EL POSITIVISMO JURÍDICO DE BINDING

Publicado: diciembre 17, 2014 en INFORMACION DOCTRINAL
Etiquetas:, ,

Dada la importancia de Binding para nuestra ciencia, y particularmente, debido a que fue la cabeza visible más importante de la oposición intelectual a Liszt en Alemania, merece que le estudiemos aparte del resto del pensamiento penal positivista jurídico. Karl Binding nació en Frankfurt el 4 de junio de 1841, en el seno de una típica familia burguesa del sur de Alemania, cuyas concepciones liberales llevó a lo largo de toda su existencia. Estudió en Gottingen entre 1860 y 1863 y fue Hemnann su profesor de derecho penal. Pese a que su posición fue distante de la de los hegelianos, dominantes en la época, se dedicó a estudios históricos, versando sobre esta materia su primer trabajo de 1868  y también su conferencia rectoral de 1909. Doctorado en Gottingen en 1863, se habilito un año después de Heidelberg con Mittermeier, pasando luego por las Universidades de Basilea, Friburgo, Estrasburgo y en 1873 en la de Leipzig, donde siguió ejerciendo su cátedra hasta 1913. Fue en Leipzig donde desarrolló la mayor parte -de su obra entre 1873 y 1900 y fue Rector de esa Universidad en 1909, cuando la misma celebraba sus quinientos años de vida, hecho que sorprende a Binding en el punto culminante de su carrera científica, considerado incuestionablemente como uno de los líderes de la ciencia penal alemana.

En Leipzig también Binding aunó su actividad teórica con la práctica, como “juez auxiliar” del Tribunal territorial. Después de dejar la cátedra de Leipzig en 1913, marchó nuevamente al sur, a Friburgo, donde dedicó sus Últimos años a culminar la obra que resume toda su labor científica: Las normas y su infracción. Allí murió el 7 de abril de 1920

Binding se consideraba a sí mismo un positivista jurídico. Afirmaba que su trabajo era un trabajo de ciencia del derecho positivo” y a renglón seguido agregaba que “en la dependencia de mi investigación y de sus resultados de la materia de mi consideración, encuentro mi orgullo”. No  obstante, Binding enunciaba su teoría de las normas, según la cual la conducta delictiva no chocaba contra la ley penal, sino contra la norma que permanecía ajena a la misma y de la que la ley penal (el Tatbestand) era el instrumento que posibilitaba su conocimiento.

Si bien la conminación no es esencial para la norma, tal como Binding la concebía, puesto que la norma así entendida era un precepto “inmotivado”, no sucedía lo mismo con la ley, pues consideraba que una ley sin pena es una “campana sin badajo”. Afirmaba que el Estado no sólo tiene el derecho a la pena, sino el deber a la pena, que se le impone cuando la omisión de castigo afectaría la fuerza o vigencia del derecho. El deber de castigar para mantener el vigor del derecho le acerca a la intimidación.

La pena era, pues, para Binding, la pérdida de un derecho o de un bien jurídico, que el Estado impone al delincuente en nombre del derecho, con el fin de obtener satisfacción, como consecuencia de su violación culpable e irreparable del derecho, para conservar intacta la autoridad de la ley violada.

Cabe consignar que Binding se movía por cauces mucho más realistas en su concepción del delito que el propio Liszt, que se enrolaba en el positivismo fáctico. Este fenómeno se evidencia en la circunstancia de que para Binding nunca podía recaer la antijuridicidad sobre un acontecer causal –como sucedía en Liszt y siguio aconteciendo con todo el causalismo-, puesto que la exigencia de una capacidad de acción como “capacidad para la realización de un acto prohibido o debido”, implica necesariamente una vinculación con el objeto apriorístico (una “estructura lógico-objetiva”), es decir que requiere una relación del individuo con la norma. Se debe a ello que la teoría de Binding choque con la concepción causal de Ia conducta y que la primera crítica a la teoría del tipo de Beling procediese de la pluma de Binding. El fácil engarce que Mittasch creyó hallar entre el positivismo jurídico de Binding y el positivismo fáctico de Liszt, no es tal

En líneas generales, y pese a la confesión del mismo Binding, quien como hemos dicho, afirmaba que su fidelidad a la ley era su orgullo, se ha dudado con fundada razón del positivismo de Binding. La apelación a un concepto realista de conducta no nos deja duda de que no puede considerarse a Binding un positivista al estilo formal, pero hay aún algo más. No podemos olvidarnos que el Estado era concebido, en tiempos de Binding, como un Estado “racional”, como una “república” de la que emanaba un derecho susceptible de explicación racional y comprensible como obra racional que era. A ello se debe que Binding vedase al juez otra cosa que no fuere la interpretación de la ley. Como observa atinadamente Eb. Schmidt, Binding exigía al legislador tanto cuidado como al juez en su tarea, y cuando en la redacción de un tipo fallaba el legislador, Binding no hacía recaer la “culpa” en el que investiga la norma – el juez-, sino en el legislador, “que no le permite encontrarla”. Binding no podía plantearse el problema de que el juez que aplicase correctamente la ley resulta siendo un criminal, porque para él esos eran tiempos pasados. “Cuando Binding acometió la empresa de redactar su obra sobre las normas, eran todavía los felices tiempos en que ei legislador era consciente de la dignidad e importancia de su responsabilidad, y pocas veces incurría en semejante culpa. Creemos con Eb. Schmidt que distinta hubiese sido la posición de Binding si hubiese tenido la mala fortuna de presenciar los acontecimientos de los tres decenios posteriores a su muerte.

Eugenio R Zaffaroni. Tratado De Derecho Penal Tomo II. Editorial Ediar,  Pág. 259- 267

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s