EL PENSAMIENTO PENAL DEL SOCIALISMO UTÓPICO.

Publicado: enero 28, 2015 en INFORMACION DOCTRINAL
Etiquetas:, , ,

En los últimos años se ha revalorado en Europa el pensamiento de Fourier, imputándole a Marx el haber retrocedido ante la idea de concebir a una sociedad humana en que el trabajo fuese un juego. Creemos que hay razón suficiente para esta revaloración, porque Fourier fue el primer crítico de la civilización represiva moderna.

Fourier afirmaba que no hay pasiones negativas, sino que todas son positivas, pero que las pasiones reprimidas tienen desarrollos negativos, engendran “monstruos libidinosos”, por lo que se necesita una coordinación de la economía con la moral. No pasaba por alto que las pasiones engendran crímenes en el mundo civilizado, pero afirmaba que en un orden que no restringiese las pasiones, se operaría una “natural concordia pasional”, o sea que, en un universo que permitiese la satisfacción total de la líbido, no habría lugar para los “monstruos sadianos”. Para él, no se trataba, pues, de reprimir aquellas pasiones que adquieren un carácter antisocial y criminal en la sociedad actual, sino de liberarlas, pues ellas resultarían positivas en la “armonía pasional del nuevo mundo”. En síntesis: para Fourier, el crimen es producto de la represión de las pasiones; cuando las pasiones se liberan no llevan al crimen,  sino a su “armonía pasional”.

EI jusnaturalismo de Fourier es evidente. Su ilimitada confianza en la armonía pasional, que surgiría automáticamente de la desaparición de la sociedad represiva y de la satisfacción total de la líbido, eliminando los desarrollos negativos de las pasiones con el desarrollo libre de las mismas, es toda una concepción jusnaturalista que, justo es advertirlo, parte de una serie de observaciones ciertas, pero no puede decirse lo mismo respecto de su irrestricta generalización.

Su jusnaturalismo es similar al que anima a varios anarquistas, pero Fourier no eliminaba al Estado, sino que concebía una organización no represiva del mismo, basada en economía que eliminaba el trabajo desagradable.

Fourier negaba que el problema criminal pueda solucionarse sin llegar a la sociedad no represiva, porque fuera de ella “las pasiones no son más que tigres encarnizados, enigmas incomprensibles”.

Suele afirmarse que en el socialismo utópico hay dos corrientes, denominando “sansimonismo” a la otra. No obstante, éste no presenta los mismos caracteres que los otros socialismos, pues, pese a que sus conceptos son eminentemente escurridizos, puede identificárselo con una posición positivista y, en general, poco democrática y organicista, cuyo pensamiento penal se corresponde con estas corrientes.

Eugenio R Zaffaroni. Tratado De Derecho Penal Tomo II. Editorial Ediar,  Pág. 411- 412

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s