LA PENA Y EL DELITO EN EL CRITICISMO

Publicado: diciembre 10, 2014 en INFORMACION DOCTRINAL
Etiquetas:, , , ,

Para Kant el delito se da cuando el sujeto ha violado el imperativo categórico, es decir, cuando ha empleado al otro como medio y no lo ha considerado como si fuese un fin en sí mismo. A su vez, el Estado tampoco puede proceder de modo contrario a la moral, es decir que, pese a que el delincuente haya tomado a otro como medio, el Estado no puede tomar al delincuente como medio, porque sumaría a una violación del imperativo categórico, otra violación del mismo. Toda vez que la pena solo pude tener un objetivo moral, solo podrá aplicarse simplemente porque se ha violado el imperativo categórico y como impuesta por un imperativo categórico ella misma, sin que pueda asignársele ningún otro fin ulterior o mediato, porque entonces estaría impuesta por un imperativo hipotético y ya no sería moral.

“La pena jurídica -dice- no puede aplicarse nunca como un simple medio de procurar otro bien, ni aún en beneficio del culpable o de la sociedad; sino que debe siempre serlo contra el culpable por la sola razón de que ha delinquido: porque jamás un hombre puede ser tomado por instrumento de los designios de otro ni ser contado en el número de las cosas como objeto de derecho real; su personalidad natural innata le garantiza contra tal ultraje, aún cuando pueda ser condenado a perder su personalidad civil” . Agrega que el malhechor debe haber sido considerado digno de castigo antes de que se haya pensado en sacar de su pena alguna utilidad para él o para sus conciudadanos.

En cuanto a la medida de la pena, como el mal inmerecido que a otro le hace el malhechor también se lo hace a sí mismo (recuérdese la primera formulación del imperativo categórico), la misma estará dada por el talión, que debe ser aplicado por un tribunal y que Kant gradúa según la calidad del autor, a efectos de que sienta la misma cantidad de dolor “. El talión kantiano satisface los requerimientos de seguridad exigidos por el liberalismo, como consecuencia de la anterior arbitrariedad de las penas.

Eugenio R Zaffaroni. Tratado De Derecho Penal Tomo II. Editorial Ediar,  Pág. 144-145.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s