#RECOMENDACIÓN DE OBRAS JURÍDICAS QUE NO PUEDEN FALTAR EN NUESTRAS BIBLIOTECA POR @LEOPERMEL

Publicado: julio 29, 2015 en INFORMACIÓN VARIADA
Etiquetas:, , ,

228489n

 

 

El autor de esta obra, mi excelente amigo Dr. Leonardo Pereira Meléndez, me ha dispensado el honor de escribir las palabras de presentación de su nuevo libro, debo confesar que hacer un prólogo no resulta tan sencillo pero se hace lo mejor para lograr el objetivo.

El Dr. Leonardo Pereira Meléndez desde sus inicios en el ejercicio de esta noble profesión de Abogado ha demostrado una alta calidad humana y profesional, estudioso, inquieto, gremialista, docente, pero sobre todo amigo, probo a carta cabal, sus primeros pasos en la elaboración de obras jurídicas lo asomó, junto con su sutil pluma, como artífice de obras que han venido a engrandecer el patrimonio cultural y académico en el área penal.

Esta nueva obra que suma a su acervo intelectual y que hoy me corresponde presentar con sumo orgullo y satisfacción por tratarse, como ya dije, de un entrañable amigo, viene  a ser el fruto de un nuevo esfuerzo por enriquecer el conocimiento de sus lectores, esfuerzo además que apunta al servicio desinteresado.  Esta nueva obra es de gran utilidad ya que continúa la  iniciada con su tomo Anotaciones de Derecho Procesal Penal  seguida de Pruebas Ilícitas y Nulidades en el Proceso Penal   para de esta forma hilvanar con sumo tino una obra en serie por demás completa acerca de tan importante materia penal que seguro resultará útil y provechosa para el estudiante y el profesional del Derecho pues constituye una herramienta en el quehacer diario del no menos delicado y laborioso trabajo tribunalicio.

El contenido de esta nueva obra titulada La Presunción de Inocencia y el Debido Proceso Penal devela la experiencia adquirida a través de suejercicio profesional y actividad docente universitaria en la que hace observaciones muy interesantes para la observación y aplicación de la garantía procesal  de la presunción de inocencia y del principio procesal del debido proceso, ambas figuras contenidas en los artículos 8 y 1 del Código Orgánico Procesal Penal.

Este libro consta de dos partes divididas, la primera en 16 capítulos y la segunda en 12 capítulos, en su desarrollo el autor atina a mantener la unidad, continuidad de las ideas y desarrollo del tema con una sencilla y clara redacción con precisión de los conceptos y citas que facilitan al lector su atención en el desarrollo de los capítulos tratados.

Lo resaltante de la presente obra está en el hecho de que el autor enfoca su preocupación teórico-práctica en la apreciación y oportunidad dentro del proceso penal venezolano de estas dos figuras a que hacemos referencia y su importancia en el tratamiento procesal del imputado y/o acusado en las fases de investigación, preliminar y juicio en la búsqueda de una recta administración de justicia.

Sabemos, sin lugar a dudas, que el proceso penal venezolano,  aún con la vigencia de un moderno Código Procesal Penal, ha sufrido merma en su efectividad producto de la variada interpretación de sus normas y de las instituciones fundamentales de derecho Penal, así, no es desconocido para el colectivo el retroceso experimentado en materia de derechos humanos, fundamentalmente del principio de inocencia volviendo a la vieja práctica de tratar como culpable a quien todavía no se ha sometido a un proceso y más aún se le haya establecido participación alguna en un hecho punible determinado; presumir la inocencia de una persona no es un privilegio del Estado y sus Instituciones encargadas de administrar Justicia, es un deber que no puede ser vulnerado por capricho del operario, de esta forma la presunción de inocencia va íntimamente unido al debido proceso porque parte de la imparcialidad del tribunal o quien lo representa estriba en la observación y respeto a esta garantía procesal que obra a favor del individuo sometido a un proceso penal.

Se destaca el autor de esta importante obra por su sencillez en el lenguaje lo que permite su lectura sin  mayor problema, en especial para los estudiantes de la carrera de Derecho sin que tal sencillez, por demás necesaria, reste seriedad y agudeza a sus conceptos por lo que igual viene a ser de gran utilidad para los profesionales del derecho penal en el campo de su ejercicio.

Desde mi época de Juez Penal del Estado Lara expuse con vehemencia la importancia de hacer efectiva la presunción de inocencia lo cual materialicé en el tratamiento de hecho y de derecho brindado a cada una de las personas que fueron procesadas en el Tribunal a mi cargo con igual énfasis en el debido proceso en cuyo objetivo conté afortunadamente con la valiosa colaboración del Fiscal del Ministerio Público, claros ambos entes en la necesidad de hacer realidad una verdadera Justicia que elevara la credibilidad del colectivo en esta Instituciones fundamentales, hoy día seriamente cuestionadas.

Sabemos que discurrir sobre temas o aspectos jurídicos  resulta un tanto complicado ya que per se resulta equivalente a emitir opinión acerca de la Justicia, de allí que es destacable quien se atreve a penetrar en un campo de arena movediza donde las opiniones son diversas y encontradas, debo hacer énfasis en que hoy día es vox populi y se pregona con facilidad y sin temor alguno a través de los distintos medios de comunicación social que a la mayoría de las personas sometidas a procedimientos penales no se le da el tratamiento adecuado en materia de presunción de inocencia y debido proceso llegándose inclusive a denuncias públicas que comprometen la seriedad e imparcialidad de los Órganos de la Administración de Justicia en Venezuela; de modo que a los sometidos a procesos penales no se les da lo que por derecho les corresponde oportunamente, de allí que la sociedad civil procura y lucha por mejores condiciones, por el respeto a la Constitución Nacional, leyes, Reglamentos; decretos y demás instrumentos que regulan la materia.

El Dr. Leonardo Pereira Meléndez ha destacado la importancia del tema tratado a cuyo efecto se hizo de citas importantes que complementan el desarrollo y entendimiento del lector, de manera que puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que la presente obra ha sido elaborada con extrema paciencia, abnegación y con conocimiento de causa, no queda oculto el sumo interés y los sanos propósitos perseguidos por el autor para de este modo hacer de este libro una herramienta útil en el campo del proceso penal venezolano, más aún, en esta época en que Venezuela está siendo duramente criticada por las constantes violaciones al principio del debido proceso y a la garantía de la presunción de inocencia en casos puntuales por todos conocidos y en momentos en que el Poder Judicial atraviesa una de sus peores crisis de credibilidad.

Para finalizar considero que el deseo de cumplir a cabalidad la función encomendada por el Estado de administrarse Justicia dentro de los parámetros establecidos en la Carta Magna y Leyes de la República, para lo cual resulta necesario la tenencia de una Doctrina que coadyuve al conocimiento científico del operador de justicia, es lo que reta al Magistrado y al Abogado penalista a luchar sin cesar por la vigencia y puesta en práctica del principio de inocencia y el debido proceso que hace posible uno de los fines del Derecho, reto  éste que nos lleva particularmente a combatir con toda fuerza y razón a los Jueces y Fiscales que en franco desconocimiento o inaplicación del tema tratado en esta obra se apartan de sus postulados convirtiéndose en verdugos de la Justicia.

 

JORGE ELIÉCER MENDOZA RODRÍGUEZ

Barquisimeto, 6 de Diciembre de 2010.

 

 

231164_471561576228789_757273633_n

 

La presente obra examina la actuación procesal del juez penal y de los actores principales del proceso penal: fiscal del Ministerio Público y defensa técnica, imputado y víctima, habilitando a los estudiosos del derecho procesal penal, apreciar la esencia de la relación jurídica que nace entre el transgresor de la ley y el Estado, en concordancia al derecho de castigar que ostenta éste último, derecho que deberá ser ejercido, bajo el acatamiento de los más rígidos principios y garantías, tanto constitucionales como procesales, so pena de violentar los derechos fundamentales, cuyos sometimientos refleja el orden social y la sapiencia jurídica y sagacidad de los gobernantes.

En el concierto de las insondables innovaciones del sistema procesal penal y, particularmente, la más reciente reforma del Código Orgánico Procesal Penal, surge la necesidad para los abogados y estudiantes de derecho en general, el compromiso de dominar a fondo –estar al tanto– que el incumplimiento de los principios, garantías y derechos humanos en el proceso penal, quebranta de forma censurada el perfeccionamiento de la labor jurisdiccional.

El Estado tiene derecho de sancionar y de buscar los hechos históricos y subsumirlos bajo las reglas materiales. Sin embargo, no puede averiguar la verdad de cualquier manera y a costa de los derechos humanos. El Estado está limitado por las garantías que tiene el inculpado, toda vez que éste conserva el derecho primordial de ser protegido contra intromisiones desmedidas o arbitrarias en sus derechos constitucionales.

Este libro Principios, Garantías y Derechos Humanos en el Proceso Penal, contiene información esencial concerniente a los talantes más trascendentes del sistema procesal penal acusatorio, con apoyos doctrinarios y jurisprudencial, por lo que, sin duda alguna, esta nueva obra escrita por Pereira Meléndez, se convierte en un aporte a la doctrina del Derecho Procesal Penal Moderno, y en una referencia ineludible para el mejor entendimiento del proceso penal venezolano. (Comentario de Los Editores).

Tomado de Librería Consulta: http://www.libreriaconsulta.com/nueva/store/viewItem.asp?idProduct=3842

Estudios de DPP

El Doctor Leonardo Pereira Meléndez, en su obra  “ESTUDIOS DE DERECHO PROCESAL PENAL”, está conformado en Tres partes, todas estrechamente vinculadas con un ingenioso hilo conductor, desarrollando 39 valiosos capítulos, exponiendo y revisando problemas procesales de permanente y palpitante interés para el estudioso de la materia Procesal Penal y Constitucional. En la Primera parte encontramos XX Capítulos, que abarcan desde el Auto de Apertura, hasta el interesante tema de El Acuerdo Reparatorio. En la Segunda Parte disponemos de XIV Capítulos donde desarrolla el tema de Las Pruebas ilícitas hasta las Excepciones de la Inadmisión de las Pruebas Ilícitas y finalmente en la Tercera parte nos brinda V valiosos Capítulos, relacionados con el Tema de Las Nulidades en el Proceso Penal. Hábilmente, nos hace avanzar el autor, por caminos que a veces se ensanchan y más de las veces se estrechan, pero con suma maestría, nos hace cruzar el puente entre lo cotidiano, lo doctrinario y el derecho, es tan acucioso que nos entrega un total de 207 anotaciones de pie de página, que hace más enriquecedor la experiencia de estudiar este maravilloso texto ESTUDIOS DE DERECHO PROCESAL PENAL, con explicaciones y anécdotas encantadoras. En definitiva considero, como integrante de la comunidad jurídica latinoamericana, que debemos recibir con sumo beneplácito esta nueva obra, que será indispensable en la formación de los futuros abogados y tema de análisis entre expertos, profesionales, jueces, fiscales y defensores tanto públicos, como privados, producción bibliográfica que se suma a la cosecha de triunfos del Doctor Leonardo Pereira Meléndez, incursionando con éxito ya sea como poeta galardonado, o como brillante jurista, que sin temor alguno, es capaz de pregonar desde hace tiempo el valiente criterio conforme al cual un juez, de menor escalafón o rango, puede desatender de un juez superior, un mandato, incluso de una jurisprudencia, aun las decretadas por el mismísimo Tribunal Supremo de Justicia y no aplicarlas, eso sí, siempre y cuando, considere que son inconstitucionales, pues en sus manos tiene un arma poderosa, el llamado Control Difuso de la Constitución y este juez, así sea de juez del municipio más apartado del último rincón de la Patria, lo debe ejercer en protección de los umbrales y valores que protege la Carta Magna, por eso el distinguido Doctor Leonardo Pereira Meléndez, considera que todos los jueces son Magistrados. No obstante, debemos señalar que, tristemente a la verdad verdadera, no la dejan que penetre e inunde el sagrado recinto de la Justicia, se queda extra-muros, se queda en la calle, en la garganta del pueblo, donde todos la murmuran, todos la conocen, todos, menos el juez de la causa. Por último, debemos aceptar y profundizar detenidamente las reglas de la evolución Procesal Penal más avanzada, por la que hemos venido sostenidamente luchando o acaso debemos aceptar desandar el camino, hasta reencontrarnos con el triste y siniestro sistema inquisitivo, donde lo oculto era constante, tantas atrocidades e injusticias fueron cometidas y que tanto dolor causó; los Magistrados tienen la palabra y de nuestro aporte y critica dependerá, indicar la dirección correcta. Como diría, Julio Cesar al cruzar el rio Rubicon con su ejército: “Alea jacta est”.

Fuente : http://twittervenezuela.co/profiles/blogs/pr-logo-del-libro-estudios-de-derecho-procesal-penal-escrito-por

1555516_681750708543207_930373854_n

En la presente obra el autor escudriña los pormenores de la actuación probatoria de los actores primordiales del proceso penal: fiscal del Ministerio, Público y defensa técnica, imputado y víctima, habilitando a los estudiosos del derecho procesal penal, apreciar la esencia de la relación jurídica que emerge entre el infractor de la ley y el Estado, en concordancia al derecho de castigar que exterioriza éste último, derecho que deberá ser ejercido, bajo el sometimiento de los más severos y rigurosos principios y garantías, tanto constitucionales como procesales, so pena de violentar los derechos elementales e imprescindibles, cuyos subordinaciones irradia el orden social y la ilustración jurídica y perspicacia de los gobernantes.
En armonía de las herméticas novedades del sistema procesal penal y, especialmente, la más reciente promulgación del nuevo Código Orgánico Procesal Penal, vigente desde el 1 de enero de 2013, aparece la obligación para los juristas, criminalistas y estudiantes de derecho en general, el compromiso de dominar a fondo —estar al tanto— que el quebrantamiento o la informalidad en la obtención de la fuente de prueba, de la prueba, como del medio de prueba, en el proceso penal, quebranta el principio de legalidad de la prueba, cuya sanción es la nulidad absoluta del acervo probatorio y su ineficacia al momento de sentenciar.
El Estado tiene derecho de castigar y de investigar los hechos verdaderos, fidedignos, reales, ciertos y subsumirlos bajo las normas esenciales. Sin embargo, no puede averiguar la verdad de cualquier manera y a costa de los derechos elementales y substanciales del justiciable. El Estado está condicionado por las garantías que tiene el inculpado, toda vez que éste sustenta el derecho principal de ser protegido contra las intromisiones excesivas o despóticas en sus derechos constitucionales.
Este libro Pruebas Ilícitas y Nulidades en el Proceso Penal, contiene información indispensable concerniente a los modos más culminantes del sistema procesal penal acusatorio, con apoyos doctrinarios y jurisprudencial, por lo que, sin lugar a dudas, esta nueva obra escrita por el profesor Leonardo Pereira Meléndez, se convierte en un aporte a la doctrina del Derecho Procesal Penal Moderno, y en una recomendación inevitable para la mejor comprensión de las pruebas ilícitas y las nulidades en el proceso penal venezolano.

Los Editores

Tomado de la Contra Portada.

CORTE DE APELACIONES

El doctor Leonardo Pereira Meléndez, escritor y docente es el autor de Corte de Apelaciones, su última producción literaria que incluye interpretaciones de derecho penal pero también fantasía e imaginación. -Albert Einstein, decía que la fantasía es mucho más importante que el conocimiento, recalca Leonardo Pereira Meléndez. Yo nunca he dejado de ser niño. Soy un escritor de provincia prestado a la abogacía. Me apasiona la literatura como el Derecho Procesal Penal.

En Corte de Apelaciones, explica Leonardo Pereira Meléndez, hay una compilación de trabajos inéditos publicados en revistas especializadas. Hay temas de utilidad para los abogados que ejercen el área penal, así como los sociólogos, los comunicadores, los politólogos, la criminología, las áreas sociales, y por supuesto la literatura.

Cuando imparto mis clases a los estudiantes de Derecho, acota Pereira Meléndez, siempre los estimulo a seguir adelante a pesar de la descomposición de las instituciones en el país. En la actualidad existe de un 85 a un 90% de analfabetas virtuales en los organismos públicos. Este gobierno regala títulos académicos a un sin número de personas con deficiencias profundas de conocimiento pero con un buen entrenamiento ideológico, que es lo que le interesa a este régimen. Cuando dicen que en la Cuarta República no se daban oportunidades a los jóvenes, es falso, una gran parte de profesionales que ejercen en la actualidad, cursaron sus especialidades en las universidades autónomas, y gracias a las exigencias de éstas, son de primer orden en cualquier lugar del mundo.

-Corte de Apelaciones abarca aproximadamente 48 años de investigación de derecho penal y otros temas políticos. Hay trabajos míos que los escribí cuando tenía 21 años, recuerda Pereira Meléndez, como por ejemplo, los gastos inmorales e inútiles de compras de armamentos militares, y está tan actual que pareciera haberlo redactado hace 15 días. Cuando comparto con mis alumnos, no solo hablamos de derecho sino de literatura, esa es la gran diferencia. Cuando voy a los juicios, a diferencia de mis colegas que mencionan a especialistas del derecho, yo incluyo frases de Jorge Luis Borges, Pablo Neruda o del realismo mágico de Gabriel García Márquez.

Pereira Meléndez tiene una teoría sobre la especie humana. Hay un primer grupo de personas que fueron a parar a la cárcel y nunca debieron de haber ido. Hay un segundo grupo que fueron a la cárcel y nunca debieron de haber salido de allí, porque no saben convivir dentro de una sociedad, por ello está de acuerdo con la cadena perpetua. El tercer grupo y a pesar de ser un hombre de convicciones cristianas, es aquel conformado con seres que nunca debieron haber nacido como Adolfo Hitler, Idid Amin Dada, u otros casos, que le han hecho mucho daño a la humanidad.

Fuente: http://elimpulso.com/articulo/leonardo-pereira-melendez-soy-un-escritor-de-provincia-prestado-a-la-abogacia#

comentarios
  1. Cesar Sanchez dice:

    Hola como estan, saludos Maykel, siempre quise tener esa colección las leí porque me las prestaron, me imagino que este libro será un exito, saludos al Dr.Luis Vegas, exitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s