RASGOS GENERALES DEL CONCEPTO DE DELITO PROPUESTO POR BELING EN DIE LEHRE VOM VERBRECHEN

Publicado: diciembre 9, 2015 en DERECHO PENAL
Etiquetas:,

“[…] el tipo establece el contenido jurídico-penalmente relevante de la acción”. E. BELING, Die Lehre vom Verbrechen, 1906, p. 224.

 “Debe tenerse presente que […] el tipo, aunque sea el elemento fundamental del delito, sólo es uno de ellos y que, a pesar de la identidad de los “tipos”, pueden existir diversas conminaciones penales básicas, o puede suceder que una conminación penal básica sólo quiera tener eficacia cuando psíquicamente la realización del tipo ha tenido lugar de una determinada manera”. E. BELING, Die Lehre vom Verbrechen, 1906, p. 411 (subrayado en el original)

Partiendo de la consideración de que es lógicamente incorrecta la definición usual de delito como acción antijurídica y culpable conminada con pena, y de que la definición correcta desde el punto de vista lógico – delito es la acción antijurídica, culpable y que, además, satisface las condiciones bajo las cuales resulta aplicable la conminación penal– es una definición nominal que no permite saber cuándo puede hablarse de una acción conminada con pena, Beling propone una definición general de delito que enumera los presupuestos cuya concurrencia determina la eficacia de la conminación penal: el delito es la acción típica (ya lo sea directamente o por la vía de una modificación, como forma de aparición), antijurídica, culpable, subsumible en una conminación penal adecuada y que satisface las condiciones de la misma.

En esta definición la acción es el concepto general, y se caracteriza mediante cinco elementos: tipicidad, antijuricidad, culpabilidad, adecuación a una determinada conminación penal, y concurrencia de las condiciones de la conminación penal. Esta clasificación permite –según Beling– una mejor separación de los presupuestos del delito y libera de impurezas a las categorías de la acción, la antijuricidad y la culpabilidad. En la tipicidad se ubican algunos de los elementos que antes se estudiaban en el seno de aquéllas. Como veremos más adelante, esto debía comportar consecuencias significativas, especialmente para las teorías del concurso y de la participación. De momento es importante señalar los elementos de esta definición del delito que se refieren a la parte externa (objetiva) del hecho y los que se refieren a su parte interna (subjetiva). Al primer grupo pertenecen el movimiento corporal o la inmovilidad (como parte externa de la acción), la tipicidad, la antijuricidad, la adecuación a una conminación penal y las condiciones objetivas de la conminación penal. Al segundo grupo pertenecen la voluntad (como parte interna de la acción) y la culpabilidad, como forma específica de la voluntad35. No obstante, Beling reconoce que, excepcionalmente, la antijuricidad de la conducta puede depender de los fines perseguidos por el sujeto o de otros aspectos de naturaleza psíquica.

El Tipo Penal en Beling y los Neokantianos. Sergi Cardenal Motraveta. Barcelona 2002.  Pag 29-32. España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s