Archivos de la categoría ‘DERECHO CIVIL’

Generalidades y especies de cumplimiento.

  • Barbero: “El cumplimiento es la ejecución puntual de la prestación debida, por parte del deudor.
  • Con el cumplimiento se logra la satisfacción, pero la satisfacción no está subordinada necesariamente a la realización del cumplimiento porque, la satisfacción del crédito puede lograrse con hechos diferentes del cumplimiento del débito, por ejemplo, con el “cumplimiento de un tercero”, que no es deudor y no está obligado a cumplir.
  • El cumplimiento pues, no es más que uno de los modos (por lo demás el principal) con que puede procurarse la satisfacción.
  • El cumplimiento tiene, por tanto, carácter instrumental respecto de la satisfacción que no es insustituible”.
  • Por cumplimiento se entiende su ejecución, lo que constituye un deber jurídico para el deudor, a quien no le es potestativo cumplir o no cumplir, sino que siempre debe ejecutar la obligación contraída.
  • Sin embargo el acreedor, muy a pesar del deudor, está facultado para exigir el cumplimiento de la obligación constriñéndole a través de los órganos jurisdiccionales.
  • Así, el cumplimiento puede ser de dos tipos, el primero voluntario cuando el deudor honra la obligación asumida en el modo pactado, y el segundo será forzoso cuando el acreedor le constriñe mediante las acciones que la ley le otorga y ejecuta a través de la jurisdicción.
  • En la doctrina también se ha denominado al cumplimiento como pago, entiéndase de forma amplia pues no se refiere sólo a la entrega de cantidades de dinero, sino a desplegar o realizar la actividad para la cual se ha comprometido.
  • Fundamento Legal: Art. 1.264 C.C. (si entendemos bien este artículo, entenderemos el incumplimiento, por lo tanto se recomienda su análisis).
  1. Cumplimento en especie.
  2. Cumplimiento por equivalente o mediante equivalente.
  • Dependiendo de quién la cumpla puede ser: Directo o Indirecto.
El cumplimiento en especie: Principios que lo rigen.
  • Consiste en la ejecución de la obligación exactamente como ha sido contraída.
Principios:
  • Principio de Identidad. El cumplimiento debe ser igual a la prestación pactada, sin importar si el equivalente es superior a lo pactado. Fundamento. Art. 1290 C.C.
  • Principio de integridad. El cumplimiento debe ser completo, por lo tanto no puede ser fraccionado. El deudor no puede cumplir menos de lo pedido ni el acreedor puede exigir más de ello. Fundamento Art. 1291 C.C.

Estos principios no son más que una derivación de lo establecido en el artículo 1264 antes enunciado y referente al cumplimiento.

Imposibilidad del Cumplimento en Especie.

Hay casos de imposibilidad de cumplir en especie natural o jurídicamente, tales casos son:

  • Cuando existe imposibilidad NATURAL de cumplir en especie la prestación, porque la cosa que constituye su objeto ha perecido o no está disponible y es irremplazable.
  • Ejemplos: a) La pérdida de miembros del cuerpo humano, b) Un cuadro célebre como “L’oro dell’Azzurro” de Joan Miró, c) La cosa está fuera del tráfico jurídico por una disposición legal.
  • Cuando en virtud de la naturaleza de la obligación la ejecución en especie no es posible.
  • Ejemplos: a) Obligaciones que tienen como particularidad esencial, la que deben ser cumplidas en determinado tiempo o época. Llamadas también obligaciones sujetas a término esencial: La carroza que necesita una candidata para el desfile de la feria, o los pinos que se necesitan para la época de navidad y no en marzo, b) Cuando se trata de obligaciones de no hacer que han sido incumplidas y eso no puede ser borrado de la realidad: Cuando le prohíben a un artista actuar en otra televisora y no se abstiene, c) Cuando el cumplimiento sólo puede ser efectuado por el deudor y el deudor se niega a cumplirlas. En especial se trata de aquellas obligaciones intuitu personae, las cuales se han pactado en virtud de las habilidades especiales de un determinado deudor: El acreedor quiere a Ricardo Arjona para la fiesta de su hija, así que no podrá cumplir el Carrao de Palmarito en su lugar.
  • Por la voluntad de las partes.
  • Ambas partes por la misma vía del consentimiento creador, pueden decidir que la obligación no será en especie sino mediante un cumplimiento en equivalente.
El Cumplimiento o Ejecución por Equivalente.
  • Se trata de una forma de cumplimiento sucedánea de la ejecución en especie y ocurre cuando ésta ultima no es posible. Consiste en la realización, por parte del deudor, de una prestación distinta de la prometida y con la cual resarce al acreedor del no cumplimento en especie de la obligación pactada.
  • Por lo general (no en todo caso) la obligación por equivalente se cumple mediante la indemnización de los daños y perjuicios causados. Si una persona pierde una pierna, ésta no puede ser repuesta, por lo tanto el deudor debe pagar los daños materiales y morales causados; sin embargo, el juez pudiera ordenar hacer un implante de una pierna de titanio por cuenta del deudor y el cumplimiento no sería totalmente una indemnización.
  • FUNDAMENTO: Art. 1264 y 1271 C.C
  • Del artículo 1271 se deducen los tipos de daños y perjuicios indemnizables:
  • 1.- Los daños y perjuicios compensatorios. (Compensan al acreedor de la no ejecución en especie de la obligación).
  • 2.- Los daños y perjuicios moratorios.( Resarcen al acreedor del retardo culposo del deudor en la ejecución de la obligación).
Formas particulares de cumplimiento

Obligaciones de dar, hacer o no hacer.

I. Obligaciones de dar:
  • Artículo 1.161 CC. Son aquellas que tienen por objeto la transmisión de la propiedad o de un derecho real.
  • a) Requisitos que debe reunir el deudor (art. 1285 C.C):
    • 1) Debe ser propietario de la cosa o titular del derecho real.
    • 2) Ser capaz de enajenar la cosa o derecho real. (Capacidad jurídica).
  • EXCEPCIÓN: Cuando a pesar de no ser propietario o titular o no sea capaz, la obligación de dar tiene por objeto una suma de dinero o una cosa que se consume por el uso y el acreedor la ha consumido de buena fe. Ejem. Me vende una cosecha aquel que no es propietario.
Forma de cumplimiento Art. 1161 C.C

  • Cuerpo cierto (Un vehículo). Con el consentimiento legítimamente manifestado se transmite la propiedad, luego surge obligación de hacer.
  • Cuerpos in genere (Las patillas). Para su perfeccionamiento es necesario determinar el género que normalmente sucede con la entrega del bien.

A) Obligaciones consecuenciales a la de dar.

Son dos y son de HACER, NO de dar. Art. 1265 C.C Primer párrafo.

  1. Entregar la cosa
  2. Conservarla hasta la entrega.

B) Excepción al cumplimiento a las obligaciones de dar.

  • En la Ley de Ventas con reserva de dominio.
  • Ventas a Crédito.

C) Cumplimiento de las obligaciones de dar según la naturaleza de las cosas sobre las cuales recae.

  1. Cuerpo cierto y determinado: Art. 1293 C.C.
  2. Cosa determinada únicamente en su especie. Art. 1294 C.C
II. De las obligaciones de hacer:

a) Cumplimiento en especie.
b) Cumplimiento directo. Art. 1284 C.C. (Intuitu personae).
c) Cumplimiento Indirecto. Art. 1266 C.C. (Sigue siendo en especie aún no es por equivalente). Esto requiere un acuerdo, una convención entre partes, algunos piensan que la autoridad judicial pudiera autorizar a esta modalidad, sin embargo el fundamento legal no aparece en el código civil.
d) Cumplimiento por equivalente. Art. 1264 y 1271 C.C

III. Cumplimiento de las obligaciones de no hacer.
  • Siempre es definitivo, no existe la mora.
  • En algunos casos el deudor podrá hacer un cumplimiento en especie parcial. (Haciendo desaparecer lo que materialmente sea suceptible).
Art. 1266 C.C. Parágrafo 2°. Art. 1268 C.C.
  • Cuando los efectos no pueden desaparecer de la realidad, lo procedente es el cumplimiento por equivalente, pagando los daños y perjuicios ocasionados (Téngase en cuanta que sólo proceden los daños y perjuicios compensatorios).
Cumplimento forzoso de las obligaciones.
  • La facultad que tiene el acreedor de intervenir el patrimonio del deudor a través de los órganos de justicia para obtener el cumplimiento de la obligación.
  • Puede ser en especie o por equivalente. Pero cuando se trata de obligaciones pecuniarias o dinerarias, las dos formas de cumplimiento se confunden, pues en ambos casos en deudor deberá entregar una suma de dinero.

A) Cumplimiento forzoso de las obligaciones de dar.

A.1 Cuando recae sobre cuerpo cierto.

A.1.1 Si está en el patrimonio del deudor, se hará cumplir en especie mediante un medio indirecto. (El juez declara la propiedad en su sentencia).

A.1.2 Si la cosa no está en el patrimonio del deudor. No será posible el cumplimiento en especie.

A.2 Cuando recae sobre una cosa in genere. (Aquellas apreciables por su número, calidad o medida y pueden ser sustituidas unas por otras). Art. 1474 (5) C.C. No Basta el consentimiento.

B) Cumplimiento forzoso de las obligaciones de hacer.

B.1. Las que suponen la realización de un hecho o desarrollo de una conducta.

B.1.1 Es personalísimo. Corresponde por equivalente.

B.1.2 No es personalísimo. Puede ser en especie por ejecución indirecta. Art. 1266 C.C y 529 C.P.C

B.1.3 Es un hecho abstracto. (La firma de una escritura). Procede la ejecución en especie de forma indirecta.

B.2. Las que consisten en la entrega de una cosa. Corresponde la ejecución en especie de forma indirecta por orden de un tribunal.

C) Cumplimiento forzoso de las obligaciones de no hacer.

C.1 Si el hecho es susceptible de ser borrado. En especie indirecto

C.2 Caso contrario. Sólo por equivalente.

Preguntas
  1. Que son las obligaciones sujetas a término esencial ? Utilizar el ejemplo de la carroza y de los pinos.
  2. Qué son las obligaciones intuito personae ?
  3. Exponga un análisis del artículo 1.264 de CC.
OBSERVACIONES
  • El pago se refiere a entregar la cosa, entregar dinero, hacer algo, no hacer algo.
  • Jurídicamente debe entenderse que NO es un término que se refiere exclusivamente a ENTREGAR DINERO.
  • Se entiende como “TRADICIÓN DE LA COSA” la “ENTREGA DE LA COSA”.

Las Fuentes de las Obligaciones.

Publicado: agosto 28, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas: ,

 

Concepto. Todos los hechos o actos de la vida real que enfocados desde un punto de vista jurídico son capaces de producir obligaciones, son las fuente de las obligaciones.

Carácter Taxativo de las fuentes de las obligaciones. Es un principio de doctrina, según el cual, para que la obligación EXISTA y PRODUZCA efectos jurídicos, es necesario que esté consagrada en el ordenamiento jurídico positivo.

 Clasificación de las fuentes:

 I. Clásicas

A) Romana.
B) Pothier.
C) Código napoleónico.

II. Modernas.

A)Bipartita.
B) Josserand.
C) Savatier.

I. Clásicas

A) Romana. (Institutas de Justiniano).

1- El Contrato. Visto como una convención entre dos partes destinada a crear obligaciones.

2- El Delito. Como un acto sancionado por la ley penal.

De dos tipos:

  • a) Públicos. Cuyas normas tutelaban intereses generales o colectivos. Procesos llamados crimina o judicia pública.
  •  b) Privados. Aquellos que lesionaban intereses particulares. La víctima tenía tres acciones: Corporal, pecuniaria o mixta. Los principales delitos eran: el hurto, el daño injustamente causado, la rapiña y la injuria.

3- Cuasidelitos y Cuasicontratos. Si bien no enmarcaban en las categorías de los delitos o los contratos, la Ley les asignaba consecuencias.

  • Cuasidelitos: Cuando se arrojaba un líquido a la calle y causaba un daño, o al caer una cosa desde lo alto, la responsabilidad el dueño de la nave por las cosas allí depositadas o la del juez por dictar sentencias injustas por negligencia.
  • Cuasicontratos: La gestión de Negocios o el pago de lo indebido.

B) Pothier. (Jurista Francés del siglo XVIII (1699-1790).

  1. El Contrato.” Es una convención por la cual las dos partes recíprocamente, o , sólo una de las dos, prometen y se obligan para con la otra a darle alguna cosa, o hacer tal cosa”.
  2. El Cuasicontrato. “Es el hecho de una persona, permitido por la ley, que le obliga para con la otra, u obliga otra persona para con ella, sin que entre ambas intervenga convención alguna”.
  3. El Delito. “Es el hecho por el cual una persona por dolo o por malignidad causa perjuicio o daño a otra”.
  4. El Cuasidelito. “Es el hecho por el cual una persona sin malignidad sino por una imprudencia que no es excusable causa algún daño a otra”.
  5. la Ley. “La ley natural es causa mediata de todas las obligaciones, provengan de contratos, cuasicontratos, delitos o cuasidelitos; porque a priori la ley natural ordena que cada uno cumpla lo que prometa y repare el daño causado por su falta”.

C) Código napoleónico. (1804). Sin alterar gravemente la concepción de Pothier.

  1. El Contrato. “Una convención por la cual una o varias personas se obligan hacia una o varias otras, a dar, hacer o no hacer alguna cosa”.
  2. El Cuasicontrato. “Son los hechos puramente voluntarios del hombre, de los cuales resulta un compromiso hacia un tercero y algunas veces un compromiso recíproco entre dos partes”.
  3. El Delito. “Cualquier hecho del hombre que causa daño a otro”.
  4. El Cuasidelito. “Cada uno es responsable del daño que causa no solamente por su hecho personal, sino también por su negligencia o imprudencia”.
  5. La Ley. “La causa mediata de todas las obligaciones es la ley; pero hay casos en los cuales es la fuente inmediata de obligaciones, sin que medie un hecho personal”.

II. Modernas.

 A) Bipartita. (Planiol). Seguida por Bonnecase y Gemogue en Francia, Brugui y Messineo en Italia y De Page en Bélgica.

  1. El contrato. (Como acto jurídico). La obligación es producto del efecto del principio de la autonomía de la voluntad. El papel de la ley en este caso es pasivo, sólo sancionando lo que las partes han pactado libremente. Aquí la manifestación externa de la voluntad es fundamental.
  2. La Ley. (Como hecho jurídico). De donde nacen las demás obligaciones no derivadas del contrato. No requieren necesariamente la voluntad del hombre, su trascendencia es material.

B) Josserand.

  1. Los actos jurídicos. Se refiere a los contratos y los subdivide en a) Plurilaterales y b) Unilaterales.
  2. Los actos ilícitos. Donde comprende los antiguos delitos y cuasidelitos.
  3. El enriquecimiento sin causa. Figura del pago e lo indebido.
  4. La Ley. La cual comprende:
    • Las obligaciones de vecindad.
    • Las obligaciones de administrar que incumben al tutor y a otros determinados administradores.
    • Las obligaciones de los padres respecto de los hijos y viceversa.
    • La obligación de alimentos.
    • Las obligaciones derivadas de cauciones prestadas por imperativo legal.
    • Las obligaciones fiscales y laborales.

 C) Savatier. No la realiza por figuras jurídicas determinadas, sino mas bien a través de una serie de principios a saber: (Principio: Conjunto de valores que inspiran las normas jurídicas y actúa como condicionante de la acción o actividad.)

  1. Principio de la autonomía de la voluntad. Según el cual toda persona es libre de obligarse por su propio querer. Es la base de los contratos y la manifestación unilateral de voluntad.
  2. Principio de la equivalencia de patrimonio. Los patrimonios de los sujetos de derecho se encuentran en una situación de equilibrio, por la cual ningún bien puede pasar a integrar el patrimonio de otra sino mediante un acto jurídico válido, es decir un acto tolerado por el ordenamiento jurídico positivo. Y es fundamento del enriquecimiento sin causa, el pago de lo indebido y la gestión de negocios.
  3. Principio de la responsabilidad por culpa. Se funda en las nociones de l derecho natural; así que quien actuando con dolo o con culpa cause un daño a otro debe repararlo. Inspira el hecho ilícito como fuente de obligación.
  4. Principio de la responsabilidad por riesgo. Quien desarrolla en su propio provecho una actividad, debe también soportar como contrapartida los daños que esa actividad cause a otras personas. Inspira las indemnizaciones por accidentes de trabajo.
  5. Principio de interés social. Se refiere a los intereses de todos lo individuos de una sociedad que el Estado tutela en beneficio de todos. De allí las obligaciones fiscales o de seguridad social.

Clasificación en los códigos modernos.

  1. Se abandona la tendencia de realizar clasificación y sólo desarrollan las figuras jurídicas que generan obligaciones. Tal como lo hacen el Código suizo y el alemán de 1900.
  2. El proyecto franco-italiano sigue con la misma tendencia y sólo desarrolla las figuras jurídicas.
  3. El C.C italiano de 1942 sí contempla una disposición específica: Art 1173: “Las obligaciones derivan del contrato, de hecho ilícito, o de cualquier otro acto o hecho idóneo para producirlas de conformidad con el ordenamiento jurídico.”
  4. En el Código Civil del Imperio de Etiopía (1960). Si bien no lo establece expresamente, de su texto se infiere una clasificación en 5 grandes grupos. 1° El contrato. 2° La responsabilidad extracontractual por hecho ilícito. 3° El enriquecimiento sin causa. 4° La representación. 5° La gestión de negocios.

Caracteres.

  • Los legisladores no asumen la atribución de clasificar las fuentes, lo dejan en manos de la doctrina y la investigación. Lo que aplican es las recomendaciones en la forma de sistematización de las normas.
  • Resalta la sustitución (Civilmente) del delito y del cuasidelito por el hecho ilícito. La inclusión de el enriquecimiento sin causa, el abuso del derecho y la manifestación unilateral de voluntad.
  • Finalmente se elimina la noción del cuasicontrato como fuente de obligaciones.

Clasificación en Venezuela: C.C 1.942.( Igual al vigente).

  • Mantiene el principio de no clasificar la fuente sino desarrollar las figuras productoras de obligaciones:

Código civil Capítulo I; Título III del Libro 3º ; artículos 1133 al 1196.

  1. Contrato: (1133). Oferta con plazo: 1137 párrafo 5º. Oferta pública recompensa 1139
  2. Gestión de negocios (1173)
  3. Pago de lo indebido (1178)
  4. Enriquecimiento sin causa (1184)
  5. Hecho ilícito (1185)

Responsabilidad por hecho ajeno:

  • Responsabilidad del padre
  • Responsabilidad del preceptor
  • Responsabilidad del principal
  • Responsabilidad por cosas:
  • Responsabilidad por incendio
  • Responsabilidad por ruina de edificios
  • Responsabilidad por animales
  • Responsabilidad por cosas
  • Abuso de derecho (1185, único aparte) No como fuente autónoma.

La Obligación.

Publicado: agosto 28, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas: ,
Diversas enunciaciones.
Clásica: Institutas de Justiniano.“Obligatio est iuris vinculum quo necessitate adstringimur alicuius solvendae rei secudum nostrae civitatis iura”.

“La obligación es un lazo de derecho que nos constriñe en la necesidad de pagar alguna cosa conforme al derecho de nuestra ciudad”.

1) Maduro: “es la relación jurídica o lazo de derecho en virtud del cual una persona, denominada deudor, se compromete frente a otra, denominada acreedor, a cumplir en su beneficio una determinada conducta o prestación de dar, hacer o no hacer, valorable económicamente en dinero; la cual, en caso de no ser cumplida por el deudor, compromete a éste a responder coactivamente con su patrimonio”.
2) Larenz:“es aquella relación jurídica por la que dos o mas personas se obligan a cumplir y adquieren el derecho a exigir determinadas prestaciones”.

3) Planiol: “un lazo de derecho por el cual una persona está obligada hacia otra a hacer o no hacer alguna cosa”.

4) Colin y Capitant: “una necesidad jurídica por efecto de la cual una persona está sujeta respecto de otra a una prestación, ya positiva, ya negativa, es decir a un hecho o una abstención, o, como dice el código, a dar, a hacer, o a no hacer alguna cosa”.
5) De Ruggiero: “la relación jurídica en virtud de la cual una persona (deudor) debe una determinada prestación a otra (acreedor), que tiene la facultad de exigirla, constriñendo a la primera a satisfacerla”.
6) Mazeaud: “la obligación es un vínculo de derecho de aspecto pecuniario que une a dos o más personas, una de las cuales, el deudor, está constreñida a una prestación a favor de la otra, el acreedor”.
7) Messineo: “es una relación entre dos sujetos (al menos) en virtud de la cual uno de ellos (deudor, llamado a veces promitente) queda “obligado” esto es, sometido a un deber, o “comprometido” frente al otro (acreedor, llamado a veces estipulante) a cumplir una prestación, o sea, a desarrollar una actividad determinada (comportamiento) patrimonialmente valorable.
8) Barassi: “es un vínculo o relación jurídica merced al cual el sujeto activo (acreedor), se asegura del sujeto pasivo (deudor), en su propio interés, el cumplimiento de una determinada prestación”.

9) Ennecerus: “Derecho de crédito es el que compete a una persona, el acreedor, contra otra persona determinada, el deudor, para la satisfacción de un interés digno de protección que tiene el primero”.

Caracteres de la obligación.
1° Elementos constitutivos.
A) Elemento subjetivo. (Acreedor – Deudor –).

B) Elemento objetivo. (prestaciones o conductas).

C) Elemento jurídico. (Vínculo jurídico).
2° La evaluación económica.
3° La responsabilidad del deudor.(Patrimonio del deudor como garante).

Elementos de la obligación:

A) Elemento subjetivo.
DEUDOR: Persona que se compromete a realizar una determinada conducta o prestación a favor del acreedor.

Pueden ser: SOLIDARIOS, MANCOMUNADOS, PRINCIPAL, SUBSIDIARIO

ACREEDOR: Persona en beneficio de la cual el deudor va a realizar la conducta o actividad a que se ha comprometido.

Para el deudor existe una obligación. Para el acreedor existe un derecho de crédito.

B) Elemento objetivo.

Clasificación Romana: Dare, Facere, y Praestare.

1° Prestaciones de dar. Tienen por objeto la transmisión de la propiedad u derecho real (servidumbre, usufructo, uso, habitación o hipoteca), y se transmite por el consentimiento legalmente manifestado.
2° Prestaciones de hacer. Son todas aquellas que implican una actuación del deudor. Trabajar, gestionar un negocio, pintar un mural, vigilar o custodiar un bien).
3° Prestaciones de no hacer. Aquellas que consisten en una abstención por parte del deudor, es una actuación negativa. (no revelar un secreto de fábrica, no construir)

Requisitos de la prestación:
a) Debe ser posible; es decir factible en el terreno de la realidad desde el punto de vista jurídico. La imposibilidad puede ser:

  • a.1 Natural. (El deudor se compromete a encontrar un fantasma, adivinar el futuro o teletransportarse).
  • a.2 Jurídica. (El deudor se compromete a vender la plaza Bolivar, o a arrendar una avenida).

b) Debe ser lícita. Es decir que su ejecución no viole el orden público ni las buenas costumbres. (El deudor se compromete a suministrar drogas).
c) Debe ser determinada o determinable. (Vender la cosecha del año siguiente).
d) Debe ser valorable económicamente.

e) Debe corresponder a un interés legítimo del acreedor. No necesariamente económico, puede ser el disfrute artístico o intelectual.

C) Elemento jurídico.

Este vínculo es el lazo de derecho que liga al acreedor con el deudor; y explica la sujeción o sometimiento del deudor a la necesidad de cumplir al acreedor la actividad, conducta o prestación a que se ha comprometido y el poder jurídico que tiene el acreedor de obligar al deudor a cumplir mediante la intervención de los órganos jurisdiccionales.
A. Debito: Es la actividad o conducta que el deudor se compromete a realizar una prestación en beneficio del acreedor.

 

B. Resposabilidad: Es la situación jurídica a que queda expuesto el patrimonio del deudor que no ha cumplido su débito = Garantía

 

|Casos de débito sin responsabilidad:

Existe situaciones en que el deudor queda comprometido frente al acreedor a realizar en su beneficio determinada prestación, que en caso de no poder cumplir no puede ser ejecutada forzosamente por el acreedor, porque el acreedor padece del poder jurídico de obligar al deudor a cumplir; estos son los casos en que el deudor tiene un débito pero no tiene responsabilidad; lo cual ocurre con las llamadas obligaciones naturales, que son aquellas que se ejecutan espontáneamente y, ellas mismas, constituyen la causa de su pago espontáneo y que no se permite su repetición. Art. 1.178 C.C. “Todo pago supone una deuda: lo que ha sido pagado sin deberse está sujeto a repetición”. El vocablo repetición en este caso significa, devolver.

 

Casos de responsabilidad sin débito:

Es otra situación, en la cual una persona sin tener un débito, sin estar obligada a cumplir ninguna prestación, actividad o conducta en beneficio de acreedor alguno; tiene la responsabilidad ya que puede ver expuesto su patrimonio a una agresión jurídica por parte del acreedor.

 

Casos en que la responsabilidad es menor que el débito:

En esta nueva situación, la responsabilidad es menor que el débito, cuando la prestación que pueda exigir coactivamente el acreedor mediante la agresión al patrimonio del deudor, es menor que la prestación original a que se comprometió éste. Obsérvese en los siguientes ejercicios:

  1. En los casos de aceptación de una herencia a beneficio de inventario, en los cuales el aceptante sólo responde hasta por la suma que constituye el activo de esa herencia. También cuando la responsabilidad del socio se limita a la propia cuota.
  2. En aquellos casos en los cuales el deudor tiene la facultad de liberarse mediante el abandono de la cosa o renuncia de un derecho (Art. 1571 C.C.)
  3. Cláusulas limitantes y cláusulas eximentes de la responsabilidad.

 

Casos en que la responsabilidad es mayor que el débito:

Deudores solidarios y el acreedor exige a uno solo de ellos el pago de la totalidad de la deuda.

 

ANÁLISIS COMPARATIVO DE LOS DERECDHOS PERSONALES Y DE LOS DERECHOS REALES:

  • Por derecho real entendemos el poder jurídico que una persona tiene sobre una cosa; son derechos patrimoniales, en virtud de que pueden ser valorados económicamente.
  • Por derecho de crédito o también llamados derechos personales, entendemos aquella relación jurídica, en virtud de la cual una persona llamada deudor se compromete con otra, denominada acreedor a realizar en su beneficio una determinada actividad, conducta o prestación: la prestación tiene una valoración económica.
  • El derecho real por excelencia es la propiedad, que puede concebirse aun en el hombre aislado: Es el aprovechamiento exclusivo de una cosa.
  • El derecho de crédito o personal, sólo puede concebirse en el hombre que vive en sociedad, puesto que es esencial la existencia de otra u otras personas, cuya cooperación es indispensable para su cumplimiento.

 

  • El derecho real está caracterizado por una relación directa entre persona y cosa.
  • El derecho personal o de crédito por una relación entre persona y persona.
  • El objeto directo de los derechos reales es la cosa
  • El objeto directo de los derechos de crédito es una conducta o actividad determinada por parte del deudor, así sea en relación a una cosa.
  • El derecho real concede a su titular el derecho de persecución sobre la cosa, independientemente, de la persona que tuviere la tenencia de la misma.
  • En el derecho de crédito o personal sólo se hace exigible la prestación a la persona del deudor.
  • El derecho real concede a su titular un derecho de preferencia; por eso, dicho titular se cobrará su derecho en la cosa.
  • En el derecho de crédito, el titular de un derecho personal sólo puede cobrarse del patrimonio general del deudor, que es garantía común de sus acreedores y no tendrá ningún derecho de preferencia respecto de los demás titulares de un derecho personal, pues su derecho es igual al de ellos (Art. 1.864 C.C.).
  • El derecho real no se extingue por su ejercicio, sino que por el contrario se reafirma y fortalece.
  • El derecho personal o de crédito es temporal, al ejercitarse se extingue; es decir, que si el deudor cumple con la prestación a que se ha comprometido la obligación se extingue, igual ocurre si el acreedor obliga al deudor a cumplir mediante ejecución forzosa, en especie o por equivalente.
  • El ejercicio del derecho real no requiere cooperación de persona alguna.
  • En el derecho personal requiere de la colaboración voluntaria o forzada del deudor.
Evolución Histórica.
  1. Las civilizaciones antiguas. Con restos de legislaciones babilónicas y de Grecia es Roma la que principalmente aporta al estudio de las obligaciones. Tanto así que poco puede haber variado la teoría general. En sus inicios la obligación nacía de la reparación del daño causado a un tercero. Como fue el caso de la noxae dedictio romana.
  2. Edad Media. Los glosadores, postglosadores y canonistas. Es aquí donde mas influencia tiene el derecho escrito romano.
  3. Siglos XVII y XVIII en Francia la unificación de las normas incide hasta la consecución de la obra impulsada por Napoleón. (CCF 1804; Tronchet, Bigot de Préameneu, Maleville y Portalis) Recogen en el Código napoleónico no sólo la influencia del Derecho escrito sino que también se incluye el derecho consuetudinario de origen principalmente germánico.

Evolución en Venezuela. (3 etapas fundamentales, Francia; Italia; Franco Italiano).

El punto de partida es el Derecho colonial español, las leyes del Congreso de la Gran Colombia (1830), el establecimiento del orden de prelación de las normas. La principal fuente del derecho de obligaciones son las Siete Partidas del Rey Alfonso X , El Sabio.

Nueve (9) Códigos Civiles suceden a esta etapa:

  1. CC. 1862. Código Páez. ( Influenciado por el CC. Chileno de Andrés Bello, 1855).
  2. CC. 1867. ( CC. Francés 1804).
  3. CC. 1873. (CC. Italiano 1865). Innovaciones respecto al CC. Napoleónico.
  4. CC. 1880 mantienen la influencia de las innovaciones italianas
  5. CC. 1896 mantienen la influencia de las innovaciones italianas
  6. CC. 1904 mantienen la influencia de las innovaciones italianas
  7. CC. 1916. No sólo mantiene la influencia italiana sino que además mejoran la técnica legislativa y ajustan la terminología.
  8. CC. 1922. No sólo mantiene la influencia italiana sino que además mejoran la técnica legislativa y ajustan la terminología.
  9. CC. 1942. Vigente y reformado en el año 1982. Detallemos un poco este último.

La fuente de este proyecto es el CC. Franco- Italiano de 1927, producto de la iniciativa de Scialoja, quien en 1916 trató la unificación de legislaciones de estos dos países. La comisión estuvo integrada entre otros por Ruggiero y Ascoli en Italia y en Francia por Ripert, Capitant y Colin, éste a su vez fue inspirado en los códigos francés, soviético, alemán y brasileño. Como novedades incluye nuevas fuentes de obligaciones como el enriquecimiento sin causa, alude ya de forma expresa al abuso del derecho, acoge la noción de la responsabilidad objetiva y consagra la reparación de los daños morales.

Importancia práctica.

  • Mayor vigencia.
  • Mayor campo de aplicación.
  • Interviene y satisface las mas variadas necesidades .
  • Basta con verificar la conducta de un miembro de la comunidad en su quehacer diario.

Por ejemplo:

  • Abordar un transporte.
  • Comprar alimentos.
  • Comprar un inmueble.
  • Tomar un seguro.
  • Colisionar otro vehículo.
  • Inscribirse en una universidad.
  • Pagar por error lo que no se debe.

Noción del Derecho Civil (Obligaciones).

Aquella rama del Derecho dedicada al estudio del surgimiento, clases, efectos y extinción de las obligaciones, lo cual constituye su objeto y contenido.

  • Latu sensu o sentido amplio (Estudia todos los sentidos o facetas que presentan las obligaciones).
  • Strictu sensu o sentido restringido (Estudia a las obligaciones en si mismas independientemente del hecho o acto jurídico que las origina).

A los efectos de la materia asumiremos una noción mixta. Compuesta de dos partes: La primera sobre las cuestiones básicas de la Teoría General de las Obligaciones y la segunda sobre las fuentes de las obligaciones.

Caracteres.

  1. Universalidad. Semejanza entre legislaciones, a pesar de sistemas políticos disímiles.
  2. Permanencia. Poco variable más no estático , con avances en su sistematización.
  • Ubicación: D° Privado
  • Contenido: Personas o Bienes.
  • Objeto: Personas, Bienes, Familia, Obligaciones, Sucesiones .
  • Naturaleza: Patrimonial o Extrapatrimonial.
  • Ubicado en el Derecho Privado de tipo patrimonial.

Contenido del derecho de las obligaciones. Las modernas tendencias.

Contenido del derecho de las obligaciones. Las modernas tendencias.

A.- Atenuación del rigor contra el deudor.

Mayor castigo pecuniario y menor castigo personal, tienden a desaparecer las penas privativas de la libertad ante el incumplimiento de las obligaciones.

B.- Crisis del principio de la autonomía de la voluntad .

Interés social, interés del estado, aparta de la noción de culpa, Teoría del Riesgo o Teoría de Responsabilidad Objetiva. Materias de especial protección, laboral. Niños y adolescentes, arrendamientos, agraria.

C.- Unificación legislativa.

ELEMENTOS DEL PAGO

Publicado: agosto 27, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas: ,

           El pago esta constituido por diversos elementos:

1)  Una obligación válida:

 El pago es el cumplimiento de una obligación válida, supone la existencia de esa obligación válida, pues si esta es nula o anulable, el deudor no esta obligado a realizar el pago, y en caso de efectuarlo salvo en los casos no permitidos por la ley, puede ejercer repetición.

Esa obligación válida consiste para la mayoría de la doctrina en obligaciones de dar y hacer y excluye a las de no hacer, porque en estas el deudor no desarrolla ninguna actividad, sino cumple la obligación no efectuando la conducta que le este prohibida. Tal criterio, de origen romano, no parece acertado, pues en nuestro concepto las obligaciones de no hacer también “se pagan” cuando el deudor deja de efectuar la actividad que se comprometió a no realizar: en las obligaciones de no hacer la abstención del deudor es la forma o manera de ejecutar la prestación a que tiene derecho el acreedor.

2)  La intención de extinguir la obligación, llamada también la intención de pagar:

Es el ánimo o deseo de extinguir la obligación por parte del deudor. Aparte del elemento material o ejecución de la prestación, debe existir el elemento intencional, que consiste en el ánimo o deseo de extinguir la obligación. Esto no significa que la falta de ese animo o deseo autorice al deudor a ejercer la repetición, pues si el acreedor recibe del deudor la prestación que fuere a titulo de pago, basta para que el deudor quede liberado de su obligación y no pueda repetir, aun cuando la prestación que hubiere ejecutado el deudor no la hubiese efectuado con animo de pagar. El deudor podría repetir solo si el y el acreedor está de acuerdo en que la prestación no sirva para extinguir la deuda sino para crear una nueva relación jurídica.

3)  Los sujetos del pago: el solvens o quien efectúa el pago que en general, pero no necesariamente, es el deudor y el accipiens o persona que recibe el pago, que generalmente, pero no necesariamente, es el acreedor.

EL SOLVENS

Como principio general, debemos señalar que la ley presume que el pago no es intuitu personae, pues el acreedor no le interesa que le pague determinada persona sino recibir la prestación a la que tiene derecho y que representa la ventaja patrimonial a la cual el aspira. Por consiguiente, el pago puede ser efectuado por el deudor, por toda persona o tercero interesado en efectuarlo y por un tercero no interesado, siempre que actúe en nombre y descargo del deudor o que si actúa en un propio nombre no se subrogue en los derechos del acreedor.

Como excepción al principio de que el pago puede ser efectuado por un tercero, interesado o no interesado, en las obligaciones de hacer, el legislador dispone que no se pueda cumplir por un tercero contra la voluntad del acreedor, cuando este tiene interés en que se cumpla por el mismo deudor.

En las obligaciones de dar, el legislador distingue especialmente cuando el pago consiste en transferir la propiedad de una cosa al acreedor, y dispone que el pago no es valido sino concurre dos condiciones, el solvens debe ser dueño de la cosa pagada y debe ser capaz de enajenarla.

Por lo que respecta a los efectos del pago efectuado por un tercero, la doctrina observa, primero, que el acreedor salvo en los casos señalados en la ley, no puede rechazar el pago del tercero. Segundo, el deudor no puede impedir el pago del tercero si el mismo no paga y tercero, el tercero no tiene derecho a pagar si el acreedor y el deudor concurren en rechazar su pago.

EL ACCIPIENS

El pago puede efectuarse a la persona que pueda o deba recibirlo, so pena de tener que pagar dos veces. Esas personas son el acreedor, la persona autorizada por el propio acreedor, por la autoridad judicial o por la ley. Excepcionalmente, el pago hecho a un tercero es valido cuando el acreedor ratifica ese pago o se aprovecha de él; o cuando el pago se efectúa de buena fe al poseedor del crédito, aun cuando este sufra posteriormente la evicción.

La doctrina estudia las personas que pueden recibir el pago desde un triple punto de vista.

Primero, el pago efectuado al propio acreedor. Se trata del pago efectuado al acreedor en persona. El acreedor será aquel que para el momento del pago tenia el respectivo derecho el crédito, es decir, aquel que para el momento del pago está investido de ese derecho de crédito, no importa que no se trate del acreedor original. Es igualmente acreedor el heredero del acreedor originario, por su respectiva cuota; el adjudicatario o cesionario, en el titulo nominativo; el endosatario, en el titulo a la orden, y el poseedor, en cualquier titulo al portador.

El pago será válido siempre que el acreedor sea persona capaz de recibirlo, pues si es incapaz, el pago no es válido, a menos que el deudor pruebe que la cosa pagada se ha convertido en utilidad del acreedor.

La necesidad de que el acreedor sea una persona capaz de recibirlo se explica porque toda aceptación de pago produce la enajenación del crédito al cual aquel se refería, y por lo tanto, la aceptación no pueda hacerse por quien no tenga el poder de enajenar. En todo caso, es necesario indagar si el accipiens tiene facultades de administración o de disposición ya que el cobro es un acto de administración y por lo tanto no pueden efectuarlo las personas que no tienen la administración de sus propios bienes, pudiendo efectuarlo quienes si tuvieren esa administración ya que existen, actos de cobro que constituyen verdaderos actos de enajenación como ocurre con el cobro de un capital.

Con respecto al pago hecho por el deudor al acreedor no obstante embargo de la deuda u oposición de terceros:

Según lo establece el artículo 1.289 del Código Civil Venezolano, es importante resaltar, que el pago efectuado por el deudor al acreedor habiendo embargo de la deuda u oposición de terceros en la forma prevista por la ley, no es valido respecto a los acreedores embargantes u oponentes, quienes pueden obligar al deudor a pagar de nuevo, salvo su recurso contra el acreedor.

Con respecto al pago efectuado al representante del acreedor:

La doctrina y la legislación distinguen tres tipos de representantes, El designado por el propio acreedor; dentro de estas personas están comprendidas las autorizadas convencionalmente por el acreedor en forma expresa o tacita. Será necesario, en las expresas, analizar el mandato otorgado para estimar sus alcances y poderes; en las tacitas será necesario  el análisis de las circunstancias concretas.

El designado por la ley que comprende a aquellas personas señaladas por la ley para recibir el pago por el acreedor; así tenemos: el padre, respecto al hijo en minoría de edad, el tutor, respecto del pupilo; el síndico, en las quiebras, etc.

El designado por la autoridad judicial que comprende aquellas personas señaladas por la autoridad judicial para recibir el pago, tales como el depositario de un derecho de crédito embargado.

Con respecto al pago efectuado a un tercero no autorizado y al acreedor putativo:

Estas hipótesis están contempladas en la segunda parte del articulo 1.286 del Código Civil venezolano, donde establece que el pago hecho a quien no estaba autorizado por el acreedor para recibirlo, es valido cuando este lo ratifica o se ha aprovechado de el. Y en el artículo 1.287 ejusdem, donde establece que el pago hecho de buena fe a quien estuviere en posesión del crédito, es valido, aunque el poseedor haya sufrido después evicción. Por acreedor putativo se entiende en la doctrina a la persona que estuviese en posesión del crédito y que por tal circunstancia pueda adquirir la cualidad de acreedor aparente, hasta tal punto que un deudor advertido y vigilante pueda caer en el error de creerlo el acreedor verdadero.

Es importante que el pago haya sido efectuado de buena fe.

4)           El objeto del pago: El Objeto del pago es la prestación debida; en principio, el deudor debe cumplir la prestación a la que se encuentra obligado.

En las obligaciones de dar, el deudor de un cuerpo cierto se libera entregando la cosa en el estado en que se encuentre en el momento del pago; a menos que, si se trata de una obligación contractual, se haya constituido en mora. Por el contrario, los riesgos están a cargo del deudor de una cosa genérica (Articulo 1.161 y 1.293 del Código Civil).

El deudor solo se libera cumpliendo con la prestación debida. Si la prestación consiste en una Dación, o sea, en una trasmisión de la propiedad, seguida de la entrega de la cosa; el acreedor tendría el derecho de rechazar cualquier otra cosa, incluso de más valor (Artículo 1.290 del Código Civil). Pero si el acreedor no puede ser obligado a recibir cosa distinta de la cosa debida, está en libertad para aceptarla; es la dación de pago.

Pago de la prestación debida:

 

 Tres principios rigen el pago:

a) el Solvens debe pagar lo debido.

b) Debe pagar todolo debido. Así pues, sin consentimiento del acreedor, aquel no podría dividir el pago, y debe abonar los gastos del mismo.

c) No debe pagar mas nada de lo debido. Si paga lo indebido, dispone de una acción de repetición (artículo 1.178 del Código Civil).

a)    El solvens debe pagar lo debido:

El Pago de las Obligaciones de Hacer y No Hacer: Cuando la prestación prometida consiste en un hecho positivo o negativo, el cumplimiento de esa prestación no suscita problemas particulares. El deudor, contractual o extracontractual, debe cumplir el hecho al que está obligado. Solamente cuando el deudor de un hecho positivo se negare al cumplimiento en especie, surgirá una cuestión delicada, la de determinar si el acreedor puede compelerlo a ello, y porque medios. Como observación general debe señalarse que también rigen los principios generales de integridad (artículo 1.291 del Código Civil) e identidad del pago (artículo 1.290 del Código Civil) señalados como de aplicación omnicomprensiva en todo tipo de obligación. Además, por lo que respecta a las obligaciones de hacer, el Código Civil dispone en su artículo 1.284: que si bien pueden ser cumplidas por un tercero, ello no puede efectuarse en contra de la voluntad del acreedor cuando este tiene interés en que se cumpla por el mismo deudor.

La regla vigente en materia de obligaciones de dar cosas in genere acerca de que el deudor no está obligado, al efectuar el pago, a entregar una cosa de la mejor calidad ni una de la peor (artículo 1.294 del Código Civil), es plenamente aplicable al pago de las obligaciones de hacer, cuando dicho pago consiste en el desarrollo por parte del deudor de una actividad o conducta no calificada por las partes. (A cuerpo cierto).

Por lo que respecta a las obligaciones de no hacer, la doctrina no desarrolla en general el pago de las mismas, porque consiste siempre para el deudor en abstenerse de efectuar la actividad o conducta que le está prohibida, y por lo tanto, no siendo susceptibles de cumplimiento diverso o parcial, no presentan efectos especiales que puedan derivarse de los principios de identidad e integridad del pago. Debe señalarse que en el pago de esta clase de obligaciones no se concibe que el deudor pueda incurrir en mora ya que jamás puede existir retardo en el cumplimiento, sino incumplimiento absoluto.

El Pago de las Obligaciones de Dar: La Obligación de dar es la obligación de transmitir la propiedad u otro derecho real. La obligación de entregar la cosa cuya propiedad se transmite no puede ser separada de aquella, por ser consecuencia necesaria.

Resulta más fácil compeler al cumplimiento en especie al deudor de una obligación de dar y de entregar que al de una obligación de hacer. Pero, en lo que concierne al objeto mismo del pago, se plantean algunos problemas que no se encuentran para las obligaciones de hacer o no hacer. Derivan de que el objeto del pago es una cosa material; más exactamente, la trasmisión de un derecho real y la entrega de la cosa material. La existencia de tal cosa es la que hace que surjan esos problemas.

Las reglas particulares del pago de las obligaciones de dar, prácticamente las del cumplimiento de una obligación de entrega, se precisa en el artículo 1285 del Código Civil. Hay que distinguir según que la cosa debida sea un cuerpo cierto o una cosa genérica (articulo 1.293 C.C.).

Se presenta un problema cuando, antes de ser entregada, la cosa debida perece o se deteriora fuera de toda culpa del deudorEl deudor de un cuerpo cierto se libera por la pérdida o deterioro de la cosa debida, a menos que haya sido constituido en mora, antes de entregar, cuando se trate de una obligación extracontractual (articulo 1293 C.C). El deudor de una cosa genérica no puede alegar la destrucción o el deterioro de la cosa: GeneraNon Pereunt.

b)    Principios Generales que rigen el Pago:

El pago de toda obligación (sea de dar, hacer o no hacer) está regido por dos principios generales admitidos por la doctrina, legislaciones y la jurisprudencia.

Principio de Identidad del PagoEl pago debe ser idéntico a la prestación debida, debe comprender dicha prestación y nada más que dicha prestación, por consiguiente: “No puede obligarse al acreedor a recibir una prestación o cosa distinta de la que se le debe, aunque el valor de la cosa sea igual o aun superior al de aquella” efecto admitido por nuestro legislador en él artículo 1290 del C.C. Igualmente, como consecuencia del principio de identidad del pago, este supone una prestación que no puede exceder a la prestación prometida porque en tal caso el deudor podría intentar la repetición de lo pagado (articulo 1178 C.C.).

Principio de Integridad del Pago: El pago debe ser completo, comprender toda la prestación debida, como consecuencia el deudor no puede pretender cumplir en parte la prestación prometida, de allí que no puede constreñir al acreedor a recibir en parte el pago de la deuda, aunque esta fuera divisible (artículo 1.291 del C.C.).

Este efecto es mejor conocido en doctrina por el “principio de la indivisibilidad del pago”. Principio que admite excepciones en las cuales se acepta el pago parcial, a saber:

a) Cuando se opone con éxito la compensación que extingue las acreencias hasta el momento en que concurre, y si existe un remanente a cargo del deudor, este queda obligado a pagárselo a la otra parte.

b) En caso de muerte del deudor de una obligación divisible, la deuda se divide por sus respectivas partes entre sus herederos, quienes solo quedan obligados a pagar su parte.

c) Cuando el pago parcial es aceptado por el acreedor.

d) En los casos en que una deuda es en parte liquida y en parte ilíquida.

En el caso de que la deuda fuera en parte liquida y en parte ilíquida, y si no se ha establecido que debe procederse de otra manera, el acreedor podrá exigir y el deudor hacer primero el pago de la parte liquida, antes de efectuarse el pago de la parte ilíquida. (Articulo 1292 C.C.)

Sabemos que las modalidades son las modificaciones que el legislador hace a principios generales para evitar que la aplicación de éstos traigan situaciones conflictivas, en la venta de muebles e inmuebles, nuestra legislación trae varios casos en que la transmisión del derecho de propiedad o cumplimiento de la obligación de dar; se efectúa en un momento posterior a aquel de la celebración del contrato y entre estos casos tenemos:

Muebles:.

  • •Peso, Cuenta y Medida.
  • •Alzada o en Globo.
  • •A Prueba.
  • •Ensayo Previo.
  • •Venta Futura.
  • •Venta Aleatoria.

Inmuebles:

  • •Venta por Cabida y en Globo.
  • • Venta “de visu”.

Teniendo claro que es una modalidad y lo que vamos a investigar sobre la misma el presente trabajo expositor a desarrollar nos dejara un conocimiento total sobre el tema.

Desarrollo
Modalidades en la venta de Muebles e Inmuebles:

Ciertas situaciones que van alterar principios generales y que las impone el legislador para evitar mayores problemas. Esas modalidades las dividiremos atendiendo a su objeto, en:

•Modalidades en la venta de cosas muebles.
•Modalidades de la venta de cosas inmuebles.

Muebles:

a-) Peso, Cuenta y Medida: Estas no son perfectas sino hasta el momento que se pesen, cuenten o midan, y cuando se dice que no son perfectas no se está diciendo que es imperfecto el contrato porque éste ya se produjo o ya se originó, esto en virtud que se ha emitido el consentimiento lo que esta significando el legislador. Es que la propiedad no se transmite del vendedor al comprador y en consecuencia el vendedor sigue corriendo con los riesgos de la cosa, esto no lleva a recordar aquel principio del derecho de la cosa perece para su dueño.

Artículo 1.475 “Cuando se trata de mercancías vendidas con sujeción al peso, cuenta o medida, la venta no es perfecta en el sentido de que las cosas vendidas quedan a riesgo y peligro del vendedor, hasta que sean pesadas, contadas o medidas”.

La modalidad que trae este articulo es que el efecto real automático de la venta, que está contenido en el artículo 1.161, en este caso no funciona . Puede el comprador y el vendedor estar de acuerdo en precio y cosa , pero en este caso en contra del principio general , no se ha producido la transferencia automática de la propiedad.

La segunda modalidad que se encuentra en el articulo y que va a alterar, está también en el artículo 1.161 , porque si el comprador y el vendedor están deacuerdo en precio y cosa el riesgo es para el comprador pero en caso del artículo 1475 el riesgo es para el vendedor.
Entonces este artículo tiene 2 modalidades con respecto a los principios generales establecidos en el artículo 1.16. Y lo que obliga al legislador a establecer estas modalidades es que la cosa vendida debe ser pesada,medida o ontada para que la venta se perfeccione.

Ejemplo:

Si se es propietario de un almacén y un sujeto “X” visita a éste en calidad de comprador; él quiere comprar 50 latas de manteca, el dueño acepta la comprar él informa que no hay problema, se las vende. El comprador “X” le informa al vendedor que necesita hacer una diligencia cerca del almacén y que en 15 minutos estaría de vuelta, al salir éste del almacén ocurre un terremoto y se destruye el negocio ¿Quién pierde las latas de manteca? El Vendedor, porque a pesar de haber consentido la venta, no se ha pesado, no se ha contado y no se ha medido.

b-) Alzada o en Globo: Alzada se refiere a la totalidad de una cosa. En globo se refiere al conjunto total o parcial de una cosa. Son aquellos donde las ventas de mercancías se perfeccionan inmediatamente.
Artículo 1.476 “Si, al contrario, las mercancías se han vendido alzadamente o en globo. La venta queda perfecta inmediatamente. Se juzga que la venta se ha hecho alzadamente o en globo, si las cosas se han vendido por un solo precio, sin consideración al peso al número o la medida, o cuando, aunque se haya hecho mérito de esto ha sido únicamente para determinar el monto del precio”.

Ejemplo:

Si se es propietario de un almacén y un sujeto “X” visita a éste en calidad de comprador; él quiere comprar la totalidad de la existencia de latas de manteca, el dueño acepta la comprar él informa que no hay problema, se las vende, hay consentimiento entre el vendedor y el comprador. El comprador “X” le informa al vendedor que necesita hacer una diligencia cerca del almacén y que en 15 minutos estaría de vuelta, al salir éste del almacén ocurre un terremoto y se destruye el negocio ¿Quién pierde las latas de manteca? El Comprador, porque se consintió la venta, se está comprando en globo, no se va a pesar, ni a contar ni a medir.

c-) A Prueba: Son aquellas que no quedan perfecta sino hasta el momento en que el comprador haya hecho conocer su aceptación en el plazo fijado por el uso, es decir, son objetos que se venden con la condición que los gusten o los prueben para conocer si la calidad de los que está comprando es lo que desean.

Artículo 1.477 “En cuanto a las mercancías que se acostumbra gustar o probar antes de comprarlas, no queda perfecta la venta hasta que el comprador no haya hecho conocer su aceptación en el plazo fijado por la convención o por el uso”.

Aquí la modalidad no funciona como condición suspensiva porque el comprador solo está obligado a probar, no a comprar. El único obligado que aparece aquí es el vendedor: está obligado a vender. De manera que la modalidad esta aquí en que se ha transformado esta venta en unilateral: el único obligado es el vendedor. Por la vía del pacto no pueden vendedor y comprador convenir una venta unilateral, porque eso sería ir contra una de las características esenciales de la venta: la bilateralidad. Pero el legislador si puede entrar a lo esencial, y aquí, para salvar situaciones, lo hace. Impone al comprador la obligación de probar pero no de comprar ; el único obligado desde el punto de vista del contrato es el vendedor.

d-) Ensayo Previo:Son aquellos que se juzgan, hechos bajo condición suspensiva, es decir, hay cosas que bien sea porque está, sujetas a determinado mecanismos o porque hay que probar el material con que están hechas, se le da la oportunidad al comprador de que las ensaye primero.

Artículo 1.478 “La venta sujeta a ensayo previo se juzga hecha siempre bajo condición suspensiva”.
Debemos recordar que una venta estará sujeta a condición suspensiva cuando el hecho cuando el hecho que la perfecciona es ajeno a las partes. Aquí hay una condición suspensiva porque el comprador puede someter la cosa a ensayo previo, y si el resultado o análisis de ese ensayo sale bien, el comprador está obligado a comprar porque ese resultado no depende del aspecto subjetivo sino que es exterior a él.

e-) Venta Futura: Es donde la transferencia se supone que la misma lleguen a existir. Esta venta es válida, salvo los casos previstos en los artículos 1.156 y 1.484 del código civil donde la prohibición nace no de la imposibilidad sino de la ilicitud del objeto. Las principales formas de venta de cosas futuras son:

  • La venta de rei speratae, en la cual las partes subordinan la operación a que la cosa llegue a     existir.
  • La venta “spei” en la cual las partes no subordinan el contrato a que la cosa llegue a existir en     caso en el cual lo vendido es en realidad una simple posibilidad.

Cuando el bien o derecho se va a transferir versa sobre una cosa futura. La transferencia de la propiedad ocurre cuando la cosa existe para el momento del perfeccionamiento del contrato. Esto es perfectamente válido, pero está sometido a la condición de que la cosa tenga existencia, si la cosa no llega a tener existencia la venta es nula.

f-) Venta Aleatoria: Son aleatorios los contratos en los que el monto de una de las prestaciones o de ambas no está determinado de una manera fija, sino que depende de un acontecimiento incierto (art. 2051). Tal es el caso de la renta vitalicia, en la cual una de las partes entrega un capital a cambio de una renta que durará toda la vida del que la recibe. El alcance económico de la promesa hecha por el deudor de la renta es impreciso; depende de la duración de la vida de la otra parte. Y el contrato será más o menos ventajoso según ésta viva poco o mucho tiempo. Otros ejemplos de contratos aleatorios son los siguientes: la venta de una cosa futura, cuando el comprador toma sobre sí el riesgo de que la cosa no llegare a existir; la venta de cosa existente pero sujeta a un riesgo, cuando el comprador toma el riesgo a su cargo (art. 1332), el contrato de seguro, el de apuesta o juego, etcétera.

Hay una estrecha analogía entre condición y contrato aleatorio; en ambos casos los derechos de las partes dependen de un acontecimiento futuro e incierto. Pero lo que está en juego en la condición es la existencia misma de los derechos, en tanto que en los contratos aleatorios es la mayor o menor extensión de esos derechos. Aun esta diferencia desaparece en algunos casos; así, por ejemplo, en el contrato de seguro, la indemnización se debe si ocurre la condición prevista; lo mismo pasa en el caso del juego o apuesta, en la venta de una cosa futura, etcétera.
En los contratos aleatorios, las partes asumen deliberadamente el riesgo de que el contrato pueda resultar desventajoso, especulando con la posibilidad contraria. Nadie puede quejarse, por lo tanto, de la falta de equilibrio económico de las contraprestaciones definitivamente resultantes. Por excepción, puede admitirse la aplicación de la lesión a los contratos aleatorios, cuando la diferencia de las contraprestaciones sea de tal carácter que ni la misma alea pueda justificarla. Así, por ejemplo, cuando se compra una cosa que puede o no llegar a existir y se paga mucho más de lo que ella valdría, aun existiendo. En efecto, cuando el comprador asume el alea de que la cosa no exista, se supone que ofrecerá menos precio de lo que ella vale. Pedro ofrece 100 por una cosa que, de existir, valdrá 200. El contrato es normal; ninguna de las partes podrá invocar la lesión. Pero si ofrece 200 por lo que aun existiendo vale 100, el contrato puede resolverse por lesión, porque desde el punto de vista del vendedor no ha habido alea: el contrato le será siempre ventajoso.

Inmuebles:

Venta por Cabida y en Globo:

Venta por Cabida: Aquí hay que tener claro el concepto de cabida. Cabida es el contenido de inmueble, lo que dentro de los linderos. En este caso se acostumbra a expresar la cabidad del inmueble. Sobre todo refiriéndonos a terrenos sucede con frecuencia que la cosa que se compra materia del contrato de compraventa; puede que tenga menos o más medida de lo que se creían en principio las partes.
Yo voy a comprar un terreno y en principio se creía que el mismo tiene un área de tantos metros y resulta que cuando se va a medir tiene menos o más metros. Es por eso que nuestra legislación a establecido algunas reglas que están plasmadas en el :

Artículo 1.496. “El vendedor está obligado a entregar la cosa en toda la cantidad expresada en el contrato, salvo las modificaciones siguientes:

  • Si la venta de un inmueble se ha hecho con expresión de su cabida, a razón de tanto por medida, el vendedor está obligado a entregar al comprador que lo exija, la cantidad expresada en el contrato.
  • Cuando esto no sea posible, o el comprador no lo exija, el vendedor estará obligado a sufrir una disminución proporcional en el precio.
  • Si se encuentra que la cabida del inmueble es superior a la expresada en el contrato, el comprador debe pagar la diferencia del precio; pero puede desistir del contrato si el excedente del precio pasa de la veintava parte de la cantidad declarada”.

En la primera parte del articulo lo que se hace es repetir el principio general según el cual la cosa vendida vendida debe ser entregada en la cantidad expresada en el contrato. Pero en la continuación de el mismo “…Cuando esto no sea posible…”, aquí si encontramos la modalidad. Como ejemplo. Pensemos en el caso de que se ofrecen en venta 5. 000 M2 a Bs. 300 M2. Una vez medido el inmueble resulta que efectivamente su contenido es de 4. 000 M2. La diferencia de 1. 000 M2 se le imputa a el vendedor en el sentido de que el sufrirá la disminución proporcional en el precio.

Cuando el legislador expresa… “o el comprador no lo exija…”, se está refiriendo al caso de que el vendedor tenga otra parcela adyacente a la que está vendiendo y entonces exista la posibilidad de que el comprador exija que los metros que le faltan sean completados con la otra parcela. Pero si esa parcela es la única, porque las adyacentes son de otro propietario, entonces no será posible completar el faltante y entonces el comprador debe sufrir la disminución proporcional en el precio. Esta es una acción “quanti minoris”.

Si se encuentra – y esta es la otra situación- que la cabida es superior a la expresada en el contrato, el comprador debe pagar la diferencia del precio (esta es la obligación del comprador que se encuentra en este articulo). Pero esta obligación está condicionada, así el excedente del precio  pasa de la veintava parte 85%) de la cantidad expresada, porque en este caso el legislador habla de que el comprador puede “desistir” del contrato. No hay acción de desistir; aquí debe entenderse que se está hablando de rescisión.

Entonces, y esto es muy importante, si la cabida es menor no hay posibilidad de rescisión. Si el comprador quiere comprar una parcela de 5. 000 M2 y resulta que esta solo tiene 4.000 M2, no puede pedir la rescisión. Si el vendedor no puede completarle los 5. 000 M2, la norma dice que lo único que opera es le acción ” quanti minoris” y deberá quedarse con los 4. 000 aunque necesite 5. 000. ¿Cómo se salva el comprador de caer en esta situación? La manera de evitar eso es expresar en el contrato no solo la cabida y el precio, sino la finalidad específica del comprador para hacer la adquisición.

Ejemplo:
Tiene el doble o sea 1600 mts.2 la ley NO me obliga a comprar el doble del área porque mi capacidad de pago; Pero puede desistir del contrato si el excedente del precio pasa de la veintava parte de la cantidad declarada.

Venta por en Globo: Para hablar de la venta en globo hay que hacer mención a ciertos términos que están relacionados con la venta de cabida. Cuando se compra un terreno no se especifica el precio por unidad de medida sino que se estipula en globo, se establece relación entre cada medida y cada parte del precio.

En primer lugar, el concepto del lindero. Es frecuente encontrarse con documentos donde los linderos aparecen así: “Fundo que eso fue del Sr. Miguel Rodríguez; y se señalan los metros. Eso es mayor seguridad, pero eso no es lindero. Esta situación nos viene del derecho español. Utiliza los linderos en forma. Lindero es sinónimo de límite. Lo conceptual del lindero seria así: Norte: partiendo de la concluencia de las quebradas A y C, siguiendo en la línea recta hasta llegar al pedemonte del cerro Z…; ese es lindero. Pero para mayor seguridad se señala que entre los dos puntos hay tal o cual medida y lo que se encuentra hacia ese punto, como sería que se señalara que entre los dos puntos hay dos kilómetros y allí se encuentra la hacienda La Esperanza. Esos son datos que ayudan a reforzar ese lindero.

Pero si hay linderos es porque esos linderos deben tener un contenido, y ese contenido es su cabida: no hay cosa que no tenga forma y contenido.

Cuando estudiamos la parte final del artículo 1. 496, hablamos que allí el precio se determina en función de la cabida. Allí lo importante es que el precio se determina en tanto por ciento la cabida: Parcela de 2. 000 M2 que se vende a Bs, el M2.

Cuando se compra un terreno en globo no se especifica el precio por unidad de medida. Por ejemplo, se compra un terreno de 2. 000 M2 por Bs. 1. 00.000,oo Esta será una venta en globo, pero hay que tener en cuenta que aunque se hable de venta en globo  también hay que hablar de cabida. Sucede que en un momento determinado le damos una importancia jurídica y económica a un aspecto, y en otro momento le damos la importancia jurídica y económica a otro aspecto distinto de la misma cosa.

Veamos: tengo una parcela de 10. 000 M2 y puede vender una parte de ella dándole importancia para determinar el precio, a fragmentos de ella. Esa es venta por cabida. La otra parte de dicha parcela se vende toda o en parte sin que la superficie contenida en esa parte influya para nada en la determinación del precio. Esa es venta en globo.

Los Artículos 1. 497, 98, 99 y 1. 500, se refieren a la venta en globo. Y para completarlos hay que entender que aun siendo venta en globo ello no obsta para que se hable de área, de cabida. Lo que si debe fijarse es que en la determinación del precio  nunca se le da importancia a la cabida. El otro principio que hay que tener presente es que el precio se estipula en globo. NO se establece ninguna relación entre cada medida y cada parte del precio.

Articulo 1. 497. “En todos los demás casos en que la venta sea de un cuerpo determinado y limitados, o de fondos distintos y separados, sea que el contrato comience por la medida, sea que comience por la identificación del cuerpo vendido seguida de la medida, la expresión de la medida no da lugar a ningún aumento de precio a favor del vendedor por el exceso de la misma, ni a ninguna disminución del precio a favor del comprador por menor medida, sino cuando la diferencia entre las medida real y la indicada en el contrato sea de una veintava parte en más o menos habida consideración al valor de la totalidad de los objetos vendidos, si no hubiere estipulación en contrario”.

En la primera parte del articulo se esta refiriendo al objeto en dos formas: el objeto inmueble lo ve el Código en dos aspectos; cuerpo determinado y limitado, fundos distintos y separados. Caso A: Caso B:

“sea que el contrato comience por la medida, sea que comience por la indicación del cuerpo vendido seguido de la medida “…

Para explicar esto podemos pensar en las dos formas como suelen ofrecerse al publico la venta de parcelas;

  1. “Venta de 5. 000 metros de terreno por Bs. ….. y
  2. “Venta de una parcela de terreno 5. 000 metros por Bs. …”

En primer caso se comienza por la indicación de la medida y en el segundo caso se comienza por la indicación del cuerpo vendido seguido de la medida.

En el antiguo derecho francés el tratamiento para el caso de que se comience por la indicación de la medida que para cuando se comience por la indicación del cuerpo vendido, es diferente, en el sentido de otorgar el derecho a exigir la diferencia de precio, cuando resulte que se haya vendido más o menos de lo estipulado.

Pero para nuestro Código, el tratamiento es el mismo para los 2 casos. Sea como sea, los efectos son iguales.

Y la continuación de dicho artículo es clara, sólo hay que referirse a lo que se quiere significar con… “Una veintava parte en mas o en menos, habida consideración al valor de la totalidad de los objetos vendidos…”

Aquí hay que calcular esa veintava parte en la relación con el precio, mientras en la venta por cabida hay que comprar la veintava parte en la relación con la cabida, con el contenido, con la superficie del inmueble.

Entonces. Cuando se habla de venta por cabida, a tanto la medida, la diferencia para ejercer la rescisión se calcula en base al contenido, a la cabida, y para ejercerla, en el caso de venta en globo, se toma en cuenta la cuantía.

Evidentemente que el comprador tendrá que medir el terreno para establecer la diferencia pero cuando el negocio se fue a no se tomo en cuenta eso, sino el precio global. Aquí se invoca la cabida para hacer el reclamo, no para hacer el contrato. No nace el contrato sobre esas bases ni sus efectos tampoco.

Articulo 1. 498. “En el caso de que, según el artículo precedente, haya lugar a aumento de precio por exceso de la medida el comprador puede elegir entre desistir del contrato o pagar el aumento de precio con sus intereses, si retiene el inmueble”.

Lo único que hay que decir aquí es que no existe acción de desistir, la acción aquí es de rescisión. Y por otra parte habla el legislador de… “si retiene el inmueble “. Aquí no puede hablarse de derecho de retención porque el comprador es el propietario. Es un término mal usado.

Ejemplo:

Cuando un comprador decide adquirir unas hectáreas de terreno y queda en acuerdo con el vendedor de pagarle 10 millones de bolívares. Se puede medir después si se quiere parcelar, pero en principio se está comprando en globo.

Ejemplo:

Es una vena de lotes de carros que tienen algunas veces las empresas de seguros, yo como comprador le digo a esta empresa te doy 20 millones de bolívares por todo el lote de carros, de esta manera se está comprando en globo.

Venta “de visu”: Es la venta que se hace a la vista , es decir, cuando se compra algo con solo verlo, sin importarle nada, y al aceptarlo se perfecciona, corriendo el riesgo desde el principio, es decir, compro a mi riesgo.

LA RESERVA DE DOMINIO

Publicado: abril 16, 2012 en DERECHO CIVIL
Etiquetas:

VENTA CON RESERVA DE DOMINIO.

“La venta con pacto de reserva de la propiedad o del dominio, es la venta en la cual en virtud de la voluntad de las partes se difiere la transferencia de la cosa o derecho vendido hasta el momento en que el comprador pague la totalidad o una parte determinada, del precio”.
La venta con reserva de dominio constituye la más enérgica protección del derecho que tiene el vendedor de cobrar el precio en materia de venta de bienes muebles, de modo que facilita las ventas mobiliarias a crédito con las ventajas que ello implica para vendedores y compradores.
En materia inmobiliaria, la hipoteca era y es suficiente para garantizar al vendedor contra la eventual falta de pago del precio; pero en materia mobiliaria, la protección legal del vendedor establecida en el Código Civil se reveló insuficiente para permitir el libre desenvolvimiento de la venta a crédito.
La reserva de dominio, al dejar al vendedor la propiedad de la cosa con la posibilidad de hacerla valer incluso frente a terceros, asegura al vendedor una garantía que le permite vender a crédito y hacer la entrega de la cosa sin limitar sus operaciones a una clientela exclusiva, ni aumentar desmesuradamente el precio para cubrir grandes riesgos de pérdida del precio.
Por otra parte la venta con reserva de dominio presenta otro aspecto económico que nuestro legislador hubo de afrontar: la posibilidad de abusos del vendedor frente al comprador mediante la imposición de cláusulas exorbitantes.
ANTECEDENTES.

A fines del siglo XVIII y principios del XIX se produce, en las Legislaciones de los estados germanos, una modificación sustancial en el régimen hipotecario, por el cual, la garantía del acreedor se hace pública y determinada.
Se produce así, el abandono del pactum reservati dominii que queda relegado ante de las excelencias del sistema hipotecario que comenzaba a regir.
Pero en el siglo pasado y en lo que va del actual, se produce el extraordinario movimiento industrial que caracteriza nuestra época y con él la valorización a proporciones insospechadas de los bienes considerados hasta entonces como bienes sin valor (de ahí el adagio; res mobilis res vilis que quiere decir, cosa mueble, cosa inservible).
Por otra parte, aún en los casos en que los muebles han conservado igual valor relativo o han disminuido, el aumento de su consumo y para todos los casos el auge del crédito, han provocado problemas jurídicos de profunda significación económica.
De nuevo ante el sistema legislativo que no había contemplado las transacciones de muebles de valor económico de los mismos el pacto de reserva de propiedad comienza a hacer frecuente, adoptando formas jurídicas simuladas, para poder subsistir, dadas las prohibiciones legislativas existentes.

Así que aparecen en el panorama jurídico legislativo actual cuatro sistemas que se aplican a la compraventa de bienes muebles para asegurar al vendedor contra la insolvencia o mala fe del comprador.

Son ellos: los sistemas inglés y francés, que dan al vendedor garantías completamente insuficientes: el de los privilegios, que resuelve el problema parcialmente y que es valedero para determinados objetos muebles en las Legislaciones de tipo francés y como excepciones al sistema general; y el alemán, que adopta el pacto de reserva de dominio, mejorando el sistema del Código de las Obligaciones de Suiza.
En 1893, Inglaterra legisla sobre la compraventa y establece en sus disposiciones que las partes contratantes pueden determinar la oportunidad en que se transferirá la propiedad de la cosa.

Mientras la cosa mueble vendida, está en poder del vendedor “puede retener la posesión”, tiene un derecho de prenda sobre la misma.
Este derecho surge cuando los bienes fueron vendidos sin estipulación de crédito, cuando a pesar de haberse vendido a crédito el término del mismo ha vencido y cuando el comprador cae en insolvencia.

Ese derecho de retención puede ser ejercido por el vendedor, aunque esté en posesión de las cosas como agente o depositario del comprador.
Este privilegio se extingue si el vendedor impago: a) entrega los bienes a un transportador u otro comisionista para su transmisión al comprador sin reservarse el derecho, de disponer de ellos; b) cuando el comprador y su agente obtiene legalmente la posesión de la cosa.
Frente a terceros adquirientes, el derecho de retención subsiste siempre que el vendedor o la persona que tiene las cosas en su mano haya liberado una orden de entrega, que haya pasado a manos de tercero o haya aceptado dicha orden o noticia de que tiene a disposición del comprador o del tercero.
Cuando el comprador cae en insolvencia, el vendedor impago puede readquirir la posesión de los bienes “mientras éstos están en viaje” y retenerlos hasta que sea satisfecho su crédito.
Es indiferente a los efectos de esta garantía, que el transportador haya sido contratado por el comprador o el vendedor o sea agente cualquiera de ellos.
Frente a terceros, el derecho del vendedor no se modifica, salvo que éste asentido en cualquier forma subsiguiente la venta por el comprador.
El ejercicio de estas dos garantías no anula el contrato de compraventa y el vendedor sólo puede disponer libremente de las cosas cuando son cosas de naturaleza perecedera y el comprador en tiempo razonable no cumple con sus obligaciones.
El contrato puede rescindirse si el vendedor intima al comprador el cumplimiento de sus obligaciones con noticia de que en caso de que no las cumpla en un término prudencial dará por rescindido en convenio.

No existe, pues, instituto similar al de la reserva de propiedad y como se ve, las garantías del vendedor de esfuman cuando la cosa aparece en manos del comprador, tanto en el caso de quiebra, desde que todos los bienes que se encuentran en poder del fallido van a integrar la masa sin excepción, cuanto en el caso de reventa hecha por el comprador.
Al dictarse el Código Francés, se modificó el criterio romanista y universal sobre la necesidad de la tradición de los bienes para perfeccionar la propiedad.
Lo dispuesto en el Código antes mencionado a su vez entraña la imposibilidad legal de celebrar el pacto de reserva de dominio, desde que éste vendría a desnaturalizar un efecto esencial del contrato de compraventa en la economía del Código.
En el sistema el vendedor tiene cuatro garantías:
1. El derecho de retención.
2. El derecho de resolver el contrato.
3. El derecho de reivindicación del objeto vendido.
4. El privilegio que tiene el vendedor de efectos mobiliarios todavía no pagados.

Los países que han adoptado el Código Francés, entre ellos Bélgica, Italia y Rumania, siguen iguales lineamientos con excepciones muy limitadas y posteriores a la sanción de sus respectivos Códigos.

7. El sistema de los privilegios: consiste en garantizar al vendedor concediéndoles un privilegio sobre el precio no pagado de los bienes muebles vendidos, exigiendo o no una publicidad con respecto a ciertos muebles.
Bélgica, Italia, Rumania y la propia Francia lo adoptan, exigiendo para los muebles para los cuales establecen la excepción, una publicidad previa y especial.
Adoptan el pacto como modalidad del contrato de compraventa Alemania, Austria, Hungría, Checoslovaquia, Rumania, Brasil, Suiza, Turquía y México.
El pacto es una excepción a la forma de transferencia del dominio de las cosas muebles, desde que a pesar de la tradición, aquella no se produce sino al momento en que se cumple con la condición, es decir, con el pago.
Es documento suficiente para acreditar conjuntamente los dos extremos que hacen procedente la oposición al embargo del contrato de venta con reserva de dominio autenticado reconocido o de fecha cierta.

“En cuanto concierne a la denuncia de los artículos 469 del Código de Procedimiento Civil, y 1º, 5º y 7º de la Ley Sobre Ventas con Reserva de Dominio, basada fundamentalmente en que el contrato de venta presentado por la sociedad opositora, no pudo demostrar la concurrencia de los extremos previstos en el mencionado artículo 469, puesto que su comprobación sólo podría obtenerse de las Letras de Cambio que fueron emitidas para el pago de las cuotas en que se fraccionó el precio de la cosa enajenada, la Sala Observa:
La alegación de la formalización en este punto ha planteado una situación de la formalización en este punto ha planteado una situación de podría enajenar en el ordinal 1º del artículo 435 del Código de Procedimiento Civil, o sea, cuando el Juez dé por establecido un hecho comprueba que por la ley es improcedente para demostrarlo, pero considera la sala que tal denuncia debe ser desecha de plano, en razón de que no se ha indicado el artículo legal que contiene la regla de valoración de prueba quebrantada en la sentencia y que, en la situación concreta, sería la relativa al mérito de la prueba documental.

Desde otro punto de vista la Sala que, al tenor de lo previsto en el artículo 1º de dicha Ley, en las ventas de cosas muebles a plazos, el vendedor puede reservarse el dominio de éstas hasta que el comprador haya pagado la totalidad del precio, y que, de conformidad con el artículo 20 ejusdem, el vendedor puede oponerse al embargo de la cosa vendida, practicado por los acreedores del comprador o los requisitos exigidos en el artículo 5º de la mencionada Ley, y que se refieren a la identidad de las partes, determinación de la cosa, lugar donde ésta permanecerá, precio de la venta, fecha de la misma y condiciones de pago de las cuotas; todo lo cual debe constar en documento auténtico, legalmente reconocido o simplemente de fecha cierta.
Es evidente, por lo tanto, que por expresa disposición de la citada Ley especial, el contrato de venta con reserva de dominio, es documento suficiente para acreditar conjuntamente los dos extremos que hacen precedente la oposición al embargo, y ellos puede al vendedor, mientras no se haya pagado la totalidad del precio , sigue teniendo dominio del bien vendido, y, por ende, el derecho de poseerlo, e igualmente teniendo la posesión sobre la cosa, ejercida a través del comprador, quien en esas circunstancias, es simplemente un poseedor precario.
Antes de que entrara en vigencia la primera Ley de Ventas con Reserva de Dominio, del 14 de abril de 1.955, sustituida hoy día por la Ley de Venta con Reserva de Dominio publicada en Gaceta Oficial Nº 25.856 de fecha 07 de enero de 1959, con frecuencia se negaba la posibilidad de pactar la reserva de dominio por considerar que dicho pacto contradecía el carácter consensual de la venta. Por otra parte, el texto de la ley (Art. 1.480 CCV) se alegaba tanto en pro como en contra de la validez de la reserva de dominio. La ley especial vino a suplir este vacío en materia mobiliaria.
Tanto la necesidad de adquirir, como la de vender, puede coincidir, con la falta de las posibilidades económicas que presenta la persona para comprar.
Si el movimiento industrial contemporáneo no hubiere aparecido valorizando a los bienes muebles en la medida que ha pasado el tiempo, y con esto la forma de pago a plazos derivada de otro fenómeno muy de moda hoy día como es el crédito, que es una de las características económicas de este siglo que estamos viviendo.
La preocupación de asegurar los derechos del vendedor de un inmueble, dio lugar al uso, al acto comisorio, que hace a la existencia misma del contrato de compra venta.
Se comenzó a utilizar el crédito y la venta a plazos pero se produjo un desequilibrio entre los dos contratantes de singulares proporciones, en perjuicio evidente del comprador que ha hecho imprescindible la acción reguladora del Legislador.
Desde el punto de vista de la equidad, nada es más justo que sea el comprador, quien cargue con todos los riesgos de la cosa vendida, ya que es el quien, viene disfrutando y obteniendo provecho económico de la misma.
En la venta con reserva de dominio, lo que hace el vendedor es justamente la propiedad, por lo tanto en este tipo de contratos, el solo consentimiento no opera la transmisión de la propiedad.
Este pacto que se introduce en el contrato de compra venta, nos hace una explicación distinta mediante razonamientos: Antes de la vigencia de la Ley, se recurría con frecuencia el contrato de arrendamiento con opción a compra, mediante un contrato celebrado de arrendamiento sobre la cosa mueble, éste arrendatario pagaba una cuota mensual fija y luego al terminar de pagar el número determinado de cuotas se hacía propietario de la cosa mueble.
CAMPO DE APLICACIÓN DE LA LEY.
1.La Ley de Venta con Reserva de Dominio sólo se refiere a las ventas mobiliarias, limitación que respondió tanto al deseo del legislador de encuadrarse dentro de las previsiones del Art. 1.480 CCV como con el escaso interés de la reserva de dominio respecto de los inmuebles en virtud de la existencia de la hipoteca legal.
2.La Ley es civil y se aplica a la venta civil como a la compraventa mercantil, ya que la ley mercantil nada prevé sobre reserva de dominio.
CONDICIONES DE VALIDEZ DE LA VENTA CON RESERVA DE DOMINIO.

El pacto de reserva de dominio desempeña en la contratación de nuestro tiempo tanto nacional como extranjera un papel preponderante, pues el hecho de que una persona pueda adquirir de inmediato un bien que se le entrega sin pagar simultáneamente su precio lo hará a plazos, toda vez que de momento carece de dinero para pagar el importe del mismo, a pesar de que en fecha más o menos próxima tenga lo suficiente, indudablemente es para considerar el pacto en la forma antes señalada.

Artículo 1480 CCV:
“Lo dispuesto en el presente Título no obsta para que se dicten Leyes especiales Sobre la Venta de bienes muebles a crédito, con o sin reserva de dominio. Estas Leyes se aplicaran preferiblemente en los casos a que ellas se contraigan”.
Los principios podemos enumerarlos de la siguiente forma:
1.Que haya validez de la reserva de dominio: La cesión de crédito del vendedor contra el comprador, comprende, asimismo, el dominio reservado. Para hablar de validez de la venta con reserva de dominio deben darse los siguientes supuestos:
•Que se trate de una venta a plazo a crédito. Artículo 1º L.V.R.D.- El comprador adquiere la cosa con el pago de la última cuota del precio.
•Que se trate de la venta de un bien mueble por su naturaleza. (Art. 1º L.V.R.D).
•Que no se trate de cosas destinadas a la reventa (Art 2º L.V.R.D), los comerciantes al mayor no pueden utilizar la reserva de dominio en sus ventas a los minoristas.
•Que no se trate de cosas especialmente destinadas a la manufactura o transformación cuando no sean identificables después. (Art 2º L.V.R.D.).
•Que la transferencia esté subordinada al pago del precio. (Art 1º L.V.R.D.).
•Que la reserva no tenga una duración mayor de 5 años. (Art 10 L.V.R.D.).
•La Ley no lo dice expresamente, pero se toma en cuenta a partir de la celebración de la venta.
•Que la reserva sea convenida antes de que la propiedad haya sido transmitida al comprador.
Adicional a estos, para que la venta con reserva de dominio sea eficaz frente a terceros, tienen que darse las siguientes circunstancias:
•Que las cosas vendidas sean identificables individualmente y de modo preciso (Art. 4 L.V.R.D.)
•Que las cosas vendidas tengan un valor individual superior a doscientos cincuenta bolívares (Art. 3 L.V.R.D.)
•Que las cosas vendidas no estén destinadas a ser parte integrante y constante de un inmueble del cual no pueden separarse sin grave daño para éste (Art. 3 L.V.R.D.).
•Que se hayan cumplido las formalidades exigidas por la Ley de Venta con Reserva de Dominio, establecidas en el Art. 5 de dicha ley o con las que exijan reglamentos especiales para la compra – venta de determinados bienes muebles.

NATURALEZA JURÍDICA.
El pacto con reserva de dominio es una condición, a la tradición de la propiedad del bien vendido. Se sostuvo que la compra venta con reserva de propiedad era una compra-venta a plazos, o una promesa de venta, sometida a condición suspensiva, es decir, que se trata de una venta sometida a condición suspensiva.

Sobre la posibilidad jurídica del pacto frente al contrato de compra – venta con reserva de dominio, existen polémicas entre los doctrinarios, porque hay un grupo que sostiene la incompatibilidad entre el contrato de compra – venta y su modalidad de la reserva de dominio, esto en virtud de que:
• Mientras aquel es un contrato traslativo de propiedad, de manera que en el mismo momento en que la venta se consuma, la propiedad pasa al vendedor.
•En orden al riesgo de la cosa, quien corre con ellos: desde el punto de vista del contrato de compra – venta, sería el vendedor, pero mientras la condición no se cumpla, el contrato no se perfecciona.
•Si se trata de una venta sometida a condición suspensiva, el perfeccionamiento del contrato, se daría cuando el comprador haya pagado la última cuota del precio.
• Lo que está sometido a condición no es el perfeccionamiento del contrato, es la obligación que tiene el vendedor de transferir la propiedad.
Cosas Que Pueden Ser Objeto De Pacto.
Las cosas que pueden ser objeto de venta con reserva de dominio son las siguientes:
•Cosas muebles por su naturaleza; es necesario que esas cosas no sean destinadas a la reventa; la Ley se refiere exclusivamente a las cosas muebles por su naturaleza, incluyendo naves y aeronaves.
•Las manufacturadas identificables, siempre que no se destinen a la reventa.
Articulo 2º de L.V.R.D: “No podrán ser objeto de venta con reserva de dominio, las cosas destinadas especialmente a la reventa, ni las destinadas a manufactura o transformación que no sean identificables”.
Articulo 532 C.C.V: “Son muebles por su naturaleza los bienes que puedan cambiar de lugar, bien por si mismos o movidos por una fuerza exterior”.
Articulo 533 C.C.V: “Son muebles por el objeto a que se refieren o por determinarlo así la Ley, los derechos las obligaciones y las acciones que tienen por objeto cosas muebles; y las acciones o cuotas de participación en las sociedades civiles y de comercio, aunque éstas sociedades sean propietarias de bienes muebles…
Cosas Que Pueden Venderse Con Reserva De Dominio, Sin Que Surta Efectos Contra Terceros.
Articulo 3º de la Ley:
“No tendrá efectos contra terceros la venta con reserva de dominio de las cosas destinadas a ser parte integrante y constante de un inmueble del cual no puedan separarse sin grave daño para éste, ni de las obras cuyo valor individual sea inferior a doscientos cincuenta bolívares, aún cuando ellas sean parte de un conjunto o de una colección que tenga un valor mayor que el indicado”.

La ley determina las cosas no susceptibles de venta con reserva de dominio oponible a terceros, y que son las siguientes:
•Las destinadas a ser parte integrante y constante de un inmueble del cual no puedan separarse sin grave daño para éste.
•Las cosas no identificadas individualmente de modo preciso, las cosas no identificables no surte efecto contra terceros en el pacto con reserva de dominio.
•Las cosas cuyo valor individual sea inferior a doscientos cincuenta bolivares (Bs. 250,00), aún cuando ellas sean parte de un conjunto o colección que tengan valor al indicado.
Ejemplo:

1. El Señor Antonio ha vendido con reserva de dominio a Juan un motor: Un motor de energía eléctrica para su finca, y se establece una hipoteca sobre dicha finca, la hipoteca abarcará también el mencionado motor, porque se considera parte del fundo o de la finca.
2. Pero si por el contrario; el contrato se va a hacer efectivo, no ya contra el tercero, sino frente al propio comprador, no hay ningún inconveniente para que la reserva funcione, lo que nos dice la Ley sobre este punto, es que no tiene efectos contra terceros, pero si contra el comprador.

Articulo 4º DE LA L.V.R.D:
“Las cosas que haya de venderse bajo reserva de dominio, deberán ser identificadas individualmente y de modo preciso.
En los casos de cosas no identificadas, el contrato no tendrá efectos contra terceros”.

Requisitos Del Contrato.
Artículo 5 L.V.R.D:
“Los contratos de venta con reserva de dominio, sólo tendrán efecto con respecto de terceros, cuando se cumplan los siguientes requisitos:
a)El documento debe contener por lo menos, las siguientes menciones: nombre, apellido, profesión y domicilio del vendedor y del comprador; descripción, exacta de la cosa, con referencias de su elaboración industrial, si las mismas existen; lugar donde permanecerá la cosa vendida durante la vigencia del pacto de reserva; precio de la venta, fecha de la misma, condiciones de pago, con indicación de sise ha emitido Letras de Cambio para el pago de las cuotas.
b)El documento respectivo, deberá ser auténtico, legalmente reconocido por lo menos dos ejemplares; uno para el vendedor y otro para el comprador”.
Estos requisitos son esenciales para la oponibilidad frente a terceros, comprador y vendedor pueden perfectamente sin que nada se oponga a ello, agregar cuanto ellos consideren necesario, ya que la Ley se limita a determinar los requisitos mínimos, para que sea oponible a terceros.

Obligaciones Del Vendedor
Articulo 6º L.V.R.D:
“Sin perjuicio de una eventual garantía convencional de buen funcionamiento, el vendedor siempre responderá durante la vigencia del pacto de reserva, de la existencia en el mercado de los repuestos y de los servicios técnicos y de mantenimiento requeridos”.
Artículo 7º L.V.R.D:
“Cuando por razón de pago u otra causa lícita, quede adquirida por el comprador la propiedad de la cosa vendida, el vendedor deberá otorgarle la constancia del caso. A falta de esta constancia, el último recibo o comprobante de pago surtirá efectos”.
En cuanto a las obligaciones que nacen para el vendedor, está la garantía del buen funcionamiento, y con respecto a esta garantía debemos tener presente:
•Es una garantía convencional y no obligación del vendedor, nacida de la naturaleza misma del pacto de reserva.
•Esa garantía debe establecer durante un lapso de tiempo determinado; podemos tomar como ejemplo: la garantía que dan las casas comerciales automotrices en relación al kilometraje del automóvil y de los servicios.
•La Ley obliga al vendedor a otorgar la constancia de transferencia, esto es para mayor protección del comprador (Arts. 6 y 7 de la L.V.R.D. y 1526 del CCV).
Obligaciones Del Comprador.
Articulo 8 L.V.R.D:
“El comprador deberá notificar al vendedor su cambio de domicilio o residencia dentro de los diez (10) días siguientes a la fecha en que se realice, cuando se trate de vehículos, o el cambio de lugar del mueble, en los demás casos. Asimismo deberá participarle cualquier medida preventiva o de ejecución que se intente sobre las mismas cosas, después de haber tenido conocimiento de ellas. La falta de cumplimiento de cualquiera de estos deberes, dará derecho al vendedor a pedir la ejecución inmediata de la obligación, con arreglo a las prescripciones de la presente Ley”.
Articulo 9 L.V.R.D:
“EL comprador no puede realizar actos de disposición sobre la cosa adquirida con reserva de dominio, mientras dure dicha reserva, salvo autorización expresa del propietario podrá reivindicar del tercero al cosa, en cuyo caso sus derechos y obligaciones para el comprador se determinarán por lo establecido en el Artículo 14. En vez de reivindicar la cosa, podrá demandar al comprador por el pago inmediato de la totalidad del precio de venta.
Queda salvo la eventual responsabilidad penal del comprador, de acuerdo con el Artículo 468 del Código Penal”.
El comprador tiene como obligación principal el pago de las cuotas establecidas en el contrato conforme a lo dispuesto en el Art. 5 de la Ley, y mantener el bien en el lugar que allí indique.
La garantía que verdaderamente se le otorga es la que otorga el pacto de reserva, la única cosa objeto del contrato, es decir; que la cosa de por sÍ, en virtud de la Ley, queda constituida en garantía del vendedor.

De esta manera, y a merced de esa disposición, el vendedor podrá ejercer el resguardo de su garantía con más eficiencia, al saber donde se encuentra la cosa objeto del pacto o del contrato.
En cuanto a que el comprador sea un poseedor precario; es que no puede ser poseedor legítimo si la cosa no se tiene; y no podrá decir que la cosa es suya, cuando le ha reconocido en el propio pacto al vendedor su condición de propietario.
Del mismo modo tampoco es un poseedor de buena fe, puesto que el sabe que la cosa no es suya. De allí que si él pretendiera enajenar el bien, el adquiriente sería un poseedor de mala fe, ya que su deber era averiguar el origen de la posesión y no lo hizo.

ACCIONES DEL VENDEDOR.
El Artículo 12 L.V.R.D. establece que: “Si la cosa vendida con reserva de dominio, estando asegurada por el comprador, se deteriora, se pierde de modo que se ignore absolutamente su existencia o quede afectada por cualquier otro suceso que dé lugar al pago de una indemnización de seguro, el crédito del vendedor se considerará prendario a los solos efectos de poder cobrar, con el privilegio inherente a éste, de las cantidades debidas por los aseguradores.
A los efectos de este articulo, se cumplirá con lo dispuesto en el Código Civil. “
Las acciones del vendedor ante el incumplimiento del comprador son las siguientes:
Acción de resolución del contrato:
•Por falta de pago: La acción de resolución del contrato que tiene el vendedor contra el comprador comprende la reivindicación de la cosa vendida de manos del comprador, cuando éste deba más de la 8va. parte del precio del bien mueble objeto de la venta con reserva de dominio.
Articulo 22 L.V.R.D: “Cuando el vendedor ejerce la acción reivindicadora de la cosa vendida con reserva de dominio, el Juez, al ordenar la citación del demandado, podrá decretar, a solicitud de parte, el secuestro de la cosa y su entrega al vendedor siempre que la demanda tenga apariencias de ser fundada y el vendedor constituya garantía suficiente para asegurar, caso de no prosperar la acción, la nueva entrega de la cosa vendida al demandado o la entrega de otra cosa equivalente y el pago de los daños y perjuicios causados por la medida decretada…”.
•Por la quiebra declarada del comprador:
La Doctrina y la Jurisprudencia Italiana, admiten que el vendedor puede reivindicar aún después de la quiebra del comprador.
Articulo 17 L.V.R.D:
“La quiebra declarada del comprador será la causa de Resolución del Contrato, con las consecuencias previstas en esta Ley, dará derecho al vendedor a deducir de las cuotas que tenga que devolver, el monto de la compensación y de los daños y perjuicios previstos en el, Artículo 14″.
De manera que es requisito para que el vendedor pueda exigir la resolución del contrato, que el monto de las cuotas adeudadas excedan de la octava parte del precio total, como ya lo dijimos anteriormente, porque de lo contrario solo podrá intentar la acción de cumplimiento por el monto de las cuotas para ese momento esté adeudando el comprador.
Artículo 14 L.V.R.D:
“Si la resolución del contrato de venta con reserva de dominio ocurre por el incumplimiento del comprador, el vendedor debe restituir las cuotas recibidas, salvo el derecho a una justa compensación por el uso de la cosa además de los daños y perjuicios si hubiere lugar a ello…”
•Del cobro de bolívares: Artículo 13 L.V.R.D:
“Cuando el precio de la venta con reserva de dominio, se haya pactado para pagarse por medio de cuotas, y no obstante convenio en contrario, la falta de pago de una o más cuotas que no excedan en su conjunto de la octava parte del precio total de la cosa, no dará lugar a la resolución moratorias… “
Artículo 1167 CCV:
“En el contrato bilateral, si una de las partes no ejecuta su obligación, la otra puede a su elección reclamar judicialmente la ejecución del contrato o la resolución del mismo, con los daños y perjuicios en ambos, casos si hubiere lugar a ello”.
La disposición del Art. 13 de la Ley, no es más que una explicación un tanto restringida de lo dispuesto, en el Art. 1167 del Código Civil Venezolano; pero es de hacer notar, que en la norma se introduce una garantía al comprador.
•Ejecución inmediata del Contrato: Cuando el comprador incurre en violación de sus obligaciones fundamentales, puede ser sujeto sancionable con la resolución a elección del vendedor, pero éste bien puede, según sea el caso, pedir el cumplimiento, oponer la excepción non adipleti contractus, solicitar la indemnización de daños y perjuicios u otras que resultaren procedentes.
Ahora bien, si el comprador no paga el precio en el día y el lugar convenidos, no hay duda de que el vendedor puede solicitar la resolución inmediata del contrato, mediante las siguientes acciones:
Solicitar la ejecución inmediata del contrato, obligaciones establecidas en los artículos 8 y 9 de la Ley.
Al aviso de las medidas preventivas y ejecutivas, practicadas sobre el bien, desde el momento en que tenga conocimiento.
Prohibición de realizar actos de disposición sobre la cosa adquirida mientras dure la reserva.

LA VENTA CON RESERVA DE DOMINIO Y RESOLUCIÓN.
Se ha sostenido que el “pactum reservati dominii” es una negación esencial del contrato de compraventa. El comprador está obligado a pagar el precio pero el vendedor debe transferirle la propiedad de la cosa vendida; que contra el principio anotado, el mencionado pactum establece que hasta tanto el comprador no pague la totalidad del precio, el vendedor tendrá reserva sobre la propiedad del comprador.
Se ha planteado, igualmente, que se contradicen en dicho pactum los principios esenciales de transferencia de la propiedad al comprador y el pago del precio al vendedor, en razón de que aquella no se transmite y éste queda aplazado. Todo ello ha dado motivo a diversos criterios que tratan de explicar la naturaleza del pacto en cuestión. Los mismos se pueden reunir en las siguientes teorías:
La Venta con Reserva de Dominio como una compraventa perfecta pero con ejecución diferida.

Se atribuye a THORSCH. Para este autor la compraventa a plazos con reserva de dominio tiene el carácter de una compraventa perfecta, pero con ejecución diferida al momento en que el comprador pague el precio. Esta ejecución diferida afecta al comprador y al vendedor, debido a que éste no recibe el precio hasta tanto transcurra el plazo, y en cuanto al primero en razón de no adquirir la propiedad de la cosa hasta tanto no pague el precio; por consiguiente para ambos está aplazada la ejecución del contrato.

Si aceptamos esta doctrina, resultará casi imposible obtener la resolución del contrato en razón de que para el comprador y vendedor queda aplazada la ejecución del contrato, ¿Cómo haría para imputarle al otro el incumplimiento de las cláusulas del contrato, o del contrato mismo, si ninguno de ellos ha recibido la co respectiva prestación: precio y transferencia del dominio sobre la cosa?
En realidad, la práctica nos enseña que el comprador recibe inmediatamente la cosa, aún cuando el vendedor se reserve la propiedad de la misma hasta que el comprador pague la totalidad del precio.
Por su parte el vendedor recibe simultáneamente parte del precio y continuará recibiendo pagos parciales hasta la última cuota del precio estipulado.
La Venta con Reserva de Dominio como un derecho de prenda.
Esta doctrina sostiene que el pacto con reserva de dominio implica un derecho de prenda. Se le critica en razón de que tal concepto plantea una inversión jurídica. En efecto, en el derecho de prenda la cosa objeto de la misma para al acreedor prendario; mientras en la compraventa a plazos el vendedor-acreedor-del precio lejos de recibirla hace la entrega de ella al comprador quien debe reputarse como el verdadero deudor prendario.
Según al artículo 1.837 del Código Civil, la cosa mueble dada en seguridad del crédito deberá restituirse al quedar extinguida la obligación; cuestión que no ocurre en la venta con reserva de dominio, pues el comprador al pagar el precio queda automáticamente como propietario sin ninguna declaración posterior del vendedor. Además, el artículo 1.844 ejusdem establece que el acreedor no podrá apropiarse de la cosa recibida en prenda, ni disponer de ella aunque así se hubiere estipulado. En cambio en el mencionado pactum, el referido comprador recibe la cosa para usarla y hasta podrá venderla con autorización del vendedor.
La anotada teoría choca evidentemente con la posibilidad resoluble del contrato de venta con reserva de dominio, tratándose precisamente de que tal pactum no implica un derecho de prenda.
El Pactum es una Venta Condicionada
Es la tesis de ENNECCERUS, entre otros, quien sostiene que en el aspecto real de reserva de propiedad supondrá, en la duda (presunción legal), que la transmisión de la propiedad se ha hecho bajo la condición suspensiva del completo pago del precio.
Ha sido contemplada por BONELLI, quien le opuso que la condición que se alega, consiste en el pago aplazado del precio y que al pagarse éste, la condición se cumple, y por tanto, la adquisición se realiza. En caso contrario, en dominio queda intransmitido al adquiriente; que no se puede hablar de condición respecto al elemento precio, tratándose de la compraventa, porque éste es un elemento esencial y no un accidente de ese contrato de compraventa, puesto que las condiciones son meras modalidades del acto jurídico.

Debemos anotar que a los efectos de la resolución del contrato nos hemos considerado hacer depender la misma (resolución) del juego de una condición resolutoria implícita, tácita no pactada.
Las obligaciones del pactum y la resolución:
Notificación Del Cambio De Domicilio.
El incumplimiento del comprador de cualquiera de las obligaciones contenidas en el artículo 8 L.V.R.D., dará derecho al vendedor para solicitar la resolución del contrato, con fundamento en el artículo 1.215 del Código Civil, según el cual perderá el beneficio del término o plazo, pues además la Ley lo establece.
GOLDSCHMIDT ha sostenido que en el supuesto de violación de la obligación prevista, el vendedor tendrá derecho a pedir la ejecución inmediata de la obligación.
Para el Dr. ANTONIO RAMON MARIN, la Ley sanciona al comprador que no cumple con las obligaciones antes señaladas haciéndole perder el beneficio del plazo.
Actos de disposición por el comprador.
En la práctica se acostumbra a demandar al comprador por resolución del contrato, cuando el mismo adeuda un número de cuotas que en su conjunto exceden de la octava parte del precio total de la venta.
La Prescripción
Artículo 19 L.V.R.D:
“Las acciones del vendedor contra terceros prescribirán a los seis meses contados a partir del día en que deberían de ser pagado o terminado de pagar el precio de la cosa vendida con reserva de dominio”.

Si el comprador se ha comprometido a pagar el precio en 20, 30 o 36 cuotas mensuales y consecutivas; en el caso de la compra de un vehículo con reserva de dominio, el pago de la última cuota es la que anuncia la prescripción, determina el inicio del lapso; que según el anterior artículo es de seis meses en este caso; prescribe en cuanto a terceros transcurrido ese tiempo y con respecto a las partes también, después de los cinco años posteriores a la celebración del contrato.
Nuestro más alto tribunal, en sentencia del 11 de Noviembre de 1970, estableció lo siguiente:
“Ahora bien, es verdad que en el libelo no se habla de resolución del contrato, limitándose a pedir restitución de la cuota inicial pagada por el vehículo, la devolución de las quince letras firmadas a favor de la demandada; y que ésta recibe el vehículo, hecho lo cual, se fundamenta la acción en los artículos 1.518 y 1.521 del Código Civil. Es decir, se propuso la acción redhibitoria, o sea, la de saneamiento por vicios ocultos de la cosa vendida, pero que conduce necesariamente a la resolución del contrato, esta acción prescribe caduca a los 10 años. (Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia Caracas, 1971).
Procedimiento y medidas preventivas.
Artículo 21 L.V.R.D:
“Cualquiera que sea su cuantía, las acciones legales que deriven de la aplicación de esta Ley, se iniciarán, sustanciaran y decidirán ante el Juez competente por los trámites del Juicio breve, conforme al procedimiento previsto en el Título XVI del Código de Procedimiento Civil”.
La competencia del Juez la determinará la cuantía del asunto, y la materia, su naturaleza.
Si los terceros conforme a la Ley, le corresponde accionar en virtud de este tipo de contratación, el procedimiento a seguir es el juicio breve.
En atención a lo dispuesto en el Código de Procedimiento Civil, en los juicios relativos a la Reserva de Dominio, no se puede interponer el recurso de Casación.
EFECTOS DE LA VENTA CON RESERVA DE DOMINIO.
1.Situación del Vendedor:
a.El vendedor conserva la propiedad de la cosa vendida bajo condición resolutoria de que pague     la totalidad o parte determinada del precio.
b.La propiedad que se ha reservado el vendedor sólo tiene fines de garantía.
c.Pagado el precio en su totalidad o en al parte correspondiente, según los casos, o vencido el     plazo de la reserva, la transferencia al comprador se cumple automáticamente sin necesidad de     actuación alguna del vendedor y opera retroactivamente conforme al derecho común, en materia     de condición.
d.La reserva de dominio no altera en modo alguno las normas sobre tradición y en cuanto al     saneamiento, la ley vigente establece que “Sin perjuicio de una eventual garantía convencional     de buen funcionamiento, el vendedor siempre responderá durante la vigencia del pacto de     reserva, de la existencia en el mercado de los repuestos y de los servicios técnicos y de     mantenimiento requeridos”.
2.Situación del Comprador:
a.El comprador tiene la propiedad de la cosa bajo condición suspensiva.
b.El comprador tiene un derecho a poseer la cosa hasta que la condición se cumpla o se vea     fallida.
c.El comprador está obligado a cuidar la cosa con la diligencia de un buen padre de familia     hasta que la adquiera.
d.El comprador no puede realizar actos de disposición sobre la cosa mientras dure la reserva sin     la autorización expresa del propietario.
e.Por último, el comprador está obligado a notificar al vendedor, dentro del término de 10 días,     su cambio de domicilio o residencia cuando se trata de venta de vehículos o el cambio de lugar         del mueble en los demás casos, con lo cual se trata de facilitar al vendedor la efectividad de sus     derechos.
3.Efectos frente a Terceros.
En principio, si se reúnen los supuestos de eficacia de la reserva de dominio frente a terceros, dicha reserva es oponible a todo tercero sin distinción. Sin embargo, hay que tener en cuenta las siguientes disposiciones:

a.El adquiriente de buena fe en feria, mercado, venta pública o remate judicial de cosas que     hayan sido vendidas con reserva de dominio, sólo estará obligado a devolverlas cuando le sean     reembolsados los gastos que haya hecho en su adquisición.
b.Las acciones del vendedor contra los terceros prescriben a los seis (06) meses contados a     partir del día en que debería ser pagado o terminado de pagar el precio de la cosa vendida con     reserva de dominio.
c.Si la cosa vendida con reserva de dominio, estando asegurada por el vendedor, perece, se     deteriora, se pierde de modo que se ignore absolutamente su existencia o sufre cualquier otro     suceso que dé lugar al pago de una indemnización de seguro, el crédito del vendedor se     considerará prendario a los solos efectos de poder cobrar, con el privilegio inherente a éste, de     las cantidades debidas por los aseguradores.

LA PERSONA O SUJETO DE DERECHO

Publicado: abril 3, 2012 en DERECHO CIVIL

LA PERSONA O SUJETO DE DERECHO

1.- Concepto de Personas y Clases.
Concepto. Se emplea para designar al individuo mismo, al hombre considerado como sujeto activo o pasivo de derechos.
Es todo ente susceptible de tener derechos y deberes jurídicos. A manera de sinónimo de personas son las expresiones de sujeto de derecho o sujeto de la relación jurídica.
Clases. No sólo se le reconoce personalidad al hombre como individuo de la especie humana, sino también a otros entes distintos que persiguen fines humanos y que se denominan personas jurídicas, colectivas, complejas o abstractas. En este sentido se distinguen:

  1. Las Persona Físicas: que corresponden a todos los individuos de la especie humana, al ser humano.(Art.16 C.C.)
  2. Las Personas Morales o Jurídicas: son entes irreales, abstractos, a los cuales la ley les reconoce la condición de sujeto de derecho; se reducen a grupos o establecimientos destinados a desempeñar un papel social y provisto de los atributos de la personalidad física que sean compatibles con su estructura y sus fines propios.(Art.19 C.C.)

2.- La Personalidad Jurídica.
Se define como la aptitud para ser titular de las facultades en que consisten los derechos subjetivos, la idoneidad para ser titular de ellas y al mismo tiempo la posibilidad de ser constreñido al cumplimiento de los deberes jurídicos.

3.- La Persona Jurídica. Concepto y Clasificación.
Concepto.
Es definida como toda unidad orgánica resultante de una colectividad organizada de personas o de un conjunto de bienes a los que, para la consecución de un fin social durable y permanente, es reconocida por el Estado una capacidad de derechos patrimoniales.

Clasificación.

a.- Personas Jurídicas de Derecho Público: son emanación y manifestación de la autoridad pública, ligada a la organización política de la República, tienen bienes afectados al funcionamiento de los servicios públicos.
Los ordinales 1 y 2 del Artículo 19 enumeran a las personas jurídicas de Derecho Público:

  • •    La Nación: entendida en el sentido de Estado, conjunto de hombres que se acomodan a las mismas costumbres y se hallan dotados de las  mismas cualidades morales que los diferencias de otros grupos de igual naturaleza.
  • •    Entidades Políticas que componen al Estado: entidades que componen el Estado, éstas son Los Estados Federativos y Los Municipios, los cuales pueden contratar, obligarse, ser acreedores, deudores, demandar y ser demandados al igual que otra persona jurídica.
  • •    Las Iglesias de cualquier credo: todas las iglesias que se encuentran ubicadas dentro de las categorías de personas jurídicas públicas (Iglesia Católica Apostólica y Romana.
  • •    Las Universidades: tienen carácter público, de servicio a la comunidad. Debe señalarse que no todas las universidades, al igual que no todas las iglesias, tienen personalidad jurídica de carácter público.
  • •    Los Seres o Cuerpos Morales de carácter Público: son todos los establecimientos de carácter público que realicen los fines de su institución por determinación y medios propios.

b.- Personas Jurídicas de Derecho Privado: tienen por rasgo común esencial ser extrañas a toda idea de potestad pública o de servicio público. Se subdividen en personas de tipo fundacional y de tipo asociativo.

El ordinal 3 del Artículo 19 del Código Civil enumera a las personas jurídicas de Derecho Privado:

  • •    Las Personas de tipo Fundacional: se caracterizan por ser un conjunto de bienes atribuido exclusiva y permanentemente a la consecución de un fin, no tienen miembros, los fundadores no forman parte de la fundación, de allí que se las llame “universitas bonorum” (universalidades de bienes).
  • •    Las Personas de tipo Asociativo: se caracterizan por ser un conjunto de personas que persiguen un fin común para cuya consecución destinan determinados bienes manera exclusiva y permanente; tiene sustrato personal “universitas personarum” (universalidad de personas). Nuestro Código Civil menciona tres (3) clases:
  • •    Corporaciones: se caracterizan porque son mandadas a crear o reconocidas por una ley especial que regula su funcionamiento y por que en ellas predominan intereses colectivos sobre los intereses individuales.
  • •    Asociaciones propiamente dicha: son las demás personas de Derecho privado cuyos miembros no persiguen un fin de lucro para ellos mismos.
  • •    Sociedades: son personas de Derecho Privado cuyos miembros persiguen un fin de lucro para ellos mismos.

LA PERSONA NATURAL

Publicado: abril 3, 2012 en DERECHO CIVIL

LA PERSONA NATURAL
Doctrinas acerca del inicio de la Personalidad Jurídica en la Persona Natural.
1.    Teoría de la Concepción: esta teoría sostiene que la vida humana independiente comienza en el momento de la concepción y que por ello la personalidad jurídica del ser humano debe comenzar en dicho momento. En la práctica esta teoría no ha sido consagrada en el Derecho Positivo, especialmente, por la gran dificultad que existe para determinar y probar el momento de la concepción.
2.    Teorías del Nacimiento: sostienen que la personalidad del ser humano comienza en el momento del nacimiento por considerar que con anterioridad el hombre no tiene una vida independiente. Dentro de éllas podemos distinguir:
•    Teoría de la Vitalidad: sólo exige que el feto nazca vivo para reconocerle personalidad.
•    Teoría de la Viabilidad: exige que le feto nazca vivo y viable, e sea, apto para vivir fuera del seno materno, ya que estima que, caso contrario, no existe una vida humana independiente.
El legislador venezolano acepta la Teoría del Nacimiento y dentro de élla, el Principio de la Vitalidad, pues no toma en cuenta la mayor o menor duración de vida del recién nacido extrauterinamente, para reconocerle personalidad jurídica. (Art.17 C.C.)

La Concepción: concepto, su determinación e importancia jurídica.
Concepto.

Fecundación del óvulo en la que se inicia la formación de un nuevo ser.
Determinación.

Normalmente el nacimiento tiene lugar entre los 270 y 285 días posteriormente a la concepción. Pero, a veces sucede que el nacimiento ocurre antes de dicho plazo o después de él. De allí que hablamos de los siguientes términos de gestación:
•    Mínima: corresponde a ochenta (180) días posteriores a la concepción.
•    Normal: oscila entre los doscientos setenta (270) a doscientos ochenta y cinco (285) días posteriores a la concepción.
•    Máxima: corresponde a trescientos (300) días posteriores a la concepción.
La ley fija el término de gestación mínima en ciento setenta y nueve (179) y la máxima en trescientos (300) días contados hacia atrás desde la medianoche en que principia el nacimiento. (Art. 213 C.C.)
Importancia.

Existe un gran interés jurídico en poder determinar el momento en que ocurre la concepción, no sólo para saber cuando comienza la protección del feto sino también para otros efectos jurídicos, tales como la determinación de la paternidad de los hijos.

Protección al no nacido.
Aún cuando nuestro legislador ha adoptado la Teoría del nacimiento también toma en consideración la persona por nacer.
a.- El Concebido: el artículo 17 C.C. establece que “el feto se tendrá por nacido cuando se trate de su bien; y para que sea reputado como persona, basta que haya nacido vivo”. Esto implica que el feto no puede quedar obligado cuando ello le sea desfavorable, pero puede quedar obligado caso contrario, lo que ocurre cuando resulta necesario quedar obligado para adquirir derechos inseparables de dichas obligaciones.

b.- El No Concebido: nuestro ordenamiento jurídico también toma en cuenta a la persona aún cuando no ha sido concebido, así tenemos:
•    “Los hijos por nacer de una persona determinada pueden recibir donaciones, aunque todavía no se hayan concebido” (Art.1.443 C.C.)
•    Igualmente pueden recibir por testamento los hijos de una persona determinada que viva en el momento de la muerte del testador, aunque no estén concebidos todavía. (Art.840, ap. 1 C.C.)
•    Puede constituirse hogar en favor de los descendientes inmediatos por nacer de una persona determinada. (Art. 633 C.C.)
El Nacimiento: Concepto, Pruebas (legales y médico-legales), Importancia Jurídica.
Concepto.

Es la separación del feto respecto del cuerpo de la madre, aún cuando sea prematuro, cualesquiera que sean los medios que se empleen para ello.

Pruebas.

Las pruebas con las cuales se demuestra el nacimiento de una persona son:
1.    Legales: la prueba por excelencia para demostrar el nacimiento de una persona es su partida de nacimiento o acta de nacimiento.
2.    Médico-legales: son aquellas que se realizan para determinar si el niño nació vivo y se llaman Docimasias o prueba de vida, que se basan en la comprobación de signos de vida manifestados en las funciones respiratorias, digestivas y circulatorias, y determinarán si en efecto el niño nació con o sin vida.
3.    Importancia Jurídica:
•    Desde el punto de vista Penal: el resultado de estas pruebas determinarán el castigo o absolución de la persona a quien se le imputa la comisión del delito.
•    Desde el punto de vista Civil: sí se determina que el niño nació vivo, fue persona y adquirió personalidad jurídica; y en materia sucesoral, no pueden suceder aquellos que no hayan nacido vivo.

1.- LA CAPACIDAD DE LAS PERSONAS NATURALES.

La capacidad es un concepto más restringido, que admite distinción y grados, siendo una noción esencialmente relativa, porque se refiere a la posibilidad del sujeto de actuación en la vida jurídica.
Por ser la capacidad una noción esencialmente relativa, puede graduarse en mayor o menor medida y esto nos permite distinguirla y clasificarla en: a) Capacidad de Goce, llamada también de derecho, jurídica o legal. b) Capacidad de Obrar, conocida como capacidad de ejercicio o de hecho.
2.- CAPACIDAD DE GOCE, LEGAL O JURÍDICA.
La Capacidad de Goce es la medida de la aptitud de una persona para que le sean exigido el cumplimiento de las obligaciones contraídas.
La persona natural, siempre goza de capacidad de goce que se encuentra regulada por el ordenamiento jurídico, porque la capacidad es una noción fundamentalmente circunstancial, toda persona tiene capacidad de goce, sin embargo ninguna persona la tiene de forma absoluta, porque siempre está limitada o restringida por la ley.
Siendo la capacidad de goce o jurídica la posibilidad de adquisición de derechos y obligaciones, no debe ser confundida con un derecho ni con una obligación, sino como un estado tal que hace posible la atribución a determinados sujetos, bien sea de derechos y obligaciones.
3.- CAPACIDAD DE OBRAR (EJERCICIO O DE HECHO).
Se entiende por Capacidad de Obrar, la medida o el grado de la aptitud de las personas para ejercer por sí actos de la vida civil, por tanto presupone la voluntad y esta voluntad sólo se da respecto del ser racional, pudiendo darse de un modo pleno y total, y también puede faltar, o darse en cierta medida, en cierto grado, dicho en otras palabras, es la medida de la aptitud para ejercer la propia voluntad o sea por sí sola, obligaciones jurídicas y producir plenos efectos jurídicos mediante actos de la propia voluntad.
3.1.- CLASIFICACIÓN.
•    Negocial o de Ejercicio: esta clasificación se refiere a la realización de negocios jurídicos válidos, en consecuencia, la capacidad negocial o de ejercicio se define como la medida de la aptitud para realizar en nombre propio negocios jurídicos válidos.
•    Delictual o de Imputación: es la medida de la aptitud para quedar obligado por los propios hechos ilícitos.
•    Procesal: medida de la aptitud para realizar actos procesales válidos.
4.- PRINCIPIOS QUE RIGEN LA CAPACIDAD.

1.    Es imposible que una persona carezca absolutamente de capacidad de goce o jurídica.
2.    La capacidad de obrar, presupone la capacidad de goce o jurídica.
3.    La capacidad jurídica no presupone la capacidad de obrar.
4.    Las normas que rigen la capacidad de obrar y de goce son distintas.
5.    Las normas que rigen la capacidad negocial son profundamente distintas de las que rigen la capacidad.
6.    La capacidad es la regla, la incapacidad es la excepción.
5.- LAS INCAPACIDADES.

A la noción de capacidad se contrapone el correspondiente concepto negativo que es el de la Incapacidad. Esta noción comprende diversos fenómenos, por cuanto son igualmente varias las causas por virtud de las cuales se llega a la restricción o limitación de la capacidad.
El vocablo incapacidad se emplea para designar a las personas que están privadas de uno o varios derechos.

5.1.- CLASIFICACIÓN.
1.    Incapacidad de Goce: tienen incapacidad de goce aquellas a las cuales se prohíbe la adquisición de ciertos derechos o el ejercicio de ciertos actos, por sí o por otras personas. La incapacidad de goce está representada por todas aquellas circunstancias que inhabilitan a la persona para ser sujeto de derechos y obligaciones. En el Código Civil se establecen casos de incapacidades de goce:
•    Incapaces para suceder ab intestato: son incapaces de suceder los que en el momento de la apertura de la sucesión no estén todavía concebidos (Art.809 C.C.). Figuran como incapaces para suceder aquellas personas que han sido declaradas como indignos (Art.810 C.C.).
•    Incapaces para recibir por testamento y por donación:  conforme al artículo  840, son incapaces para recibir por testamento  las mismas personas declaradas como incapaces para suceder sin testamento. En los artículos 841, 844, 845, 846 y 847, se mencionan otras personas que la ley declara incapaces de recibir por testamento. En relación con los incapaces para recibir por donación, el artículo 1.436 establece que no pueden adquirir por donación, ni aún bajo el nombre de personas interpuestas, los incapaces para recibir por testamento.
•    Incapacidad del Tutor y del Protutor: por razón del cargo que ejercen estas personas no pueden comprar bienes del pupilo ni tomarlos en arrendamiento, ni hacerse cesionarios de créditos ni derechos contra él y mientras ejerzan el cargo, tampoco pueden adquirir de terceras personas los bienes del menor que hubieren enajenado (Art. 370,397,408 C.C.).Incapaces en materia de Venta: el artículo 1.481 establece una incapacidad para los cónyuges, en el sentido de que entre ambos no puede haber venta de bienes.
2.    Incapacidad de Obrar: la incapacidad de obrar es la inhabilidad de hacer valer por sí mismo un derecho que ha sido ya adquirido o la incapacidad del sujeto para hacerlo efectivo directamente y por sus propios medios en la vida jurídica. De modo que son incapaces de obrar o incapaces propiamente dichos, aquellas personas que por imposibilidad física o moral de obrar o por que por su dependencia de una presentación no pueden ejercer por sí mismos actos de la vida civil.
•    Incapacidad Negocial: es la inhabilidad de las personas para realizar negocios jurídicos válidos. En este sentido tenemos que tienen incapacidad negocial, en mayor o menor medida, los menores, los entredichos y los inhabilitados.
•    Incapacidad Delictual: son incapaces delictual las personas privadas de discernimiento al omento de realizar el hecho ilícito. Los artículos 1.186 y 1.187 del Código Civil establecen que el incapaz que obró sin discernimiento (menor o demente) no está obligado a indemnizar por motivo del daño causado y la responsabilidad recae sobre quien tiene al incapaz bajo cuidado.
•    Incapacidad de Protección e incapacidad de Defensa Social: el rasgo primordial que presenta la incapacidad de obrar consiste en la protección que presta a ciertas personas que carecerán de determinadas condiciones de experiencia, conocimiento de los negocios o lucidez mental, deficiencias éstas que los inhabilitan para llevar a cabo negocios jurídicos de los que pueda obtener algún beneficio. La incapacidad de defensa es la que se establece no en protección del incapaz, sino por necesidades colectivas, tal como es el caso del entredicho por condena penal.

6.- REGÍMENES DE INCAPACES.
Esta forma de protección establecida para los incapaces dependerá de la extensión o del grado de su incapacidad, pudiendo ser mayor o menor, es decir, que puedan existir dos grados diferentes. A estas formas de protección dirigidas a los incapaces se les denomina “Regímenes de Incapaces”.
6.1.- Régimen de Representación: la representación es una institución jurídica que consiste en la sustitución de una persona (el representado) por otra (el representante) con el objeto de formar una relación de derecho entre el representado y un tercero. Este régimen confiere a la persona que está investida con ella el derecho y la obligación de realizar actos materiales y jurídicos en nombre de su representado.
6.2.- Régimen de Asistencia y Autorización: a diferencia del régimen de representación en el cual el incapaz es sustituido por el protector o representante, en el régimen de asistencia y autorización, el incapaz podrá obrar por sí mismo, pero con la colaboración y bajo el control de una persona que recibe por nombre Curador, él asistirá al incapaz en el cumplimiento de todos aquellos negocios que no sean de simple administración porque se prevé una cierta capacidad en el sujeto.