se detuvo en un bar durante un cierto tiempo dejando el automóvil con las llaves pegadas y sin vigilancia. Un ladrón se apoderó del vehículo y en su fuga atropelló a un señor Connot, quien murió a consecuencia del accidente. Los familiares demandaron al doctor Frank , invocando por una parte la responsabilidad por guarda de cosas y subsidiariamente la culpa del joven Frank al dejar el automóvil con las llaves y sin vigilancia. La casación resolvió que no podía declararse la responsabilidad por hecho propio porque no debía considerarse suficiente la relación de causalidad entre el descuido del joven Frank y la muerte del señor Connot.

El perjuicio indirecto.
Es un problema de relación de causalidad. Serán indemnizables aquellos daños que son consecuencia de el hecho generador.
Criterio de perjuicio indirecto.
En una quema de pólvora durante la navidad una casa se incendia pues sus habitantes almacenaban gasolina. Según la primera teoría el uso de la pólvora sería suficiente por ser culposo dentro de la cadena de hechos. A tenor de la segunda se tomaría en cuenta el depósito de gasolina pues sin esta causa no se hubiera producido el daño, esa fue la causa más adecuada para producir el daño. Y finalmente tomando en cuenta las dos se pudiera graduar la reparación del daño por la participación de la propia víctima.

EL COMODATO

Publicado: septiembre 14, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:, ,

El comodato nace en el Derecho Romano como un contrato gratuito y de uso entre amigos y conocidos, es decir, se entregaba la cosa en comodato y al vencimiento del termino se devolvía la misma cosa era la obligación principal, esto dio pie a una serie de obligaciones para ambas partes pero en principio solo para el comodatario quien tenia la cosa para su uso debía cuidarla y protegerla como un buen padre de familia y restituirla al finalizar el convenio pautado entre ambas partes.

Se debatía en que no solo era un contrato unilateral, únicamente obligaciones para el comodatario sino que también podía darse obligaciones para el comodante, pasando hacer un contrato bilateral ambas partes tienen obligaciones, como en caso de comodante seria indemnizar los gastos extras en caso que el comodatario hubiere hecho a la cosa para conservarla y mantenerla en el mejor estado.

El comodato se deriva entre sus caracteres que es un contrato real y nominado ya que se perfecciona con la entrega de la cosa y esta reglamentada en el ordenamiento jurídico como en el caso de nuestra legislación en el Código Civil Venezolano.

Antecedentes del Comodato.

El comodato es una figura que tiene sus orígenes en el Derecho Romano así como la mayoría de los contratos que hoy nos rigen. En aquella época se conocía como préstamo de uso y se daba específicamente entre amigos y vecinos de la ciudad, donde se entregaba una cosa no consumible para que estos usaran de ella, a titulo gratuito, y con la principal obligación de restituirla. Dicha devolución se realizaba luego de un plazo convenido entre las partes por ello revestía carácter “intuito personae”.

El comodato o préstamo de uso era definido como un contrato real, por medio del cual una persona llamada comodante, entregaba gratuitamente a otra, llamada comodatario, una cosa mueble o inmueble para que se sirviera de ella y se la devolviera en la época convenida.

Este contrato anteriormente no fue reconocido como tal sino hacia fines de la República, en que el pretor concedió al comodante una acción contra el comodatario que se negaba a devolver la cosa recibida, acción que bajo el Imperio se convierte en una actio in ius (es decir, un acción fundada en el Derecho), al sancionar el comodato como contrato real; siendo la denominación originaria de este contrato el de “utendum dare”, nombre con el cual aparecía en los edictos de los pretores republicanos, y es en el Edicto Perpetuo de Salvio Juliano (jurisconsulto romano) donde se le designa con el nuevo nombre de “comodatum” (de comodo datum).

En el Derecho Romano el comodatario tenía la obligación de utilizar la cosa y cuidar de ella como un buen padre de familia, y de restituirla en la fecha pactada. Como se trataba de un contrato esencialmente gratuito, ya que si no seria como un arrendamiento, el comodatario era responsable de aquello que denominaban Culpa Levis in Abstracto, es decir, la culpa leve en la conducta de un buen padre de familia. Cabe destacar que esta no era en dicha época la única obligación nacida de este contrato, sino que además no debía usar el objeto dado en comodato para un fin distinto al convenido entre las partes.

A pesar de todo esto, los juristas romanos consideraron que podían surgir para el comodante ciertas obligaciones, en supuestos bien determinados; como era el caso de indemnizar al comodatario por los gastos extraordinarios, pero indispensables para la conservación del objeto, como por ejemplo, los honorarios del veterinario en caso de una enfermedad fortuita de un animal dado en préstamo. Sin embargo los llamados gastos ordinarios siempre eran por cuenta del comodatario.

Quien prestaba en el Derecho Romano, madera para algún fin temporal como por ejemplo andamios, decoraciones de teatro, entre otros, sin haber fijado el término del comodato, y la retiraba, contra la voluntad del comodatario en un momento inoportuno, era responsable de los daños y perjuicios ocasionados. Así como respondía el comodante en el caso de que hubiera ocultado defectos de la cosa objeto del contrato, por los cuales el comodatario hubiera sufrido perjuicios.Como consecuencia de estas excepcionales obligaciones, el contrato era considerado como “eventualmente bilateral” puesto que debido a ciertas circunstancias se podían generar deberes para quien al momento de la celebración no los tenía.

Por ser un contrato de buena fe el mismo quedaba amparado en dos importantes acciones como lo son la:

  • Actio Commodati Directa: del comodante contra el comodatario, y;
  • Actio Commodati Contraria: del comodatario contra el comodante: en el caso excepcional de que el comodante tuviera que responder de gastos necesarios o de daños y perjuicios causados por su dolo.

CONCEPTO DEL COMODATO.

Debemos mencionar luego de esta breve reseña histórica, que tanto el Código de Napoleón como el Código Civil Chileno, acogieron, al comodato en su forma y esencia, tal cual como fue regulado en el Derecho Romano, es por ello que resulta importante dar un paseo por la historia de cada uno de los contratos que hoy nos rigen, puesto que muchos de ellos tienes su origen en este antiguo pero importante derecho. Es por ello que nuestro Código Civil Venezolano en su artículo 1724 establece que: “El comodato o préstamo de uso es un contrato por el cual una de las partes entrega a la otra gratuitamente una cosa, para que se sirva de ella, por tiempo o para uso determinado, con cargo de restituir la misma cosa”.

Se puede observar a simple vista que no son muchas la diferencias que existen entre nuestro comodato actual y el que existió en la época romana, por lo tanto debemos profundizar en cada una de las características, elementos, acciones, requisitos, etc. que hicieron y hacen posible la celebración de un contrato de Comodato.

Caracteres del Comodato

  1. Es un contrato real: sólo se perfecciona con la entrega de la cosa.
  2. Es un contrato gratuito: el comodante no recibe retribución alguna
  3. En el derecho romano se consideraba unilateral, pero hay autores que dicen que es un contrato bilateral, como por ejemplo Larenz o Toullier, porque ambas partes resultan obligadas: el comodante a permitir el uso de la cosa por el tiempo pactado, y el comodatario a cuidarla y devolverla en su momento.
  4. Las cosas no fungibles pueden ser objeto del comodato, Los consumibles están excluidos, a menos que se presten para un uso momentáneo que no exige consumo (por ejemplo, para exhibición).
  5. Es un contrato típico o nominado, puesto que se encuentra reglamentado en la ley.

Elementos esenciales a la existencia y validez de los

contratos en el comodato.

1.El Consentimiento: es decir, la manifestación del deseo de celebrar el contrato correspondiente, ya sea de manera expresa o tácita.

En otras palabras, se requiere que el consentimiento manifestado por las partes, sea válido y eficaz. Y es que, luego que el contrato nace, se verifica que el contrato existe por reunir sus elementos esenciales de existencia; hay que revisar si el mismo produce plenos efectos jurídicos válidos u oponibles entre las partes. Esto se logra, al constatar: La no presencia de vicios del consentimiento.

2. El Objeto: puede darse en comodato cualquier cosa mueble e inmueble, el objeto de este contrato lo constituyen los bienes no fungibles que son aquéllos que no pueden ser sustituidos por otros de la misma especie, calidad y cantidad. El Objeto del contrato u obligación, atañe a las prestaciones recíprocas o correlativas, que cada una de las partes asume en un contrato.

3. Capacidad: La capacidad no es un elemento del contrato, sino un presupuesto de validez del consentimiento. La capacidad es la aptitud para adquirir derechos y contraer obligaciones. Hay dos tipos de capacidad: jurídica o de derecho y de obrar o de hecho.

  • La jurídica es la aptitud para ser titular de un derecho,
  • La de obrar es la aptitud de las personas para actuar por sí mismas en la vida civil.-

En principio el comodato es un acto de simple administración para ambas partes, salvo casos excepcionales. Sin embargo, parte de la doctrinase muestra mas inclinada a calificar al comodato como acto de disposición para el comodante, en todo caso, establecido que el comodato de que se trata constituya un acto de simple administración o de un acto de disposición. El comodato se considerará nulo, si el comodante es incapaz. Puede exigir al comodatario la restitución de la cosa antes del tiempo convenido. El comodatario capaz no puede oponerle la nulidad al comodante capaz o incapaz. Si el comodatario incapaz fuese menor impúber su incapacidad no lo autoriza para anular el contrato.

Artículo 1.143.- Pueden contratar todas las personas que no estuvieren declaradas incapaces por la Ley.

Artículo 1.144.- Son incapaces para contratar en los casos expresados por la Ley: los menores, los entredichos, los inhabilitados y cualquiera otra persona a quien la Ley le niegue la facultad de celebrar determinados contratos.

No tienen capacidad para adquirir bienes inmuebles los institutos llamados de manos muertas, o sea los que por las leyes o reglamentos de su constitución no pueden enajenarlos.

Artículo 1.145.- La persona capaz de obligarse no puede oponer la incapacidad del menor, del entredicho, ni del inhabilitado con quien ha contratado.

La incapacidad que se deriva de la interdicción por causa de condenación penal, puede oponerse por todos aquellos a quienes interese.

Los incapaces por incapacidad absoluta (menores impúberes, dementes y sordomudos que no saben darse a entender por escrito); los incapaces por incapacidad relativa, en los casos que le es expresamente prohibido; los religiosos profesos y los comerciantes fallidos.

4. Causa: Es la razón subjetiva o el motivo imperante del contrato. Este motivo debe ser el mismo en cada contratante. Aparece en cada negocio jurídico como subjetiva, concreta y variable.

Subjetiva: Porque se relaciona con la finalidad que lleva a las partes a contratar.

Concreta: Porque se refiere a un negocio en particular y

Variable: Porque el motivo que ha llevado a la contratación a las partes, es distinto en cada contrato.-

El motivo determinante para contratar debe ser lícito, no debe contrariar la ley, ni afectar el orden público ni las buenas costumbres. Este requisito de licitud es esencial.

Efectos del comodato.

Obligaciones del comodatario

Obligación de cuidar la cosa dada en préstamo; el articulo 1726 nos dice “el comodatario debe cuidar la cosa dada en préstamo como un buen padre de familia, y no debe servirse de ella sino para el uso determinado por la convención, o, a falta de ésta, por la naturaleza de la cosa y la costumbre del lugar, so pena de daños y perjuicios. “

A lo que deducimos que el cuidar la cosa viene a derivarse la obligación de restituir la cosa, a lo que el obligado debe velar porque la cosa se mantenga en buenas condiciones tal cual como un padre de familia cuida a sus hijos, y no debe utilizarla indebidamente solo como quedaron pautado en el contrato o en caso que no este convenido por su naturaleza o por los hábitos comunes.

Obligación de restituir la cosa dada en préstamo; nos expresa el articulo 1290 CC “no puede obligarse al acreedor a recibir una cosa distinta de la que se le debe, aunque el valor de la cosa ofrecida sea igual o aun superior al de aquella”.

  • La obligación se deduce que se debe restituir tal cual la cosa dada en préstamo, de modo que no se puede constreñir al comodante a recibir una cosa distinta de la debida, aunque el valor de la cosa ofrecida sea igual o superior a ella.
  • El comodatario debe restituir la cosa en el estado que se encontraba cuando la recibió, si la cosa sufre posteriormente algún deterioro se distingue varios casos:

Articulo 1728 CC “si la cosa se deteriora únicamente por efecto del uso para el cual se dio en préstamo y sin culpa del comodatario este no responde del deterioro”.

Si la cosa se deterioro solo por el efecto del uso para el cual se la dio en préstamo y sin culpa del comodatario, éste no responde del deterioro, con la advertencia de que hay culpa del comodatario por el simple hecho de encontrarse en mora de restituir.

Si el deterioro proviene de un uso (aun siendo el normal uso) distinto del que podía darle el comodatario, hay culpa de éste y por ende debe responder por los daños y perjuicios.

En los demás casos se aplicara el derecho común.

La restitución de la cosa debe hacerse en el lugar donde se encontraba la cosa en el momento de la celebración del contrato, si éste no señala otro lugar así lo expresa en articulo 1295 CC “el pago debe hacerse en el lugar fijado por el contrato. Si no se ha fijado el lugar, y se trata de cosa cierta y determinada, el pago debe hacerse en el lugar donde se encontraba la cosa que forma su objeto, en la época del contrato. Fuera de estos dos casos, el pago debe hacerse en el domicilio del deudor, salvo lo que se establece en el articulo 1528.”

En cuanto al momento de la restitución se derivan ciertas normas:

  • Si se convino en un término para la restitución, ésta debe efectuarse al vencimiento de este. El articulo 1731 CC encabezado “el comodatario está obligado a restituir la cosa prestada a la expiración del término convenido”.
  • Si no se convino ningún termino, la restitución debe efectuarse cuando el comodatario se haya servido de la cosa conforme a la convención, el mismo articulo en su encabezado en la segunda disposición “si no ha sido convenido ningún termino, debe restituir la cosa al haberse servido de ella conforme a la convención”. También se puede dar el caso pero es necesario el requerimiento del comodante cuando después de haber transcurrido un lapso conveniente dentro del cual puede presumirse que el comodatario ha hecho uso de la cosa, el comodante exija la restitución así el mismo articulo en la tercera disposición nos dice “el comodante puede igualmente exigir la restitución de la cosa cuando haya transcurrido un lapso conveniente dentro del cual pueda presumirse que el comodatario ha hecho uso de la cosa”.
  • Si no se convino ningún termino ni puede fijárselo de acuerdo con el objeto del comodato, el comodante puede exigir en cualquier momento la restitución de la cosa así nos sigue diciendo el mismo articulo 1731 en su único aparte “cuando la duración del comodato haya sido fijada y no pueda serlo según su objeto, el comodante puede exigir en cualquier momento la restitución de la cosa”.
  • En todo caso aun antes del vencimiento del termino convenido o de la cesación de la necesidad del comodatario, el comodante puede exigir la restitución de la cosa dada en préstamo si le sobreviniere una necesidad urgente e imprevista de servirse de la cosa así el articulo 1732 expresa “si antes del termino convenido o antes de que haya cesado la necesidad del comodatario, sobreviniere al comodante una necesidad urgente e imprevista de servirse de la cosa, podrá obligar al comodatario a restituirla”.

Riesgos en el comodato

Los riesgos de la cosa dada en comodato junto con el derecho común están bajo el riesgo del comodante, ya que se trata de un contrato unilateral no traslativo del propiedad u otro derecho real, sin embargo dado el carácter gratuito del comodato la ley pone a cargo del comodatario la perdida de la cosa por caso fortuito en los siguientes casos (artículo 1727 CC):

  • Cuando ha usado de la cosa indebidamente o ha demorado su restitución, a menos que aparezca o se pruebe que el deterioro o perdida por el caso fortuito habrían sobrevenido igualmente sin el uso ilegitimo o la mora, en el ordinal uno del articulo 1727 CC “cuando ha usado de la cosa indebidamente, o ha demorado de su restitución, a menos que aparezca o se pruebe que el deterioro o perdida por el caso fortuito habrían sobrevenido igualmente sin el uso ilegitimo o la mora”.
  • Cuando la cosa prestada perece por caso fortuito y el comodatario hubiere podido evitar la perdida usando una cosa propia en vez de aquella en el ordinal segundo del mismo articulo nos expresa “cuando la cosa prestada perece por caso fortuito y el comodatario hubiere podido evitar la perdida usando una cosa propia en vez de aquella”.
  • Cuando en la alternativa de salvar de un accidente la cosa prestada o la suya, el comodatario ha preferido deliberadamente la suya; para algunos autores consideran que en este caso y en el anterior la ley aplica el derecho común porque estiman que a su vez el comodatario está obligado a evitar el perecimiento de la cosa recibida en préstamo, incluso a costa del sacrificio de la suya propia, el ordinal tercero expresa “cuando en la alternativa de salvar de un accidente la cosa prestada o la suya, ha preferido deliberadamente la suya”.
  • Cuando el comodatario expresamente se ha hecho responsable de casos fortuitos, lo que en realidad no es una peculiaridad del comodato, ya que en todos los contratos es valido el pacto de asunción de riesgos, es decir el pacto en virtud del cual la parte que de acuerdo con la ley no tiene a su cargo los riesgos se obliga a correr con ellos. Así nos hable el ordinal cuarto “cuando expresamente se ha hecho responsable de casos fortuitos”.
  • Cuando la cosa se hubiere estimado al tiempo del préstamo, aunque la perdida ocurra por caso fortuito, siempre que no hubiere pacto en contrario, así pues la ley presume que salvo pacto en contrario, la estimación del valor de la cosa al tiempo del préstamo implica la asunción de riesgos por parte del comodatario, en cuanto el ordinal quinto “cuando la cosa se hubiese estimado al tiempo del préstamo, aunque la perdida acaezca por caso fortuito, ésta será de cuenta del comodatario, si no hubiese pactado en contrario”.
  • Solidaridad entre comodatarios, si se da el caso de dos o más comodatarios, su responsabilidad es solidaria frente al comodante, tanto si esa responsabilidad deriva del incumplimiento o retardo culpable, como si deriva de la carga de los riesgos así nos dice el articulo 1730 CC “si son dos o más los comodatarios es solidaria su responsabilidad para con el comodante”.

Obligaciones del comodante

El comodante a nada se obliga por el solo hecho de la celebración del contrato, en particular debe destacarse que a diferencia del arrendador no esta obligado a hacer gozar de la cosa al comodatario, sin embargo hechos posteriores a la celebración del comodato pueden crear al comodante las siguientes obligaciones:

  • Obligación de reembolsar ciertos gastos; el comodante debe reembolsar al comodatario los gastos que éste hiciere durante el préstamo para la conservación de la cosa, siempre que el gasto sea extraordinario, necesario y tan urgente que no haya podido el comodatario prevenir de él al comodante antes de efectuarlo, así lo expresa el articulo 1733 CCResponsabilidad por vicios de la cosa; el comodante que conociendo los vicios de la cosa dada en préstamo, no previno de ellos al comodatario, responderá a éste de los daños que por aquella causa hubiese sufrido así se encuentra tipificado en el articulo 1734 CC.

Diferencias del comodato con otras instituciones

jurídicas.

comodato y arrendamiento:

El arrendamiento es un contrato por medio del cual una persona llamada arrendador transfiere la propiedad de una cosa a una persona denominada arrendatario quien se sirve de ella y paga el precio. Este difiere del comodato en tres aspectos fundamentales:

  1. El arrendamiento es un contrato consensual se perfecciona con el consentimiento de las partes, mientras que el comodato es un contrato real se perfecciona con la entrega de la cosa.
  2. El arrendamiento es un contrato oneroso, es decir, es susceptible de pago, mientras que el comodato es esencialmente gratuito.
  3. En el arrendamiento el arrendador asume una obligación de hacer gozar de la cosa al arrendatario, obligación que no asume el comodante.

comodato y mutuo:

  1. la diferencia fundamental entre ambos es que en el comodato se restituye la misma cosa; mientras que en el mutuo se restituyen cosas de la misma calidad y cantidad, por lo tanto se entiende que el comodato carece del efecto traslativo que tiene el mutuo.
  2. el comodato se aplica sobre cosas no fungibles, es decir sobre aquellas que no pueden ser sustituidas, el mutuo se aplica a cosas fungibles, aquellas que si pueden ser restituidas.
  3. el comodato es esencialmente gratuito, mientras que el mutuo es solo gratuito por su naturaleza.

comodato y depósito:

  1. en el comodato el comodatario (quien se sirve de la cosa) tiene derecho a usarla, mientras que en el depósito el depositario no usa la cosa, solo la guarda hasta restituirla.
  2. el comodato se hace en interés del comodatario, en el depósito, este se hace por lo general a favor de quien la entrega.
  3. el comodato es gratuito, mientras que el depósito, no siempre es gratuito.

Comodato y usufructo, uso y habitación:

El comodato difiere de estos en 2 aspectos:

  1. presupone la entrega de la cosa para el perfeccionamiento del contrato
  2. no confiere al comodatario ningún derecho real sobre la cosa dada en préstamo.

“Contratos preliminares de la venta”, es un texto que contiene un estudio completo y detallado de los actos y contratos que se realizan mucho antes del contrato de venta ya que el contrato de venta vi9ene a ser el contrato conclusivo de todo esos acuerdos.

Desarrollo.

Mucho antes de constituir el contrato, hacen actos de presencia otras figuras, que constituyen un contrato; pero son los inicios del mismo.

Para poder comprender mucho más extenso y detallado, lo que es un contrato, tenemos que saber, como se forman los contratos.

Formación del contrato.

Concepto:

Es la etapa comprendida desde el momento en el cual una de las partes experimenta el deseo ó la necesidad de contratar hasta el momento en que se perfecciona con la concurrencia de integración de las voluntades de todos las partes.

En ese momento, en el cual todavía no se ha constituido en contratar, se llevan a cabo ciertos actos, como lo son la oferta, acuerdo previo, entre otras figuras a priori al contrato.

Oferta:


“Es una proposición unilateral que una persona denominada oferente policitante, dirige a otra, denominada destinatario u oblato, comunicándole su deseo de celebrar con ella un contrato”.

La oferta, por si sola no da lugar a la obligación de contratar, pues requiere la aceptación de la otra parte y la comunicación de esa aceptación por parte del destinatario al oferente.

Requisitos de procedencia de la oferta:

1)Que la oferta se haga apersona o personas determinadas.

Se quiere decir que se pueda saber a quien o a quienes se dirige la oferta y tal ocurrirá cuando, por ejemplo; se trata de una proposición de venta dirigidas a varias personas a la vez, pues se entiende que alguno de ello ó algunos de ellos responderán afirmativamente y el contrato se perfeccionará con la primera persona que haya conocer su aceptación al oferente, conforme a lo previsto en el primer aparte del art.


2)Que tengan por objeto un contrato determinado.

Se admite una oferta siempre y cuando tenga por objeto la celebración de un contrato, pero un contrato determinado; porque de otra forma la aceptación no tendría el valor de producir el efecto de concluir el negocio.

3)Que tengan todos los antecedentes constitutivos de los contratos.

La oferta debe contener todos los elementos esenciales del contrato, para que al producirse la manifestación de voluntad suja el consentimiento.

Es necesario que concurra la voluntad que se produzca ( ) sobre los elementos esenciales del contrato que pretenden celebrar, es decir son los elementos generales a todo contrato.


Clasificación de las ofertas:

a)Según su naturaleza:

Oferta imperfecta: Es aquella que no reúne todos las condiciones y detalles de la prestaciones.

Ejemplo; En un anuncio de prensa, vendo en condiciones ventajosas, o en buen precio sin indicara las condiciones ni el precio.

Oferta perfecta: Contiene todos los requisitos, condiciones y detalles de las prestaciones.

b)Según su forma.

Oferta expresa: Es aquel acto jurídico mediante el cual una de las partes promete el cumplimiento de una determinada prestación.

Oferta tacita: Es también un acto jurídico unilateral, pero no realizado d forma expresa por el deudor u oferente, sino que se deduce de una actividad desarrollada por él, un acto determinado que lo hace presumir.

c)Según su tiempo:

Oferta revocable: conforme a lo dispuesto en el tercer aparte del art 1.137 C.C.V “el autor de la oferta puede revocarla mientras la aceptación no ha llegado a su conocimiento”, con lo cual se estable el principio de revocabilidad de la oferta, pues si el contrato” se forma tan pronto como el autor de la oferta tenga conocimiento de la aceptación de la otra parte”, la oferta es revocable hasta el instante anterior de la formación del contrato. Previsión legal, es la que estableció nuestro legislador, remediando el supuesto de que en principio la oferta, es irrevocable, esto lo encontramos en el mismo art 1.137 del C.C.V. en su cuarto y quinto aparte:

1-Someter la oferta a un plazo determinado.

2-La irrevocabilidad de la oferta si de la naturaleza del negocio se deduce un término.

3-Presumir conocida la aceptación desde el instante en que ella llegue al domicilio del oferente, a menos pruebe haberse hallado, sin su culpa, en la imposibilidad de conocerla.

A-1) Irrevocabilidad de la oferta si la naturaleza del negocio se deduce en un término.

Existen ofertas cuya aceptación no puede ser emitida de inmediato, porque el destinatario requiere de u tiempo prudencial par examinarla y poder tomar su decisión. Tal sería el caso de la oferta cuya aceptación es necesario constatar cantidades, calidades u otros detalles similares, siendo lógico entonces aun cuando no haya estipulado un plazo, se entiende concedido el destinatario para poder hacer su cálculo y emitir una declaración d la voluntad cociente. De otra manera otra manera la oferta carecería de interés o no seria lo suficientemente sería como para llegar a formar un contrato.

La duración de la irrevocabilidad de la oferta en el supuesto estudiado, no existe regla alguna, es valida para su determinación, no obstante que la profesión de las personas involucradas en el negocio, la naturaleza misma del negocio, el lugar donde se encuentran las partes, los términos de la oferta, etc., en todo caso se trata de una cuestión de hecho y, en consecuencia, de la libre apreciación del juez.


A-2)Presunción de ser conocida la aceptación desde el instante en que ella llegue al domicilio el oferente, salvo la imposibilidad de conocerla sin su culpa.

Esta presunción esta consagrada en el art 1.137 la cual nos permite considerarla como un remedio al principio de la irrevocabilidad porque no siendo necesario el conocimiento directo de la aceptación, tal y como lo establece el primer aparte del articulo referido, basta que haya llegado al domicilio del oferte para que el contrato se considere concluido y sin posibilidad de revocación autorizada. Cierto que puede invocar el oferente su imposibilidad de conocer la aceptación, pero no le seria suficiente la demostración de ese alegato, si no que, además tendrá que probar que esa imposibilidad se produjo sin su culpa.

Oferta irrevocable:

“Si el autor de la oferta se ha obligado a mantenerla durante cierto plazo,…la revocación antes de expiración del plazo no es obstáculo para la formación del contrato”. En este supuesto existe una peculiaridad, que el oferente ha señalado previamente un plazo dentro del cual el destinatario debe dar su respuesta, puesto que él es perfectamente libre de hacer la oferta así como también indicara hasta qué momento está dispuesto a esperar la manifestación de voluntad del obligado.

Caducidad de la oferta:

Puede que en el plazo fijado por el oferente, se presente una incapacidad y todavía el oblato no ha decidido. En efecto no hay consentimiento sino hay coincidencia de voluntades y al producirse la incapacidad del oferente o del aceptante, o la muerte de uno de ellos, será imposible tal coincidencia y si no llega has existir el consentimiento no podrá haber contrato.

Por tanto conforme a nuestro derecho positivo, la caducidad de la oferta se produce por incapacidad o muerte de las partes en virtud de que dicho evento afecta al consentimiento, elementos esenciales del contrato.


Oferta publica de recompensa: Es la promesa hecha a persona indeterminada aun hecho (avisos en que se ofrece a pagar una determinada cantidad de dinero a quien encuentre un vehículo).

Otras figuras similares a la oferta, lo que diferencia una de otra, es la forma como se realiza.

Charlas preliminares ó acuerdos previos: Las charlas preliminares, los “pour parlers” a que se refieren los autores franceses.

Es lo tratado por las partes donde no tienen efectos obligatorios alguno desde el punto de vista contractual, pues la responsabilidad que generaría sería de tipo natural.

Invitación a la oferta: es la invitación hecha a persona indeterminada para que se enumere las condiciones de un contrato futuro a celebrarse con el oferente, como por ejemplo; “los avisos de prensa, los cuales son comunes en los contratos de obras y de suministros, y los servicios profesionales”. No tienen efectos vincula torios, lo que la diferencia de la oferta pública.

Perfeccionamiento:Ocurre cuando el destinatario u oblato otorga su consentimiento o su conformidad a la oferta que le ha sido presentada. El efecto se manifiesta su conformidad con la oferta, se denomina aceptación.

La aceptación.

Concepto:

Es la manifestación de la voluntad del destinatario de la oferta; en virtud del cual comunica al oferente, de la manera requerida ó autorizada por éste, y su conformidad con los términos de aquellos.

Requisitos:

a)Pura y simple.

Que este conforme con los términos de la oferta, sino seria otra oferta.

b)Que se emita oportunamente.

Se tiene que emitir la voluntad antes de que el oferente revoque la oferta. Por esa razón se da un término ó plazo y en este tiempo s debe emitir su aceptación. Si en este termino ó plazo no existe, es decir no fue acordado, se tiene que hacer la aceptación en forma oportuna.

c)Que oferente conozca oportunamente.

Es necesario el conocimiento oportuno de la aceptación por parte del oferente y ello es una consecuencia de la previsión legal, mediante el cual, el contrato no se forma sino cuando el oferente tiene conocimiento de la aceptación y de la facultad de revocabilidad que tiene éste en la oferta simple.

Forma de aceptación.

Aceptación expresa:Cualquier gusto o acto inequívoco de éste permite interpretarlo como tal.

Aceptación tácita:Resulta de la conducta ó la actuación del destinatario, es decir, de cómo se interpreta la posición asumida por el oblato frente a la oferta.

Formas de aceptar en las distintas clases de ofertas:

Aceptación a la invitación a la oferta.

Pueden presentarse diferentes modalidades en la invitación a la oferta: desde la subasta pública ó remate hasta la licitación de las obras ó de suministro de la administración pública.

Oferta pública:Que el precio y el objeto ofrecido ó exhibido, al publico y que la otra persona acepte lo ofrecido que lo ofrecido. En este caso el juez evaluará el caso.

En razón de encontrar de encontrarnos en una situación de indefensos, la doctrina estableció una figura para hacer responsables a estos sujetos llamada “culpa in contrahendo”.

Concepto:Es la responsabilidad de las partes en la formación del contrato; es decir si una de las partes antes llegar a formar el contrato, revoca la captación, esto genera efectos legales para las partes, debido a que una delas partes realzo gastos necesario para poder llevar a feliz termino, tratando de asegura el negocio, y la otra parte se arrepiente a ultima hora, esto genera perdida para uno de las partes y en ese momento donde se interviene la responsabilidad.

Naturaleza jurídica: Examinemos los efectos de las obligaciones y el hecho ilícito, siendo estas dos fuentes de las obligaciones, por tratarse de una oferta es decir todavía no se ha llegado a formarse el contrato. Justamente nos encontramos en una etapa anterior a su formación, en la elaboración de las bases que nos puede llevar a la conclusión.Al existir responsabilidad en el periodo de la formación del contrato nos tenemos que remitir al campo del hecho ilícito, según los Hermanos Mazeaud y Tunc,” cuando se examinan los elementos constitutivos de la responsabilidad en la esfera delictual y en la esfera contractual, las soluciones son idénticas. En uno y en otro debemos reunir tres requisitos para que exista responsabilidad: un daño, una culpa, un vinculo de causa y efecto entre la culpa y el daño” De esta forma existe responsabilidad, antes de la celebración del contrato; pero no tiene cabida en materia contractual.

“La culpa in contrahendo” en el derecho positivo Venezolano.

Se pueden presentar varias hipótesis desde el mismo momento en que comienza las charlas preliminares asta el momento d la conclusión o formación del contrato:

A)Las partes rompen las conversaciones o charlas preliminares antes de formularse la oferta.

B)Hecha la oferta, el oferente la revoca antes de llegar al conocimiento del destinatario.

C)Hecha la oferta y conocida del destinatario, el oferente la re4voca antes de producirse la aceptación.

D)Hecha la oferta y emitida la aceptación, el oferente la revoca antes de tener conocimiento de ella.

E)El aceptante revoca su voluntad antes de que el oferente la conozca.

F)Obligado el oferente a mantener la oferta durante un cierto tiempo, bien por su propia voluntad ó por la naturaleza del negocio, la revoca antes de tener conocimiento de la aceptación.

Existe un elemento común en ellos, como lo es, la prudencia y diligencia; que cada una de las partes debe poner en ello, para llegar a lo que ambos buscan, “la celebración del contrato”. Dé ahí que la responsabilidad surgirá en el momento mismo en que algunas de las partes violen ese deber de diligencia y prudencia. Esto tiene su fundamento en el art, 1.1858 del C.C.V.”El que con intención, o por negligencia, o por imprudencia, ha causado un daño a otro, esta obligado a repararlo”. Es evidente que estamos en presencia de una culpa, y que dicha violencia produjo un daño y ese daño sea de consecuencia directa e inmediata del acto culposo.

Momento y lugar de la formación del contrato.

Derecho positivo Venezolano.

Conforme a lo dispuesto en art. 1.137 del C.C.V. “el contrato se forma tan pronto el autor de la oferta tenga conocimientos de la aceptación de la otra parte” y ese conocimiento se presume desde el instante en que dicha aceptación llegue a la dirección del oferente. Pero existen otras formas de formara el contrato, tal es el caso del, art. 1.138 del C.C.V. dice que la formación del contrato se hace en el momento en que se ejecuta. Otra aplicación la encontramos en la promesa pública de remuneración, art 1.139 del C.C.V, en este caso debemos formular otra regla: cuando la ejecución del contrato equivale a su aceptación, se forma en el momento y en el lugar donde ha comenzado su ejecución.

El precontrato.

Concepto:

Según Delio Arroyo “convenio por le cual las partes que lo celebran se comprometen, una ó ambas, a concurrir ellas mismas a la celebración del un contrato futuro determinado, que por el momento no quieren ó no pueden celebrar, una vez haya transcurrido cierto plazo ó cumplido la condición estipulada y los demás requisitos legales”

Requisitos ó condiciones para que proceda el precontrato.

Además de las esenciales en todo contrato tiene que ser:

Determinado: Porque no puede existir ningún contrato que no tenga un objeto determinado y, porque sobre el ha recaído el consentimiento del precontrato, y, por último, que no haya querido que no haya podido o que no les haya convencido celebrarlo por el momento, ya que cualquiera de los tres supuestos es perfectamente factible conforme a la voluntad de las partes.

Precontrato y contrato de opción:

Estas dos figuras suelen confundirse; pero al observar sus diferencias se puede apreciar aun más el concept de precontrato.

En el precontrato; existe un contrato, el cual obliga a las partes a realizar un contrato futuro, mientras que en contrato de opción es un contrato, que en cuyo caso se pacta a realizar un contrato en el futura, pero en este caso; el contrato de opción existe en el contrato la posibilidad de pactar otra cosa; como seria el caso de un contrato de arrendamiento con opción de compra.


Contrato de opción:
Una de las partes (el concedente) formula una oferta irrevocable y la otra el (optante) tiene la opción de aceptar, hay una obligatoriedad en la oferta, pero libertad en la aceptación.

Plazo de vigencia del contrato de opción:

Es el plazo de que el optante puede declarar su aceptación y llegar a celebrar al contrato definitivo, es determinado y si no se estableciera, es de un año.

* Efectos: excepción de incumplimiento (a. 1426 CC); excepción de caducidad del plazo (a. 1427 CC); excepción por incumplimiento (judicial Art. 1428, extrajudicial Art. 1429, cláusulas resolutorias expresa Art. 1430); teoría del riesgo (a. 1431 CC).

Excepción de incumplimiento: se le conoce también como la excepción del contrato no cumplido.

1.- es un contrato en que las prestaciones deben ejecutarse simultáneamente.

2.- una de las partes exige a la otra la ejecución de su prestación.

3.- la parte que exige la ejecución opone la excepción que no es un mecanismo procesal y tiene derecho a suspender su ejecución de su prestación, en tanto que la otra no ejecute la suya o garantice su cumplimiento.


Excepción de caducidad de plazo.-

  • Los presupuestos para su procedencia son:

1.- que las prestaciones deban ejecutarse en momentos distintos.

2.- que luego de celebrar el contrato sobreviene el riesgo de quien debe ejecutar en segundo lugar no puede hacerlo, ante este riesgo se suspende la ejecución de la prestación.

3.- esta suspensión se mantiene, hasta quien debía ejecutar en segundo lugar, satisfaga su prestación o garantice su cumplimiento.

Efectos del precontrato.

Obligación resultante del precontrato.

El precontrato debe cumplir los requisitos o condiciones exigidas para todo contrato, este puede ser bilateral aun cuando pueda ser unilateral, en sus efectos; según la obligación debe celebrar el contrato futuro recaiga sobre uno o ambas partes.

El obligado debe cooperar en la obtención del fin propuesto, esto es, la conclusión del contrato definitivo y ello implica el derecho que tienen las partes para exigir la prestación necesaria para lograrlo. Afirmando así que la obligación de contratar nace directamente del precontrato, y ello equivale ni mas ni meno que una obligación de hacer, el cual es (la manifestación de la voluntad, para la conclusión del contrato definitivo), que al cumplirse producirá, a su vez la extinción del contrato preliminar y hace nacer el contrato definitivo.

Efectos del incumplimiento.

  • El incumplimiento puede concurrir por barias razones:
  • Una de las partes ha negado su cooperación para concluir en el contrato definitivo.
  • Imposibilidad material por haber desaparecido el objeto del contrato futuro.
  • Imposibilidad jurídica por haberse transferido el contrato definitivo a un tercero.
  • Una de las partes ha negado su cooperación para concluir en el contrato definitivo.

La negativa de una de las partes dirigida a impedir la conclusión del contrato definitivo, con lleva a el ejercicio de una acción por la otra parte para hacer efectivo el objeto del contrato, en virtud del vinculo cada una de las partes puede hacer efectivo el cumplimiento de la prestación.

En este caso la no ejecución de la obligación de hacer, dice el art 1.266 del C.C.V “en caso de no ejecución la obligación de hacer, el acreedor puede ser autorizado para hacerla ejecutar él mismo a costa del deudor”. Es indudable el acreedor puede pedir directamente el cumplimiento de la obligación, la ejecución del hecho, al deudor, y aún podríamos avanzarnos que es deber suyo reclamar antes que todo porque el deudor puede ofrecer cumplir llevarlo positivamente a efectos después de requerido. Entonces, no le quedaría al acreedor sino el derecho de daños y perjuicios que le hubiere acarreado el retardo.

Imposibilidad material por haber desaparecido el objeto del contrato futuro.


El vínculo que existe entre el contrato definitivo y el precontrato, vinculo derivado de dos hechos fundamentales: el servir de base para la celebración de un contrato futuro y la determinación de éste como objeto de aquél. Por esta razón el objeto del precontrato desaparece, se hace imposible el cumplimiento del precontrato y tiene aplicación dispuesto en el art 1.344 del C.C.V Así, habrá que distinguir si hubo o no culpa de una de las partes, porque en el primer caso surge la obligación de indemnizar daños y perjuicios.

Imposibilidad jurídica por haberse transferido el contrato definitivo a un tercero.

Mediante el precontrato las partes se han comprometido a celebrar otro contrato, o mejor, a concluirlo, pero a nada mas, es decir no se han obligado ni comprometido a entregar ninguna cosa que puede constituir el objeto de ese contrato futuro, luego cualquier acto de disposición por una de las partes sobre el mismo solo tendrá la consecuencia, si tal fuere el caso de ser imposible el cumplimiento del contrato definitivo y si así llega a suceder, únicamente habrá acción para la indemnización para daños y perjuicios, tal como en el supuesto antes estudiado.

Naturaleza jurídica.

Según el art 1.149 del C.C.V. “todos los contratos, tengan o no denominación, están sometidos a las reglas generales establecidas en este titulo, sin perjuicio de las que establezcan especialmente en los títulos respectivos para algunos de ellos en el condigo de comercio sobre transacciones mercantiles y en las demás leyes”.

Contratos preliminares.

Concepto:

Es un contrato que solo produce el efecto de obligar a las partes a celebrar entre si un futuro contrato; y es unilateral ó bilateral según se obliguen a celebrar el futuro contrato una de las partes ó ambas. No debe confundirse “contrato preliminares con oferta”, porque aquel requiere el consentimiento de una de las partes, mientras que en esta solo necesita el asentamiento de una persona (el contrato preliminar, es un negocio jurídico bilateral y la oferta, es un negocio jurídico unilateral en cuanto al numero de partes).

Los principales contratos preliminares de la venta son:

  • La promesa unilateral de venta.
  • La promesa unilateral de compra.
  • La promesa bilateral de compra.

Promesa unilateral de venta:

Es el contrato por el cual una persona se obliga a venderle a otra, quien se obliga a comprarle.

Diferencia de otras figuras jurídicas:

La promesa unilateral de venta se diferencia de la oferta en que ésta es un acto jurídico unilateral: de la venta, en ésta un contrato bilateral y del pacto de preferencia o de prelación autónoma, en que éste sólo crea la obligación de vender preferentemente a una persona en el caso de que el obligado decida vender.

La obligación de promitente esta sometida a condición (“si la otra parte quiere comprar”); pero no se trata de una venta condicionada porque en el momento en que se perfecciona l a promesa, una de las partes a consentido en la venta (no ha consentido en la compra).


Naturaleza jurídica:

Es un contrato consensual, generalmente unilateral (aunque puede ser bilateral, por ejemplo; sí se ha pactado una remuneración para el promitente), gratuito u oneroso, según las cosas y no traslativo de propiedad u otro derecho.

La obligación del promitente esta sometida a condición (2 si la parte quiere comprar”); pero no se trata de una venta condicionada porque en el momento en que se perfecciona la promesa, una de las partes ni siquiera a consentido en la venta (no ha consentido en comprar).

Efectos de la promesa unilateral de venta:

No hay traslación de la propiedad ó derecho que se prometa vender, y el eventual comprador solo tiene derecho de crédito cuyo objeto es una obligación de hacer.

El vendedor; Así, si el promitente vende la cosa a un tercero no habrá vendido la cosa ajena y el beneficiario de la promesa no puede atacar la validez de la venta hecha por el promitente al tercero.

Después se que el eventual comprador a manifestado su voluntad de comprar; la promesa se convierte en bilateral, siempre que la adhesión haya sido hecha en tiempo útil y en las condiciones establecidas en la promesa. Si no se ha fijado, son aplicables por analogía las normas pertinentes en materia de oferta. (Caso en particular del arrendamiento con opción a compra).

Promesa unilateral de compra:

Es el contrato por medio del cual una parte se obliga a comprarle a otra sin que éste se obligue a venderle. También denominada por los agentes viajeros ó por sucursales “venta salvo aprobación ó confirmación de casa”.

Naturaleza jurídica:

Es un contrato consensual no traslativo y que, según los casos, pude ser unilateral ó bilateral; gratuito ú oneroso.

La obligación de comprar esta sujeta a condición (“si la otra parte quiere vender”); pero la promesa unilateral de compra no constituye una venta condicional, toda vez que en el momento de perfeccionarse la promesa una de las partes no ha consentido en la venta.

Promesa bilateral de venta:

Es el contrato por el cual dos partes se obligan recíprocamente a celebras un contrato de venta.

Naturaleza jurídica:surge según el código Napoleónico, la promesa unilateral de venta desde que haya consentido de las partes sobre la cosa y el precio, vale la venta.

En Venezuela no exista la citada disposición la cuestión puede plantearse en términos semejantes, en virtud de la norma según la cual no es obstáculo para la formación del contrato el hecho de que el oferente revoque su oferta durante el plazo en está obligado a mantenerla (1,137 ap. 4). De allí pues que en el caso de la promesa bilateral donde hay más que una simple oferta, debe admitirse que la negativa de una de las partes no impide la formación del contrato definitivo.

 

EL DAÑO. Terminología

Publicado: septiembre 11, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:,
Concepto.
No es otra cosa que el perjuicio; es decir una disminución o alteración e una situación favorable.
Para Giorgi: “Toda forma de ofensa a las personas, a bienes, a los derechos, si produce pérdida de un goce cualquiera garantizado por la Ley en provecho del ofendido, o si priva a éste de un goce futuro que habría conseguido si no existe la ofensa.”

Para Mazeaud: “Atentado contra los derechos pecuniarios de una persona.”

Maduro: “ Toda disminución o pérdida que experimenta una persona en su patrimonio o acervo material o en su patrimonio o acervo moral.”

Terminología. Art. 1.271 C.C se refiere a los daños y perjuicios como si se tratara de dos categorías distintas. En Roma si fueron tratados de forma distinta, sin embargo nuestro Código realmente se refiere a ellos de forma unívoca. Debemos tomar en cuenta que no todo daño da lugar a reparación. Ejemplo, la perdida que produce un comerciante a otro en una competencia leal.
Clases de daño.
  1. Según su origen:
    • Daño Contractual.
    • Daño Extracontractual.
  2. Según la naturaleza del patrimonio afectado:
    • Daños Materiales.
    • Daños Morales.
  3. Según el nexo causal:
    • Directos.
    • Indirectos. Art. 1.275 C.C (Relación de causalidad).
  4. Según la posibilidad de determinación: Art. 1.274 C.C (exclusiva del daño contractual).
    • Previsibles.
    • Impredecibles.
  5. Según se trate de una disminución en el patrimonio o en el no aumento del mismo:
    • Daño emergente.
    • Lucro cesante.
  6. Según el tipo de incumplimiento:
    • Moratorios.
    • Compensatorios.
Daños morales.
Art. 1.196 C.C. Establece ambas clase de daño, (morales y materiales) aquí el asunto es la forma de distinguir unos de otros.
Primera posición: Se fundamenta en la distinción entre derechos patrimoniales y extrapatrimoniales, de manera que el daño producido contra los primeros será de tipo material y aquellos daños contra la libertad personal, el honor e.t.c.. Serán de tipo moral.
Segunda posición: Estima que lo importante es el índole de los daños; es decir la repercusión de éste en el patrimonio del agraviado. Así, el daño que afecte la imagen o la salud de una persona, afectará su capacidad para el trabajo y por lo tanto tendrá repercusión en su patrimonio y serán de tipo material.
Nuestro Código asume la primera, inspirado en el proyecto franco italiano. En consecuencia los daños morales pueden ser: Aquellos que afectan la parte social del patrimonio moral de la persona. (Atentados al honor, a la reputación, daño estético). Por otra parte los daños que afectan exclusivamente la parte afectiva del patrimonio moral de la persona. Aflicción, preocupación, ansiedad, sufrimiento. NO SERÁN FUENTE DE LUCRO Y LOS DETERMINA EL JUEZ. DAÑO POR REBOTE.
Los Daños Indirectos.
El problema estriba en la relación de causalidad. Por la dificultad de establecer la relación entre el primer hecho dañoso y otro causado a futuro. Por eso el Art. 1.275 C.C; establece sólo la indemnización de aquellos daños que son consecuencia inmediata del incumplimiento.
Ejemplos: Un médico no termina el tratamiento del paciente a tiempo, razón por la cual éste ultimo debe trasladarse de nuevo al consultorio donde un auto a exceso de velocidad le atropella causándole graves heridas.
Un puente cae, la culpa es atribuible a la compañía contratista, y las compañías de transporte sufren diminución en sus ingresos a causa de la imposibilidad de uso de la vía.
EL DAÑO INDIRECTO NO DA LUGAR A LA RESPONSABILIDAD CIVIL Y NO SE INDEMNIZAN.
Daño emergente.
La pérdida efectivamente causada en el patrimonio por la incidencia del hecho imputado. Ejemplo: Mi empresa contrata con otra de transporte para el traslado de una mercancía, la cual se pierde por un hecho imputable al transportista, ésta tendrá que indemnizarme por el valor de esa mercancía.
Lucro Cesante.
Es un perjuicio reflejado en el futuro sobre el patrimonio. Llamado también el no aumento del patrimonio.
Art. 1.273 C.C Por encontrarse esta norma dentro de una serie de normas exclusivas de la responsabilidad civil contractual, algunos autores piensan que por lo que respecta al lucro cesante, éste no se aplica a la R.C Extracontractual. Sin embargo como bien señala Melich Orsini, el objeto de la reparación es colocar a la víctima en una situación equivalente a aquella en que se encontraba, y lo lógico es indemnizar tanto aquellos daños acaecidos, como aquellos producidos por la falta de ingreso al patrimonio de la víctima.
Requisitos del daño:
1) La certeza del daño. Debe existir en la realidad, la víctima debe haberlo experimentado lo cual no quiere decir que el daño debe necesariamente haberse producido. En una colisión hay daños en la carrocería, pero luego se determina que también los había en el motor. A la certeza se oponen el daño eventual o hipotético. Pudiera o no producirse o podría producirse como consecuencia de uno actual. Aquella persona que luego de una lesión lumbar pudiera perder la capacidad de caminar. De tal modo que por no existir certeza de su ocurrencia, no será resarcible hasta que exista.
El daño Futuro. (No confundir certeza con actualidad). Este daño si bien no se ha producido, se tiene certeza de que se producirá, y es eso lo que lo distingue del hipotético o eventual.

1° Debe ser una consecuencia del daño actual.
2° Debe ser posible apreciar de antemano la extensión del daño.

Daños futuros:

LUCRO CESANTE Y LA PÉRDIDA DE LA OPORTUNIDAD. Ejemplo del caballo de carreras: La pérdida de la oportunidad es la que versa sobre la seguridad de competir, en cambio la posibilidad de ganar es futuro e incierto (daño eventual), por lo tanto no indemnizable.
2) Lesión al interés. El daño causado debe lesionar un interés legítimo o mejor aún un derecho adquirido por la víctima. (Ejemplo. Las pensiones de alimentos de un niño). Es mejor referirse al derecho adquirido y el interés jurídicamente adquirido, de lo contrario se admitiría la reclamación de un comerciante por la muerte de su mejor cliente o un pordiosero por la de su mejor benefactor.
3) Carácter personal. La regla es que el daño sólo puede ser reclamado por la propia víctima; sin embargo como las acciones para reclamar los daños, son consideradas parte del patrimonio pueden pasar a sus herederos o ser cedidas por la víctima.
4) El daño no debe haber sido reparado. Es presupuesto para que la acción para reclamar la responsabilidad exista. Varios casos a saber:
A) Si el tercero paga el daño en nombre y descargo del agente causante del daño. Ejemplo. C.S. La víctima no tiene acción.

B) Si el tercero paga en su condición de civilmente responsable, como es la responsabilidad por hecho ajeno. Ejemplo. La responsabilidad del padre por los hechos del niño o adolescente. El daño causado por el conductor de un vehículo de la compañía de Cable. La víctima no tiene acción.

C) Si el tercero no tiene obligación alguno e indemniza por altruismo. La víctima sí tiene acción. Pues se ha considerado una donación sin relación con la responsabilidad civil.

D) Cuando la víctima ha recibido un pago por un seguro de vida se considera que el daño no ha sido reparado, pues el seguro no tiene carácter indemnizatorio, el pago se hace por el simple hecho de la muerte de la persona y no guarda relación alguna con los daños causados; independientemente de éstos el seguro pagará la misma cantidad contratada. Por lo tanto sí habrá derecho de acción.

E) En el caso del seguro social sucede igual, no tiene carácter indemnizatorio, por tanto la víctima sí tiene derecho de acción.

El daño corporal.

Es ante todo una agresión contra la integridad física de la persona.
Problemática de indemnizar, más vale referirse a una indemnización compensatoria.
La valoración de los daños corporales producto de accidentes de trabajo y el caso de los deportistas.

El Daño Moral.

Lo importante de los puntos a continuación es la equivalencia entre el monto que acuerda el juez por la reparación del daño, y la entidad del perjuicio patrimonial causado.

En el caso de los daños contractuales, su determinación está sometida a los dispuesto en los artículos 1.272 al 1.275 C.C. Kummerow: “El objeto del resarcimiento consiste en colocar al acreedor en la misma situación patrimonial (hipotética) en que se hallaría de no haber interferido en el proceso dañoso”.

Tiempo relevante para la determinación de la medida del daño.
En el caso contractual no existe duda; donde si existe es con la obligación extracontractual, donde la obligación y la prueba que constituye el daño surge con la propia sentencia. Es decir, lo importante es determinar cuando surge el derecho a la reparación. Pues, es con la sentencia cuando es posible determinar la cuantía del daño y su correspondiente reparación.
Lugar para la determinación del daño.
Su relevancia tiene que ver con los bienes muebles, pues con los inmuebles no surge tal dificultad.
Si un comerciante adquiere en la zona de La Grita una cantidad e ajos que se compromete el vendedor a entregarlo en Barquisimeto, y cuyo destino son los mercados de Caracas donde se podrá obtener un mejor precio. Allí el lugar de la determinación de la cuantía del daño es relevante.

Art. 1.492, C.C Caso de la venta.

Modo y extensión de la reparación.
  1. Pluralidad de responsables: el daño es imputable a varias personas.
  2. Compensación de culpas: El daño de produce no de forma exclusiva por la culpa del responsable, sino que a su producción ha contribuido también, en alguna forma la víctima. Art. 1.189 C.C.
El problema de la variación del perjuicio.
Es posible que el petitorio contenido en el libelo de demanda varíe con el transcurso del tiempo debido a la tramitación del proceso. En tales casos el demandante está facultado para solicitar una experticia complementaria del fallo y así establecer la cuantía real de esos daños cuando a través de la sentencia se ha confirmado su existencia con fundamento en los medios probatorios. Tal es el caso de la depreciación de la moneda, la pérdida del valor adquisitivo o la inflación.

La Venta Como Contrato

Publicado: septiembre 10, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:,

CONCEPTO DE VENTA

 1º CONCEPTO: La Venta es un contrato por el cual una persona , llamada vendedor, se obliga a transferir y garantizar la propiedad u otro derecho a una persona, llamada comprador, la cual se obliga a pagar el precio en dinero; o una parte en dinero y otra en especie. (Ver Art. 1.474 C.C.V.)

 2º CARACTERES: Como todo contrato la venta tiene una serie de características que la diferencian de otros contratos, así como otras que les son comunes a éstos:

1. El contrato de venta es consensual: esto es que deriva de la manifestación de voluntad libre de las partes que hacen el negocio jurídico, el dominio se transfiere con el sólo consentimiento de las partes.

Por tanto, deben considerarse las causas de anulabilidad contempladas en lo que respecta al consentimiento, a saber:

a. Dolo,

b. Error.

  • De Hecho
  • De Derecho

c. Violencia

Estos tres elementos vician el consentimiento haciendo que el contrato de venta sea anulable.
De igual manera, como en todo contrato, el objeto es elemento esencial al igual que el consentimiento y la causa, por tanto, para que la venta sea válida, éste debe ser:

a. Posible

b. Lícito

c. Determinado o determinable

2. El contrato de venta es sinalagmático perfecto: se dice que es sinalagmático perfecto en virtud de que el contrato de venta genera obligaciones para las partes y desde el mismo instante en que se produce las partes tienen conocimiento del alcance del contrato de venta y por tanto saben a que se obligan.

3. El contrato de venta es bilateral: se dice que es bilateral debido a que ambas partes están obligadas de forma recíproca. El vendedor ofrece un bien y se compromete a transmitir la propiedad del mismo y a su vez el comprador tiene la obligación de realizar el pago del precio acordado por dicho bien.

4. El contrato de venta es oneroso: el negocio jurídico es susceptible de pago, es decir, se produce una erogación por parte del vendedor como parte del negocio jurídico y a su vez hay un ingreso de dinero en el patrimonio del vendedor por la realización de dicho negocio jurídico.

5. El contrato de venta puede ser:

            a. De ejecución Instantánea: cuando la transmisión de la propiedad del bien en venta y el pago del precio se hace     de forma inmediata. (Ej.: La venta de un vehículo de contado)

            b. De tracto sucesivo: cuando las erogaciones para el pago del precio se realizan sucesivamente.

6. La venta se perfecciona:

            a. En el caso de bienes muebles: con la entrega de la cosa, en este caso la posesión equivale a título.

            b. En el caso de bienes inmuebles: con la tradición legal, esto en virtud del principio de   publicidad registral que se lleva a cabo mediante la protocolización del documento en que se  adquiere la propiedad del bien inmueble, el cual surte efectos erga omnes (oponible a terceros).

                        (Ver Arts. 1.133, 1.134, 1.141 y 1.142, 1.146, 1.147 al 1.156 C.C.V.)

3º EFECTOS Y MODALIDADES DE LA VENTA:
1. Venta sujeta a peso, cuenta y medida: se perfecciona luego que las cosas son contadas, medidas o pesas.

2. Venta en alzada o en globo: se perfecciona de inmediato.

3. Venta “Ad Gustum”: está sujeta a que el producto en venta sea probado, toda vez que el comprador lo pruebe y de su aprobación se habrá perfeccionado la venta.

4. Venta sujeto a ensayo previo: el perfeccionamiento de la venta está sujeto a ensayo y se perfeccionará si y sólo si se demuestra que el producto es apto para el uso a que está destinado.
(Ver Arts. 1.475 al 1.479 C.C.V.)

 FORMACIÓN DE LA VENTA.

Incapacidad Ver Arts. 1.143 al 1.145 C.C.V.

INCAPACIDADES PARA COMPRAR O VENDER.

  1. Entre marido y mujer: esta es una prohibición expresa del C.C.V.; cualquier venta entre marido y mujer es nula. Esto en virtud de que el bien pertenece a la comunidad conyugal, salvo que existan capitulaciones matrimoniales. (Ver Art. 1.481 C.C.V.)
  2. . Entre el padre y la madre: no pueden comprar, ni directamente ni por medio de otras personas, los bienes de los hijos que se encuentra bajo su potestad, sólo podrán vender con autorización del Juez de Protección, al cual deben demostrar previamente la finalidad de la venta del bien, es una prohibición para comprar, ya que pueden vender previa autorización judicial.
  3. Los tutores, protutores y curadores: tienen prohibición sobre los bienes de las personas sometidas a tutela, protutela o curatela, esto debido a que en la tutela, protutela y curatela, sólo se tiene la simple administración de los bienes más no la disposición en tanto que el pupilo alcance la mayoridad, el entredicho supere la interdicción o el Tribunal revoque el mandato para ser tutor, protutor o curador.
  4. Los mandatarios, administradores o gerentes: los bienes que están bajo su mandato o administración, dichos bienes no pueden ser adquiridos por los apoderados o administradores, pero podrán vender si el mandato contempla esa facultad, no pudiendo ser el dinero obtenido de la venta para lucro del apoderado sino que debe entregárselo al mandatario quien puede solicitar la rendición de cuentas del mandato.
  5.  Empleados públicos: estos no pueden disponer de los bienes públicos sometidos a su custodia o administración, en virtud de ser éstos bienes del Estado.
  6. Los Magistrados, Jueces, Fiscales, etc.: no pueden comprar los bienes ofrecidos en remate judicial.
  7.  Los abogados y procuradores: tienen prohibición para celebrar con sus clientes ningún pacto ni contrato de venta, permuta, etcsobre cosas comprendidas en las causas a que prestan su ministerio. (Pacto de Cuota Litis).(Ver Arts. 1.481 y 1.482 C.C.V.)

LIMITACIONES PARA LA VENTA.
Dentro de las limitaciones para la venta se tienen las procedimientos conservatorios preventivos, que tienen como finalidad, ante una situación jurídica litigiosa que debe dirimirse, dictar éstas medidas para evitar el traslado del dominio de la cosa en tanto no se resuelva la situación de conflicto. Entre estas se tiene:
• Prohibiciones de enajenar y gravar bienes inmuebles.

• Embargo de bienes muebles

• Secuestro de bienes determinados

• Otras medidas cautelares innominadas.

VALIDEZ DE LA VENTA

CONCEPTO DE COSA: porción del mundo exterior, material o inmaterial, actual o futura, con existencia separada y autónoma, que conforme al criterio dominante en una determinada sociedad, se considera útil para satisfacer necesidades humanas y que es susceptible de ser objeto de derecho.

CARACTERÍSTICAS DEL OBJETO: (Ver Art. 1.155 C.C.V.)
1. Debe ser posible: en cuanto a este requisito deben considerarse 2 hipótesis:

a. La venta de cosas que han perecido antes de la celebración del contrato: a este respecto    tenemos los siguientes supuestos:

              i. Si en el momento de la venta la cosa vendida ha perecido en su totalidad, la venta es inexistente (Art. 1.485 CC)

             ii. Si sólo ha perecido parcialmente, el comprador puede elegir entre desistir o pedir la parte existente con arreglo en el precio.

b. La venta de cosas futuras: es válida, salvo en los casos previstos en los Arts. 1.156; 1.483; 1.484 y 525 del CC     donde la prohibición nace de la ilicitud del objeto.

2. Debe ser lícito: en principio es lícita la venta de toda clase de bienes y derechos, muebles o inmuebles, corporales o incorporales, singulares o universales; pero por excepción no pueden venderse:
a. Los bienes no susceptibles de tráfico, bien sea por su naturaleza (cosas inapropiables como            por ej. Las cosas comunes), o bien sea por su destino (bienes del dominio público, etc.)

b. Los bienes de tráfico prohibido: por ejemplo una sucesión no abierta.

c. Los bienes de tráfico restringido: Ej.: Ley de Armas y Explosivos
3. Debe ser determinado o determinable: en esta materia rige el derecho común de modo que puede venderse una cosa individualizada o no; pero en este último caso la transferencia de la propiedad o derecho no ocurre hasta que no se realice la individualización.

PRECIO.

La obligación de pagar el precio en la venta debe tener por objeto el pago de una suma de dinero, a fin de diferenciarlo de otros contratos.

Se dice que el precio debe ser real o serio, en el sentido de que el vendedor debe tener la intención de exigirlo. De igual forma el precio no debe ser vil ni irrisorio.

El precio debe ser determinado o determinable; en principio la venta debe determinarse y especificarse por las partes (Art. 1.479 CC). No es necesario que éstas fijen una cantidad exacta de dinero; basta que la misma pueda ser determinada en relación directa a los elementos objetivos independientes de la voluntad de las partes o de la apreciación más o menos discrecional de ellas.

Las partes de común acuerdo pueden encomendar la fijación del precio a un tercero. La designación de éste puede hacerse en el acto mismo de la venta o después, siempre que en el contrato se determine la manera de designar al tercero en caso de desacuerdo entre las partes.

COSAS QUE NO PUEDEN SER VENDIDAS.

Para vender válidamente se requiere que el vendedor tenga el poder de disposición sobre la propiedad o derecho que enajena.

En nuestra legislación civil, la norma es que “la venta de la cosa ajena es anulable y puede dar lugar al resarcimiento de daños y perjuicios, si ignoraba el comprador que la cosa era de otra persona (Art. 1.483 CC)

Condiciones para que exista venta de la cosa ajena
1. Que la cosa sea ajena.

2. Que el hecho de ser ajena la cosa impida la transferencia querida por las partes.

Sanción de la venta de la cosa ajena
La venta de la cosa ajena es anulable y además puede originar la obligación de indemnizar daños y perjuicios.

  1. Anulabilidad del contrato: nuestro legislador sanciona la venta de la cosa ajena con una acción de nulidad relativa. La anulabilidad de la venta de la cosa ajena no obedece al criterio de que el contrato esté viciado de error ya que esa anulabilidad procede aun cuando el comprador sepa que la cosa era ajena. Realmente, la anulabilidad de la venta de cosa ajena no constituye sino una anticipación de la garantía o saneamiento por causa de evicción, es decir, una acción conferida al comprador para que éste pueda actuar frente al vendedor sin tener que esperar hasta que el verdadero dueño lo desposea, de alli que, la acción sólo corresponde al comprador y nunca al vendedor ni al verdadero dueño; y está sujeta a prescripción de 5 años y no a la de 10 años como sucedería si se tratara de una acción resolutoria. La venta de cosa ajena es confirmable conforme a derecho común (Art. 1.351 CC) y también por cualquier hecho posterior que eliminen el riesgo de la evicción, siempre que el comprador no haya pedido ya la nulidad del contrato.
  2.  Indemnización de daños y perjuicios: además de la nulidad, el comprador, siempre que en el momento de la venta ignoraba que la cosa era ajena, puede exigir daños y perjuicios.

OBLIGACIONES DEL VENDEDOR. LA TRADICIÓN.

Nuestro código dice que “la tradición se verifica poniendo la cosa vendida en posesión del comprador” (Art. 1.487 CC). La obligación de hacer la tradición es una obligación derivada de la obligación de transferir (Art. 1.265 CC)

MODOS DE HACER LA TRADICIÓN.

  1. Tradición de Inmuebles: el vendedor cumple con la obligación de hacer la tradición de los inmuebles con el otorgamiento del instrumento de propiedad (Art. 1.488 CC); el vendedor además de otorgar el instrumento de propiedad, normalmente está obligado a mucho más para dejar cumplida su obligación de hacer tradición. En todo caso el vendedor debe otorgar una escritura susceptible de ser registrada por el comprador, si es que no otorga directamente el documento público registrado.
  2. Tradición de Muebles Corporales: la tradición de los muebles se hace por la entrega real de ellos, por entrega de las llaves de los edificios que los contienen, o por el sólo consentimiento de las partes, si la entrega real no puede efectuarse en el momento de la venta o si el comprador los tenía ya en su poder por cualquier otro título (Art. 1.849 CC). También existen otras formas de hacer la tradición de bienes muebles corporales, entre las cuales pueden citarse la fijación de sellos o marcas y la tradición documental, o sea, la entrega de documentos que permiten obtener la posesión de dichos bienes.
  3. Tradición de las cosas incorporales: se verifica por la entrega de los títulos o por el uso que de ellas hace el comprador con el consentimiento del vendedor (Art. 1.490 CC).

LUGAR DE LA TRADICIÓN.

La tradición debe efectuarse en el lugar convenido por las partes y caso contrario, en el lugar donde la cosa se encontraba en el acto de la venta (Art. 1.492 CC).

MOMENTO DE LA TRADICIÓN.

La tradición debe efectuarse en el momento convenido por el contrato y en silencio de éste, de inmediato, pero debe considerarse lo siguiente:

  1. El vendedor que no ha acordado plazo para el pago, no está obligado a entregar la cosa si el comprador no paga el precio (Art. 1.493, encab.)
  2. El vendedor tampoco está obligado a hacer la entrega aún cuando haya acordado plazo para el pago del precio, si después de la venta el comprador se hace insolvente o cae en el estado de quiebra, de suerte que el vendedor se encuentre en peligro inminente de perder el precio a menos que se dé caución de pagar en el plazo convenido (Art. 1.493, ap. Único).
  3. El vendedor pierde el beneficio del término que se le haya concedido para efectuar la tradición en los casos de caducidad del plazo previstos en el derecho común (Art. 1.215 CC).
  4. El vendedor tampoco está obligado a hacer entrega cuando habiendo acordado plazo para el pago del precio, éste ha vencido sin que el comprador haya cumplido su obligación, siempre que se reúnan las condiciones exigidas por el derecho común para oponer la excepción.

GASTOS DE LA TRADICIÓN.

Los gastos de la tradición son de cuenta del vendedor, salvo los de escritura y demás accesorios de la venta que son del cargo del comprador. También son de cargo de éste los gastos de transporte, si no hay convención en contrario (Art. 1.491 CC).

OBJETO DE LA TRADICIÓN.

En principio, el vendedor de una cosa debe entregarla tal como se encontraba en el momento del contrato, con sus frutos, accesorios y todo cuanto esté destinado a perpetuidad para su uso, así como los títulos y documentos concernientes a la propiedad y uso de la misma (Art. 1.495 CC).
(Ver Arts. 1.290, 1.294, 1.494, 1.495, 1.265, 1.344, 1.499; relativos a la entrega de la cosa vendida, sus frutos y accesorios, y títulos y documentos).

OBLIGACIONES DEL VENDEDOR. SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS

SANEAMIENTO POR VICOS OCULTOS.

El saneamiento por vicios ocultos deriva de la obligación de transmitir la propiedad o derecho. Sin embargo, la ley lo regula como si fuera una obligación autónoma de asegurar la posesión útil de la cosa, o sea, garantizar al comprador una posesión que le permita utilizar la cosa en la forma que podía esperar legítimamente.

 

ACCIÓN REDHIBITORIA.

La acción redhibitoria puede confundirse con la resolución de contratos por incumplimiento, con la anulación por error y con la anulación por dolo; pero, la acción redhibitoria, a diferencia de estas otras acciones, presupone que el vicio de la cosa afecte las cualidades de las cuales dependa su uso, aunque el comprador no las haya considerado esenciales; la acción redhibitoria no trae como consecuencia la anulación del contrato y el tiempo útil para proponer ambas acciones es distinto.

RESPONSABILIDAD LEGAL POR VICIOS OCULTOS.

La responsabilidad del vendedor por vicios ocultos deriva de la existencia de un vicio redhibitorio lo que nos lleva a establecer los siguientes supuestos:

1) Por lo que respecta a la naturaleza del vicio:

                        a. Que afecte cualitativamente la cosa y no sólo cuantitativamente.

b. Que la afecte para el uso al cual está destinada.
  2) Por lo que respecta a la gravedad del vicio, que sea de tal magnitud como para que el comprador de haberlo conocido no hubiera comprado la cosa o hubiera ofrecido un precio menor.

            3) Que el vicio sea oculto, ya que el vendedor no está obligado por los vicios aparentes y que el comprador habría podido conocer por sí mismo (Art. 1.519 CC)

            4) Que el vicio exista para el momento de la venta.

            5) Que el vicio sea ignorado por el comprador.
            6) En el caso de venta de animales el vendedor sólo es responsable por los vicios determinados         por la ley o por los usos locales. (Art. 1.525, ord. 1º CC).
ACCIONES.

  1. En principio, el comprador puede optar entre ejercer la acción redhibitoria, mediante la cual devuelve la cosa y le restituyen el precio, o la acción estimatoria, mediante la cual retiene la cosa haciéndose restituir la parte del precio que determinen los expertos.
  2. Si el comprador opta por la acción redhibitoria, procede la devolución recíproca de la cosa vendida y del precio. Las devoluciones pueden ser parciales cuando se han vendido cosas varias o cuando la cosa vendida es divisible conforme al uso.
    a. Obligaciones del vendedor: varían según su buena o mala fe. En principio, la buena fe debe presumirse.
    i. El vendedor de mala fe debe: 1) restituir el precio íntegro, aun cuando por negligencia  o imprudencia del comprador pueda considerarse que hay culpa común; y 2) indemnizar los daños y perjuicios sufridos por el comprador (Art. 1.522 CC).
    ii. El vendedor de buena fe debe: 1) restituir el precio en los mismos términos que en el caso anterior; y 2) reembolsar al comprador los gastos hechos con ocasión de la venta  (Art. 1.523 CC).

b. La obligación del comprador es restituir la cosa vendida en el estado en que se encontraba cuando la recibió junto con los frutos percibidos desde ese momento. De aquí derivan dos supuestos en caso de haberse deteriorado la cosa:

i. Si la cosa se ha deteriorado por causa del vicio oculto, los deterioros son por cuenta del vendedor.

ii. Si la cosa se ha deteriorado por caso fortuito los deterioros corren a cargo del comprador.

  1. Si el comprador opta por la acción estimatoria, el vendedor, en todo caso, está obligado a restituirle la parte del precio que se determine por los expertos (Art. 1.521 CC). Si el vendedor para el momento de la venta conocía el vicio, está obligado también a indemnizar al comprador de los daños y perjuicios correspondientes (Art. 1.522 CC); pero si ignoraba el vicio, además de la restitución parcial del precio, sólo tendrá que reembolsar la porción que corresponda de los gastos hechos con ocasión de la venta (Art. 1.523 CC).
  2. Si la cosa ha perecido a causa de sus defectos el vendedor estará obligado a restituir el precio y a pagar todas las demás indemnizaciones que proceden conforme a lo antes señalado; pero si pereció por caso fortuito la pérdida es por cuenta del comprador (Art. 1.524 CC).
  3. El tiempo útil para proponer la acción (lapso) es limitado: el comprador debe intentar la acción redhibitoria que proviene de vicios de la cosa en el término de un año, contados:

b. Si se trata de animales, dentro de los 40 días siguientes a la entrega.

c. Si se trata de cosa muebles, dentro de 3 meses posteriores a la entrega.

(Ver Art. 1.525 CC). El lapso de referencias es de caducidad, no de prescripción.
RÉGIMEN CONVENCIONAL DEL SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS.

Las normas legales sobre saneamiento por vicios ocultos son de carácter supletorio, de modo que las partes pueden libremente excluir su aplicación. Es nula la cláusula que exonere o disminuya la responsabilidad del vendedor respecto de los vicios conocidos por éste y no declarados en el contrato.

GARANTÍA CONVENCIONAL DE BUEN FUNCIONAMIENTO.
CONCEPTO: Existe garantía convencional de buen funcionamiento cuando el vendedor se compromete a responder al comprador para caso de que, durante un término determinado, la cosa vendida no funcione bien. Para que esta opere es necesario que exista un compromiso expreso o tácito del vendedor porque la misma no deriva de la ley.

REQUISITOS:
1. Que la cosa no funcione bien, es decir, que surja un defecto de funcionamiento.

2. Que el defecto de funcionamiento no se deba a culpa del comprador.
OBJETO DE LA OBLIGACIÓN: Depende del contenido del contrato. Suele consistir en una obligación de dar (suministrar al comprador una cosa nueva, sustituir piezas, etc.)o de hacer (reparar la cosa).

LAPSO PARA INTENTAR LA ACCIÖN: En caso de inejecución de la obligación del vendedor, salvo pacto en contrario, es de un año a partir de la denuncia del defecto de funcionamiento (Art. 1.526 CC).

GARANTÍA CONVENCIONAL DE BUEN FUNCIONAMIENTO Y SANEAMIENTO POR VICIOS OCULTOS.

Frecuentemente se plantea si la garantía convencional sustituye la garantía de vicios ocultos.
El interés deriva de que el vendedor que garantiza el buen funcionamiento no se obliga a indemnizar los daños y perjuicios que el mal funcionamiento pueda causar al comprador. En tales condiciones, si la causa del del defecto de funcionamiento es un vicio oculto y el vendedor es de mala fe, resultaría más ventajoso para el comprador hacer valer las normas sobre saneamiento porque éstas le permiten obtener la indemnización de los daños y perjuicios.

Así pues, depende de la intención de las partes, que generalmente es la de sustituir la aplicación de las normas sobre saneamiento por vicios ocultos por la aplicación de las normas convencionales sobre la garantía de buen funcionamiento.

Noción y elementos constitutivos.

  • Levy: “es la violación de una confianza legítima engañada”.
  • Savatier: “inejecución de un deber que la persona debía conocer y observar”; para ello, parte de a idea de que toda persona debe observar una conducta predeteminada.
  • De Page: la define como “un error en la conducta”
  • Giorgi: la define como “la violación de una obligación jurídica e incluso, violación dolosa”.
  • Barbero: No da su definición, sino que establece sus caracteres que son: lavoluntariedad y la previsibilidad y excluye por lo tanto, la intencionalidad. Con esto se observa que Barbero hace una clara distinción entre dolo y culpa.
  • Tetrálogo Planiol: la define como “la violación de una obligación preexistente. Según él, las obligaciones preexistentes se componen de cuatro principios:
    1. Toda persona debe abstenerse de toda violencia contra personas y cosas; de no hacer e intencional.
    2. Toda persona debe abstenerse de todo fraude, es decir, de todo acto destinado a dañar a otra; de no hacer e intencional.
    3. Toda persona debe abstenerse de toda actividad para la cual no tenga la habilidad, pericia o competencia necesarias; de no hacer realizadas con imprudencia o negligencia.
    4. Toda persona debe ejercer la debida vigilancia sobre las personas o cosas que estén bajo su guarda. Obligación de hacer, violadas con imprudencia o negligencia.
  • Para Mazeaud y Tunc estas definiciones, incluyendo el Tetrálogo de Planiol son muy vagas o se refieren siempre a una conducta errada. Entonces se preguntan ¿Cuándo el autor del daño no ha obrado como habría sido preciso? Y concluyen señalando que de eso se trata la definición de la culpa.
  • Mazeaud la define: “La culpa es un error tal de conducta, que no se habría cometido por una persona cuidadosa, situada en las mismas circunstancias “externas” que el demandado”.

Mazeaud distingue:

1.- Culpa Intencional.
1.1. Llamada delictual en el caso de la responsabilidad extracontractual.
1.2. Llamada dolosa en el caso de la responsabilidad contractual.
2.- Culpa no intencional.

2.1. Cuasidelictual en la responsabilidad extracontractual.
2.2. No dolosa, por imprudencia o negligencia en el caso de la responsabilidad extracontractual.

Lo interesante de la distinción.

  1. Al tratarse de una culpa intencional, pues el autor ha querido causar ese daño, la noción de culpa la constituye esa mala intención. Así que basta que el juez realice un examen subjetivo, es decir “en concreto” de la actuación del deudor. Esto quiere decir que tomará en cuenta las circunstancias externas que rodearon el hecho, como aquellas internas y particulares del sujeto (Como lo es la intención particular de causar daño).
  2. Al tratarse de una culpa no intencional, la doctrina varía su criterio en cuanto a si se debe valorar en concreto o en abstracto; en Venezuela se asume la segunda posición. En que consiste? Pues se analiza si en esa misma circunstancia la actuación de un sujeto será de la misma manera. Lo que hace es valorar las circunstancias externas. Ejemplo. Un médico en una medicatura rural, falto de aparatos y tecnología hace un diagnóstico errado, lo que hace el juez es colocar a ese médico en circunstancias adecuadas para realizar el diagnóstico y precisar si actuaría de la misma forma.
Unidad de la noción de culpa contractual. La aparente contradicción entre los artículos 1.270 y 1.271 C.C.

Artículo 1.270.- La diligencia que debe ponerse en el cumplimiento de la obligación, sea que ésta tenga por objeto la utilidad de una de las partes o la de ambas, será siempre la de un buen padre de familia, salvo el caso de depósito.

Artículo 1.271.- El deudor será condenado al pago de los daños y perjuicios, tanto por inejecución de la obligación como por retardo en la ejecución, si no prueba que la inejecución o el retardo provienen de una causa extraña que no le sea imputable, aunque de su parte no haya habido mala fe.

En apariencia el segundo artículo pareciera no exigir la noción de culpa, empero, está presente si consideramos que se presume que el deudor incumplió con culpa dolosa, amenos que pruebe que el incumplimiento se debió a una causa extraña no imputable a él.

La noción de culpa es la misma, el problema es la extensión de la carga de la prueba EN MATERIA CONTRACTUAL. Para ello será necesario distinguir entre obligaciones de medio y obligaciones de resultado. Luego de hacer estas distinciones, tendrá sentido la definición hecha por Mazeaud

I. Obligaciones de resultado:

Son aquellas en las cuales el deudor se compromete a una obligación precisa, estrictamente determinada.

II. Obligaciones de medio:

Son aquellas en las cuales el deudor no se compromete a un resultado determinado, sino a cumplir cierto esfuerzo, a tomar ciertas medidas en el desarrollo de la actividad.
En cuanto a las obligaciones de dar y de no hacer, siempre se tratará de una obligación de resultado, el problema radica en las obligaciones de hacer, donde surgen dudas en al distinción, pues existe una subcategoría de obligación de medio llamada obligación de garantía o de seguridad.

Por ejemplo al comprometerse a transportar una persona, la obligación inicial es de resultado, es decir llevarla a Puerto La Cruz, sin embargo debe hacerlo sana y salva; allí está implícita una obligación de medios, pero ¿Cuál es el límite? ¿Hasta donde llega esa obligación?

Importancia de la distinción entre obligaciones de medio y de resultado respecto de la concepción unitaria de la culpa.
Si se trata de una obligación de resultado de tipo contractual, corresponde aplicar el artículo 1.271 C.C y por lo tanto ante el incumplimiento se presume la culpa del deudor quien sólo puede excusarse probando que se debió una causa extraña no imputable a él.
Si se trata de una obligación de medios de tipo contractual, el aplicable es el artículo 1.270, el cual ampara al deudor con una presunción a su favor y por lo tanto la carga de la prueba de la culpa en la inejecución corresponde al acreedor.
Clases de culpa.
1°.- Culpa por comisión y culpa por omisión.
Según consista en una actividad e hacer o de no hacer por parte del deudor.
Comisión = positiva = Imprudencia. En este caso el deudor realiza una conducta que no debía desplegar. Por ejemplo conducir a exceso de velocidad por una zona escolar.

Omisión = negativa = Negligencia. Por ejemplo una persona se percata que un ciego camina hacia un precipicio y no le advierte del peligro. Ocurre cuando el deudor no desarrolla un actividad a la cual estaba obligado o lo hace pero de modo insuficiente. Nótese que la obligación en estos casos es de hacer y el deudor no la cumple.

2°.-Culpa contractual y extracontactual.

Sistemas de apreciación de la culpa.

A.- En Concreto. Para determinar la culpa debe compararse la conducta desplegada para el sujeto en un momento dado y que se desea calificar con la conducta habitual que normalmente desarrolla ese mismo sujeto en su vida diaria. Si la conducta desplegada en un momento determinado es inferior a la que generalmente desarrolla el mismo sujeto ha incurrido en culpa.
B.- En Abstracto. Según este sistema, para determinar si existe culpa en la abstracción de una persona, debe compararse la conducta desarrollada por ella en un momento con la conducta que hubiera desarrollado una persona abstracta, ideal, dotada de determinadas cualidades o defectos y colocadas en las mismas circunstancias externas de la persona, cuya conducta se quiere calificar. Si la conducta del sujeto de derecho es inferior al del ente abstracto, aquel había incurrido en culpa. Ente abstracto: “pater familiae” “buen padre de familia” 1270 código civil.
La gradación de la culpa.
En materia civil no presenta mayor inconveniente pues lo que importa es la existencia de la culpa sin interesar el grado, lo cual no sucede en materia penal, donde es fundamental para imponer una pena.
La imputabilidad.
Es un elemento esencial para la existencia de la culpa y no para la existencia de la responsabilidad civil. Sin imputabilidad no hay culpa.
En materia contractual en menor y el demente o entredicho son inimputables pues no tienen capacidad para contratar.
En materia extracontractual si pueden resultar imputables si se comprueba que tuvieron discernimiento para realizar e acto y causar el daño.

Noción de Responsabilidad.

 El Diccionario de la Real Academia define el término “responsabilidad” de la siguiente manera: “deuda, obligación de reparar y satisfacer por sí o por otro, a consecuencia de delito, de una culpa, o de otra causa legal”.

 La expresión responsabilidad, proviene del latín “respondere” que significa, responder, hacer frente a, estar obligado. Lo cual es muy amplio y puede referirse a la responsabilidad religiosa, moral y jurídica.

Responsabilidad Moral y Responsabilidad Jurídica.

 Mazeud Tunc: “ Se es responsable moralmente, cuando, ante Dios, si se es creyente o ante la propia conciencia, tan solo si se es ateo, se debe responder de un acto o de una abstención”.

 En el caso de la responsabilidad moral no es necesario la existencia de un daño, pues esta permanecerá de forma en el sentir interior del individuo. Por otro lado la responsabilidad civil, reguladora de las relaciones entre individuos requiere la existencia de un daño o perjuicio exteriorizado.

Ambas puedes surgir sin ser excluyentes una de otras.

Diferentes tipos de responsabilidad jurídica.

  1. Penal: La sociedad debe defenderse contra los hechos que la perturben y para ello establece sanciones o penas.
  2. Civil: No se trata de castigar sino de reparar los daños sufridos por un particular.
  3. Administrativa: Surge por la actividad de un administrado o un funcionario. (Ley Contra la Corrupción, Ley del Estatuto de Función Público, Título VI, Capítulo I, Art 79 y Sig).

El perjuicio es determinante, si éste afecta a la sociedad (perjuicio social) estaremos en presencia de una responsabilidad penal; si el perjuicio afecta intereses particulares, estaremos en presencia de una responsabilidad civil.

 Diferencias entre responsabilidad civil y penal

  1. La R. penal garantiza intereses de tipo general. La R. civil vela por intereses particulares.
  2. La R. penal aparece como una sanción, cuya severidad es mayor en la medida en que la perturbación social sea mayor, incluso puede surgir independientemente del daño. La R civil por suponer un daño privado solo busca su reparación, la medida de la reparación será el daño causado.
  3. La R penal se caracteriza por la tipicidad, “Nullum crimen, nulla pena, sine lege”. La R civil en cambio contiene una norma abstracta, de carácter general y para ello establece las mismas consecuencias, la reparación en la medida del daño causado.
  4. En materia civil sólo se toma en cuenta el daño causado sin determinar grados.
  5. En materia penal no existe la responsabilidad por el hecho de otro, civilmente encontramos la del padre por los hechos del hijo, la del patrono por los del empleado etc…

Noción de responsabilidad civil. Importancia.

 Tres preceptos de un hombre justo, “honerte vivere, ius suum quique tribuere”. “Vivir honestamente, no hacer daño a los demás, dar a cada uno lo suyo”.

 Así cuando una persona causa perjuicio a otra, por imprudencia o negligencia o por no haber dado oportuno cumplimento a sus obligaciones asumidas surge para esa persona la obligación de reparar tal daño; en otras palabras surge la RESPONSABILIDAD CIVIL. Como fundamento de la R.C contractual y extracontractual.

 Existe una obligación para todo individuo dentro de una comunidad, de observar tanto el cumplimiento de las obligaciones concretas, voluntariamente contraídas, como las que la Ley impone, esto con el fin de no lesionar a otro, caso contrario el deber de reparar el daño causado.

El considerable aumento de la producción de daños.

Fundamento de la responsabilidad civil

  1. Teoría de la culpa. Deficiente para explicar las responsabilidades por el hecho de otro.
  2. Teoría de los Riesgos.
  3. Teoría de la garantía. Todo el que sufre un daño debe, en principio ser reparado. Lo hace desde el punto de vista de la víctima. Concilia considerando que tratándose de daño corporal o material, no será necesaria la noción de culpa y cuando se trata de daños económicos o morales será necesaria la culpa.
  4. Teorías Mixtas.
  5. Teorías de la Seguridad Social. Como compensación al sin número de nuevos hechos generadores de daño y como medida compensadora de las clases sociales acudiendo a la idea de solidaridad entre ciudadanos.

Naturaleza y Caracteres.

La R.C es eminentemente patrimonial.

Su objeto es resarcir el daño mediante su reparación, no hacerlo desaparecer.

  1. Su finalidad es la reparación del daño y no el castigo. Por eso carece de importancia el grado de culpa.
  2. Es una institución de carácter privado, de tal modo que no opera de oficio.
  3. No sólo es por un hecho personal. (Ejemplos. Los daños causados por vehículos o el de cosas o el del empleador por sus trabajadores, la del tutor por su pupilo).

Clases de responsabilidad civil.

  1. Responsabilidad civil negocial o contractual.
    • No hace nacer una obligación. Consiste en la reparación ante la inejecución de una convenida previamente a través del acuerdo de voluntades contractual.
  2. Responsabilidad civil delictual o extracontractual.
    • Es una violación al simple deber de no dañar.

Como sucede en el contrato de trabajo, a pesar de existir una relación contractual, pueden surgir una obligación extracontractual pues el daño se puede causar independientemente de esa relación contractual. Al despedir a un trabajador se hace uso de una facultad contractual, sin embargo se puede causar un daño extracontractual si se ha incurrido en Moobing.

Para quienes apoyan la tesis Clásica, la primera es realmente una sanción ante el incumplimiento de lo pactado previamente y la segunda es una auténtica fuente de obligaciones.

El INCUMPLIMIENTO

Publicado: septiembre 4, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:,
Generalidades.

“El incumplimiento en sentido técnico, no es solamente defecto de una prestación, es el defecto de la prestación debida. Hay, precisamente, incumplimiento cuando se debe una prestación determinada y no se la efectúa” (Barbero).

Cuando se incumple la obligación, de una parte el deudor viola el deber, que tiene de ejecutar la obligación y, de otra parte, el acreedor ve violado el derecho que tiene a que el deudor le ejecute la obligación exactamente como fue contraída, pero le nace el derecho a ejercer acciones contra su deudor.

Fundamento legal: art. 1271 C.C.

El defecto de la prestación debida puede ser:

  1. Total o parcial, (si se atiende a su naturaleza).
  2. Definitivo o temporal (“mora”), (según su duración)
  3. Voluntario o involuntario, (según las causas que lo originan).
Formas de incumplimiento.
  1. Según su naturaleza propia.
    1. Total.
    2. Parcial. (También llamado “defectuoso”).
  2. Según su duración.
    1. Permanente o Definitivo.
    2. Temporal. (Normalmente retardo).
  3. Según su origen se deba a hechos o causas.
    1. Imputable al deudor. (Voluntario).
    2. Causa extraña no imputable. (Involuntario).
Efectos del incumplimiento.
  1. Surge para el acreedor la facultad de hacer exigible de forma forzosa el cumplimiento de la obligación dependiendo de las posibilidades de ejecución en especie, por equivalente, directa o indirecta. Facultad amparada por los órganos jurisdiccionales.
  2. Para el deudor la responsabilidad sobre los daños y perjuicios causados, bien sea por la inejecución o por el retardo o cumplimiento defectuoso.
Incumplimiento voluntario temporal.
  • Cual es?…………
  • Se debe a un hecho exclusivo del deudor.
  • Según su duración el incumplimiento ocupa un espacio de tiempo; cumple pero con retraso.
Entonces nos referimos a: LA MORA
  • El incumplimiento temporal consiste en un retardo, tardanza o demora en la ejecución de la obligación. Si este incumplimiento temporal, resulta ser, además, de naturaleza culposa, daría origen a la mora.
  • La mora se caracteriza, pues, por ser un incumplimiento de naturaleza temporal y culposa.
  • Definiciones: “La mora es el retardo culposo en el incumplimiento de la obligación”

CESIÓN Y SUBARRENDAMIENTO.

Publicado: septiembre 3, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:,

Se entiende por subarrendamiento el arrendamiento celebrado por el arrendatario con un tercero (el subarrendatario) y por cesión de arrendamiento la cesión que hace el arrendatario a un tercero (cesionario) de los derechos que tiene frente al arrendador.
Establecida la diferencia entre los conceptos de la cesión de arrendamiento y de subarrendamiento se siguen las siguientes consecuencias:

  1. El subarrendamiento es frente al arrendador “res inter alios acta” de modo que el subarrendatario viene a ser un tercero que no tiene derechos ni deberes frente al arrendador derivados del subarrendamiento. En cambio, la cesión de arrendamiento, como cesión de crédito que es, surte efectos frente al arrendador desde que éste la acepte o desde que se le haya notificado.
  2. El canon que debe el subarrendatario al arrendatario puede diferir del pactado entre el arrendador y el arrendatario, mientras que el canon de arrendamiento permanece igual en el caso de cesión total.
  3. El subarrendatario tiene derecho de invocar frente al arrendatario todos los derechos que tienen los arrendatarios frente a sus arrendadores, mientras que los derechos que puede invocar el cesionario frente al arrendatario cedente son los derechos que le corresponden conforme a las normas de la cesión de créditos.
  4. El arrendatario tiene frente al subarrendatario el privilegio que la ley concede a los arrendadores; no así el arrendatario – cedente.

EL DERECHO DE CEDER EL ARRENDAMIENTO Y DE SUBARRENDAR.
El Art. 1.583 CCV establece que el arrendatario puede ceder y subarrendar, salvo convención en contrario.

Si el arrendatario cede o subarrienda estándole prohibido, el arrendador puede intentar contra él la acción de cumplimiento o de resolución u oponerle la excepción “non adimpleti contractus”, además de exigirle la indemnización de los daños y perjuicios, si los hubiere.
CAUSAS DE EXTINCIÓN DEL ARRENDAMIENTO.


Son causas de extinción del arrendamiento:

  • El Mutuo Disenso.
  • Expiración del término fijado: Si el arrendamiento se ha hecho por tiempo determinado, concluye el día prefijado, sin necesidad de desahucio (Art. 1.599 CCV). En relación a la expiración del arrendamiento por vencimiento del término es necesario considerar la institución de la tácita reconducción, mediante la cual si la expiración del término fijado, el arrendatario queda y se le deja en posesión de la cosa arrendada, el arrendamiento se presume renovado y su efecto se regula como si se tratara de un contrato en el cual las partes no hubieran determinado su duración. (Art. 1.600CCV).
    • Supuestos de la tácita reconducción:
      • Que el contrato de arrendamiento sea por tiempo determinado (por las partes o por la ley).
      • Que el arrendatario quede en posesión de la cosa arrendada y que el arrendador lo haya dejado en esa posesión.
      • Efecto de la tácita reconducción: es la presunción de que se ha celebrado un nuevo contrato de arrendamiento entre las mismas partes respecto de la misma cosa y por el mismo precio, pero sin tiempo determinado por las partes.
  • Voluntad unilateral: es causa de extinción del contrato cuando resulta de una cláusula contractual y cuando el arrendamiento no es por tiempo determinado (ni por las partes ni por la ley)
  • Pérdida o destrucción de la cosa:
    • Pérdida o destrucción total de la cosa (Art. 1.588 CCV)
    • Pérdida o destrucción parcial de la cosa (Art. 1.588 CCV)
    • Pérdida de los frutos de la cosa no extingue el contrato sino que sólo puede producir reducción del canon cuando se trata de arrendamientos de predios rústicos (Arts. 1.624 y 1.625 CCV)
  • Resolución por incumplimiento culpable: la resolución por incumplimiento, sea legal o convencional responde al derecho común, salvo en lo que respecta a los efectos de la misma en el tiempo, ya que el disfrute del arrendatario, cuando ha existido, es un hecho que no puede borrarse. Así el arrendador puede exigir el pago de los alquileres  vencidos con anterioridad a la resolución y no está obligado a repetir los cánones percibidos sino cuando y en la medida en que se trate de cánones que correspondan a períodos de disfrute posteriores a la resolución. La resolución puede estar acompañada de la condena al pago de daños y perjuicios.
  • Enajenación de la cosa arrendada: en nuestro CC Arts. 1.604 y 1.605, la presunción se establece asi:
    • Se presume que el nuevo adquirente respetará el arrendamiento por todo el tiempo convenido si concurren dos hechos: a) que el contrato conste de instrumento público o de documento privado con fecha cierta: b) que el contrato original fuera por tiempo determinado. En todo caso, será necesario que el contrato haya sido registrado si el arrendamiento del inmueble excede de seis años (Art. 1.604 ap. Único y Arts. 1.920 ord. 5º y 1.924 CCV).
    • Se presume que el nuevo adquirente respetará el arrendamiento por todo el tiempo por el cual se reputan celebrados los contratos por el tiempo indeterminado, cuando no se reúnen las condiciones antes indicadas, siempre que el arrendatario tenga goce de la cosa con anterioridad a la enajenación.

Ambas pueden ser desvirtuadas si se prueba la existencia de pacto en contrario.

LEY DE ARRENDAMIENTOS INMOBILIARIOS.
Campo de Aplicación:
El decreto ley que nos ocupa rige el arrendamiento y subarrendamiento de los inmuebles urbanos y suburbanos destinados a vivienda, y/o al funcionamiento o desarrollo de actividades comerciales, industriales, profesionales, de enseñanza y otras distintas de las especificadas, ya sean arrendados o subarrendados totalmente o por partes (Art. 1º Decreto ley de Arrendamientos Inmobiliarios).
 

Jurisdicción Especial Inquilinaria

Las funciones administrativas inquilinarias son de la competencia exclusiva del Poder Ejecutivo Nacional, y el ejercicio de sus funciones podrá ser delegado por este Poder Nacional a las Alcaldías, en cuyo caso las multas que aquéllas impongan como sanciones a los contraventores de esta ley, ingresarán al respectivo Tesoro Municipal. En el Área Metropolitana de Caracas estas funciones no podrán ser delegadas, y las ejercerá el Ejecutivo Nacional por órgano de la Dirección General de Inquilinato del Ministerio de Infraestructura.
En materia de competencia judicial:

La competencia judicial en el Área Metropolitana de Caracas corresponde a los Tribunales Superiores en lo Civil y Contencioso Administrativo, en lo relativo a la impugnación de los actos administrativos emanados de la Dirección General de Inquilinato del Ministerio de Infraestructura; y en el resto del país, la competencia corresponde a los Juzgados de Municipio o los de igual competencia en la localidad de que se trate, en cuyo caso, a tales Juzgados del interior de la República se les atribuye la competencia especial Contencioso Administrativo en materia inquilinaria. El conocimiento de los demás procedimientos jurisdiccionales, a que se refiere esta Ley, en materia de arrendamientos urbanos y suburbanos será competencia de la jurisdicción civil ordinaria.
GARANTÍAS DE LA RELACIÓN ARRENDATICIA

  • Las reglas generales son dos:
    • El arrendador podrá exigir al arrendatario garantías reales o personales en respaldo de las obligaciones asumidas por éste.
    • En ningún caso, podrán coexistir ambos tipos de garantías.
  • El siguiente grupo se refiere a las garantías constituidas por “depósitos en dinero”:
    • La primera norma en la materia es que el dinero dado en garantía no podrá exceder del equivalente a 4 meses de alquiler más los intereses que se generen, sumas estas que nunca podrán ser imputables al pago de los cánones.
    • La segunda es que, una vez entregado al arrendador, sea esta persona natural o jurídica, deberá colocar la suma en un ente regido por la Ley de Bancos y otras instituciones financieras, entendiendo que los intereses corresponderán al arrendatario y de que serán acumulados a la cantidad dada en garantía.
    • Tercera norma dispone, si por cualquier circunstancia, el arrendador incumpliere la obligación establecida en el artículo precedente, quedará obligado a satisfacer al arrendatario intereses calculados a la tasa pasiva promedio de los seis principales entes financieros durante la vigencia de la relación arrendaticia, conforme a la información que suministre el Banco Central de Venezuela.
    • El arrendador deberá reintegrar al arrendatario, dentro de los sesenta (60) días calendario siguientes a la terminación de la relación arrendaticia, la suma recibida como garantía de las obligaciones del arrendatario, más los intereses que se hubiesen causado hasta ese momento, siempre que estuviere solvente respecto al cumplimiento de las obligaciones arrendaticias a su cargo.
    • Si el arrendador se negare sin justa causa a reintegrar el depósito y sus intereses, vencido el término a que se refiere el artículo anterior, el arrendatario podrá ocurrir al Tribunal competente por la cuantía para hacer valer sus derechos y pretensiones y la causa se tramitará en instancia única, conforme al procedimiento breve establecido en este Decreto Ley.
    • Los intereses de mora causados por el atraso en el pago de los cánones de arrendamiento, no podrán ser superiores a la tasa pasiva promedio de las seis (6) principales entidades financieras, conforme a la información que suministre el Banco Central de Venezuela.
  • Las partes podrán establecer cláusulas penales por el incumplimiento de la obligación asumida por el arrendatario, referida a la entrega del inmueble al vencimiento del plazo.