TEORÍA DE LA EQUIVALENCIA DE CONDICIONES O DE LA “CONDITIO SINE QUA NON”

Publicado: marzo 28, 2016 en DERECHO PENAL
Etiquetas:, ,

Esta teoría, atribuida a Von Buri y a Von Lizst, parte de la idea de que todo resultado es producto de varias condiciones. Así, por ejemplo, para que una planta crezca (resultado), es necesario que se den las condiciones siguientes: buena tierra, semillas, lluvias, y la acción humana de sembrar.

Pero la teoría no llama ‘condición’ a cualquier hecho, sino sólo a aquellos sin los cuales el resultado no se hubiese producido.

Para saber si un hecho es ‘condición’, se lo elimina mentalmente y, si el resultado no se produce, el hecho es ‘condición del resultado’. Así sucede, por ejemplo, con la semilla, con la acción del hombre, etc.: si suprimimos cualquiera de ellas, el crecimiento de la planta (resultado) no se producirá. Como vemos, todas las condiciones son ‘sine qua non’, pues son condiciones ‘sin las cuales’ el resultado ‘no’ se produce.

El hecho de que todas las condiciones sean esenciales para el resultado, y de que todas ellas tengan el mismo valor (equivalentes), hace que la teoría sostenga que, cualquiera de esas condiciones, es ‘causa’ (condición y causa, son considerados sinónimos); y por tanto, para que al hombre pueda imputársele un resultado, basta que él haya hecho o puesto alguna de esas ‘condiciones sine qua non’.

En síntesis: si un resultado se produce por varias ‘condiciones’, basta que el sujeto haya puesto una de ellas, para que se considere que, su acción, es ‘causa’ del resultado, y por tanto, que él es el autor.

La teoría es criticada a raíz de que, por ella, el hombre, sería responsable hasta el infinito, ya que no admite que pueda haber una ‘concausa’ (o sea: alguna condición que pueda hacer desaparecer la relación de causalidad entre la acción del hombre y el resultado). Veamos algunos casos, aplicando la teoría de la ‘equivalencia de condiciones’:

* Si yo hiero levemente a una persona (condición puesta por el agente), la cual es llevada a un hospital; luego el hospital se incendia (concausa) y el herido muere (resultado); mi acción conforme a la teoría , es ‘causa’ del resultado: yo soy autor de la muerte, y no se admite que otra condición (concausa: el incendio) pueda eliminar el nexo causal entre mi acción y el resultado.

* Si ‘A’ hiere a un navegante y luego éste, por las heridas, no puede hacer maniobras y naufraga, ‘A’ es autor del homicidio por inmersión (ejemplo de Von Lizst).

* Un hombre debe viajar en avión el día 10; pero un automóvil lo atropella y, a raíz de eso, viaja el día 15; el avión cae y el viajero perece. Conforme a esta teoría, el autor de la muerte del viajero, sería el conductor del auto (ejemplo de Fontán Balestra).

Con el fin de establecer un límite al alcance de la teoría, algunos autores sostuvieron que la relación causal entre la acción del agente y el resultado, se cortaba si mediaba la intervención dolosa de un tercero. Así, por ejemplo:

* En el primer caso: el agente no sería autor, si el hospital fue dolosamente incendiado por un tercer
* En el segundo caso: no sería autor, si el navío fue saboteado por un tercero;
* en el tercer caso: no sería autor, si el avión cae por una bomba puesta por un tercero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s